02/12/2022
08:24 PM

Más noticias

Extraditan a Juan Orlando Hernández hacia Estados Unidos

El expresidente hondureño está acusado de tres cargos asociados al narcotráfico y uso de armas.

Tegucigalpa, Honduras.

El expresidente de Honduras, Juan Orlando Hernández (2014-2022), en un hecho inédito en la historia del país, fue extraditado este jueves en un avión de la Administración para el Control de Drogas (DEA) desde Tegucigalpa hacia Estados Unidos, donde será juzgado por narcotráfico y puede enfrentar penas de cadena perpetua.

Un Beechcraft de doble turbohélice de la agencia antidrogas estadounidense despegó desde la base de la Fuerza Aérea Hondureña a las 2:27 pm con Hernández custodiado a bordo, esposado y vistiendo una casaca azul y jean.

La aeronave Beechcraft Super King Air 350, con registro N430JT, tras realizar varios giros debido a las condiciones del clima, aterrizó a la pista a la 1:17 pm. Luego de estacionarse, de la aeronave salieron al menos cuatro agentes estadounidenses, quienes procedieron a dialogar con autoridades hondureñas, a cargar combustible y a revisar el avión.

Juan Orlando Hernández previo a subir a la aeronave que lo llevó a Estados Unidos.

Seguidamente los agentes ingresaron a las instalaciones de la base aérea para conocer la documentación correspondiente al expresidente y proceder a colocarle las esposas. Tras permanecer durante más de una hora, el exmandatario salió acompañado de un grupo de las autoridades hondureñas para ser entregado oficialmente a miembros de la DEA.

El avión de la DEA partió desde las 9:40 am procedente de Fort Lauderdale con destino a Tegucigalpa, para llevar a cabo la extradición del expresidente.

Miembros de la DEA cuando se bajaban de la aeronave para recibir formalmente al expresidente hondureño.

A las 11:30 am, tal y como estaba pactado, en un histórico momento Juan Orlando Hernández salió de Fuerzas Especiales, donde estaba detenido desde el 15 de febrero, fuertemente resguardado en su camino hacia un helicóptero que lo estaba esperando y mientras era captado por miles de periodistas y comunicadores nacionales e internacionales que llegaron a la cobertura. Iba acompañado del ministro de Seguridad, Ramón Sabillón, quien portaba una agenda y un folder con documentos.

El expresidente hondureño salió tranquilamente vistiendo un jean y chumpa de color azul. Únicamente llevaba esposas en sus manos, se mostró firme, con la frente en alto y escuetamente saludó a algunos de los presentes.

Juan Orlando Hernández siendo ingresado al helicóptero rumbo a Toncontín.

Posteriormente fue ingresado a un helicóptero del Ejército y en menos de 10 minutos descendió sobre la base aérea Hernán Acosta Mejía, donde se le hizo el proceso migratorio correspondiente. El exmandatario hondureño fue trasladado en un helicóptero de las Fuerzas Armadas de Honduras (FFAA), el cual fue custodiado por otra aeronave de la armada y dos más de la Policía Nacional.

Simultáneo a su traslado, su esposa Ana García externó lo siguiente en sus redes sociales: “Mi amor @JuanOrlandoH, creo en ti, creo en tu inocencia, tu familia y tu nación por la que tanto luchaste estarán esperando por ti; estamos convencido que volverás, claro que volverás porque eres inocente. Estamos contigo y Dios Todopoderoso te hará justicia”.

Paralelamente la ex primera dama difundió el último mensaje mediante un video del exgobernante a la población hondureña: “Ustedes saben que trabajé incansablemente con el propósito de recuperar la paz de Honduras, dimos nuestro máximo esfuerzo por nuestra nación”, subrayó.

Hernández lamentó, además, que “aquellos que convirtieron a Honduras en uno de los países más violentos en la faz de la tierra”, ahora “esos villanos quieran ser héroes”.

“Unamos nuestras voces, clamemos a Dios por justicia, porque sin ella no existe la paz genuina que necesitamos todos los seres humanos”, añadió el exgobernante. “Quiero hacer eco de unas palabras muy potentes, muy poderosas que dicen: la injusticia en cualquier lugar es una amenaza para la justicia en cualquier parte”, señaló Hernández.

Juan Orlando Hernández durante su traslado a la Fuerza Aérea Hondureña.

Pasadas las 11:15 am, el director de la Policía Nacional, Gustavo Sánchez, dio luz verde para comenzar con la Operación Liberación, mediante la cual participaron entre 800 y 1,000 agentes.

Para el proceso se instalaron patrullas de carretera, fuertes anillos de seguridad en Los Cobras, en la Fuerza Aérea Hondureña y en el aeropuerto Toncontín, además de varios francotiradores ubicados en puntos estratégicos ante posibles atentados contra su vida.

Fuertes dispositivos de seguridad para movilizar al expresidente hondureño.

Hoy es un día histórico porque es la primera vez que un expresidente es extraditado desde este país hacia Estados Unidos, cuyos ocho años de mandato fueron salpicados por múltiples denuncias de presuntos vínculos con el narcotráfico, sin que ninguna autoridad judicial de Honduras procediera en su contra.

