03/12/2022
12:01 AM

Más noticias

Se revelan cargos de EEUU e historial que vinculan a Juan Orlando Hernández con el narcotráfico

El expresidente hondureño Juan Orlando Hernández fue solicitado en extradición por los Estados Unidos.

Tegucigalpa, Honduras.

Este martes se dio a conocer públicamente el documento oficial que plantea los cargos y el historial por lo cual se le acusa al expresidente hondureño Juan Orlando Hernández (2014-2022) y se le pide en extradición hacia los