La extradición en contra del expresidente era algo por lo que muchos hondureños clamaban y otros esperaban ansiosos ante las crecientes denuncias por supuestos delitos relacionados con el narcotráfico, tanto en Honduras como en Estados Unidos.

La familia del expresidente expresó la noche de ayer miércoles su confianza en la justicia estadounidense y dijo que espera poder demostrar en Estados Unidos que el exgobernante es víctima de una venganza orquestada por narcotraficantes.

“Confiamos en la justicia norteamericana y que cuando se nos dé la oportunidad de contrastar declaraciones falsas de narcotraficantes con evidencia tangible, se va a poder demostrar cómo Juan Orlando al frente del gobierno de Honduras enfrentó y logró desmantelar bandas delincuenciales”, indicó la familia del exgobernante en un comunicado.

Relacionada: “Dios me hará justicia”: la carta escrita por Juan Orlando Hernández

Agregó que Hernández “combatió el crimen organizado en todas sus formas de manera valiente, logrando reducir como ninguno los índices de violencia en nuestro país, y que sus ciudades ya no fueran consideradas entre las más peligrosas del mundo, como estaban cuando él ascendió al poder de la nación”.

La familia de Hernández anunció, además, que ha contratado a los abogados Daniel Pérez, exfiscal adjunto del estado de Florida, y Raymond Colon, para defender al expresidente en la Corte del Distrito Sur de Nueva York.

El 16 de marzo, luego de una kilométrica jornada de alegatos, presentación y evacuación de pruebas en el Poder Judicial, un juez natural designado dio luz verde para extraditar al exgobernante.

Pese a que la defensa legal de Hernández Alvarado interpuso un recurso de apelación, el cual fue admitido, 15 magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) ratificaron el 28 de marzo la entrega a la justicia de Estados Unidos. Los argumentos de la defensa no lograron revertir el fallo que el juez Edwin Ortez dio la noche del 16 de marzo, al conocer las pruebas enviadas por los fiscales federales de Estados Unidos para reforzar la petición de extradición que llevó al exmandatario a ser juzgado en una corte del Distrito Sur de Nueva York.

Juan Orlando Hernández siendo fuertemente custodiado a su llegada a la Corte Suprema de Justicia para comparecer en su última audiencia.

La familia del expresidente de Honduras Juan Orlando Hernández dijo tras conocer la decisión final, que es un “golpe fuerte” y que está lista para demostrar en Estados Unidos que las acusaciones contra él “son una trama de venganza” de narcotraficantes. “Este ha sido un golpe fuerte para toda la familia”, afirmaron los familiares de Hernández en un comunicado divulgado luego de que el pleno de la Corte Suprema de justicia ratificó la extradición.

La decisión del Supremo hondureño “deja a la justicia huérfana y a una familia destrozada”, señalaron los familiares del expresidente (2014-2022), y aseguraron que seguirán “manteniendo la inocencia de Juan Orlando”; sin embargo, añadía la nota, el fallo del Supremo hondureño “no es una condena, lo que los magistrados fallaron no es una sentencia condenatoria, es la aprobación de un procedimiento administrativo para que Juan Orlando pueda ser juzgado en un tribunal extranjero, pero no ha determinado que es culpable de los delitos que se le imputan”.

Relacionada: Juan Orlando Hernández: La caída de un expresidente extraditable

El exgobernante aseguró el mismo día que se dio su ratificación mediante una carta pública que es “inocente” de los cargos que le imputa Estados Unidos, que confía en la justicia y presagia que podría ser condenado a tres cadenas perpetuas y convertirse en un muerto en vida. “Soy inocente, soy víctima de una venganza y una conspiración, estoy seguro que Dios me hará justicia”, indicó Hernández en la carta escrita por él, que difundió su esposa Ana García.

Lea: Aseguran e incautan bienes del expresidente Juan Orlando Hernández

El 29 de marzo, el equipo de abogados de Hernández Alvarado interpuso un recurso de amparo para analizar el fondo de lo que según ellos, “no fue valorado”. Este fue admitido y se conformó una sala “ad-hoc” con nuevos jueces para conocerlo; sin embargo, el 6 de abril se dio a conocer públicamente que este fue rechazado, por lo que solo cabía presentar un recurso de reposición, alternativa por la cual finalmente no optó la defensa.

Posteriormente se procedió a la firma de los 15 magistrados de la CSJ con relación al fallo de extradición, listado que se completó hasta el 12 de abril. Seguidamente se procedió con los demás trámites y comunicaciones para realizar la entrega con las secretarías de Seguridad y Defensa, así como con la Cancillería y autoridades estadounidenses.

Perfil personal y político del expresidente Juan Orlando Hernández.

El expresidente está acusado de tres cargos, entre ellos “conspiración para importar una sustancia controlada a los Estados Unidos, también se le acusa de “usar o portar armas de fuego (...) ametralladoras y dispositivos destructivos”. Un tercer cargo es por “conspiración para usar o portar armas de fuego (...) en apoyo a la conspiración de importación de narcóticos” a Estados Unidos.

Estados Unidos indicó que el expresidente hondureño “participó en una conspiración violenta de narcotráfico para recibir cargamentos de múltiples toneladas de cocaína enviadas a Honduras desde Colombia y Venezuela, entre otros lugares”. La droga se movilizó “por rutas aéreas y marítimas, y para transportar las drogas hacia el oeste de Honduras, hacia la frontera con Guatemala, y finalmente a los Estados Unidos”.

“En total, desde aproximadamente el 2004, la conspiración transportó más de aproximadamente 500,000 kilogramos de cocaína a través de Honduras con destino a los Estados Unidos”, según se informó.

Una captura histórica

Fue el pasado 14 de febrero cuando Estados Unidos pidió a Honduras la captura y extradición del exgobernante, acusado de exportar 500 toneladas de cocaína al mercado estadounidense desde 2004. El 15 de febrero se concretó a través del juez natural Edwin Ortez la orden de captura del expresidente para cumplir la petición de extradición de Estados Unidos que lo acusa por narcotráfico.

Inmediatamente, la vivienda fue rodeada por unos 600 policías. Al día siguiente, cuando abrió la puerta de su casa, vestido de azul, Hernández salió de su residencia e inmediatamente policías le colocaron un chaleco antibalas y lo esposaron de pies y manos para trasladarlo a su presentación pública y posteriormente a la unidad policial conocida como Escuadrón Cobras o Fuerzas Especiales, donde permaneció hasta la mañana de este 1 de abril.

Juan Orlando Hernández siendo presentado ante los medios de comunicación minutos después de su formal captura afuera de su vivienda.

La operación de captura la encabezó el ministro de Seguridad, Ramón Sabillón, quien estuvo movilizándose hasta la vivienda del exgobernante desde que se formalizó la solicitud de extradición por parte de Estados Unidos. Este autorizó la acostumbrada lectura de la orden de captura y el resto del protocolo.

Al conocerse la solicitud que había hecho en esos días la Embajada de Estados Unidos de “formal arresto provisional de un político hondureño”, y su posterior ejecución, un desbordante júbilo se hizo sentir en Honduras, un país de más de 9.5 millones de habitantes.

Revocación de visa estadounidense

El presidente del Comité de Exteriores del Senado estadounidense, el demócrata Bob Menéndez, a inicios de febrero, reclamó al Gobierno de Joe Biden que impusiera sanciones sobre Hernández debido a que fiscales de Nueva York ya le habían vinculado con actividades de narcotráfico a raíz del enjuiciamiento de su hermano Juan Antonio “Tony” Hernández, condenado a cadena perpetua, más otros 30 años de cárcel.

En concreto, Menéndez exigió que se revocara “inmediatamente” cualquier visado de entrada a Estados Unidos que pudiera tener Hernández y que se le impusieran sanciones económicas al considerarle un “importante narcotraficante extranjero” al amparo de la conocida como Ley de Cabecillas.

Lea: Juan Orlando Hernández, de aliado de EEUU a extraditado desde Honduras por narcotráfico

El 7 de febrero de este año, el jefe de la diplomacia estadounidense, Antony Blinken, dijo que Hernández había sido incluido el 1 de julio de 2021 en el listado de personas señaladas de corrupción o de socavar la democracia en El Salvador, Guatemala y Honduras, por lo que le suspendieron la visa.

Rechazos y “venganza”

Hernández Alvarado, que dejó la presidencia de Honduras el 27 de enero de 2022 tras ocho años en el cargo, fue implicado por fiscales de Nueva York de tener lazos con el narcotráfico. El expresidente ha rechazado reiteradamente los cargos y los atribuye a venganza de capos que su gobierno extraditó y que sirvieron de testigos contra su hermano “Tony” Hernández, quien el 30 de marzo de 2021 recibió una cadena perpetua por su vínculos con el narco.

El gobernante expuso a finales del año pasado que “los narcos han encontrado lo que creen que es la llave mágica, un instrumento tan maligno y poderoso que Dios lo colocó en los 10 mandamientos, pero para los sicarios y narcotraficantes ni la palabra del Señor les impide apoderarse de la llave mágica, porque con ella creen que pueden destruir a todos los que luchan contra ellos”.

Esta es una de las tantas imágenes de Juan Orlando Hernández mientras era presidente del país.

“Es fácil olvidar cómo eran las cosas antes cuando los aviones de la droga llenaban los cielos de Honduras como insectos voladores en un día caluroso. Hace menos de 15 años la Embajada de los Estados Unidos aquí en Honduras dijo que el Gobierno de aquel entonces estaba tan estrechamente vinculado al crimen organizado que era imposible una estrecha cooperación entre las fuerzas del orden”, agregó el entonces mandatario.

Juan Orlando Hernández, entre sus logros detalló que durante su gobierno se extraditaron 28 capos y que otros 31 se entregaron a Estados Unidos, en tanto se incautaron 41,240 kilos de cocaína entre 2014 y 2021.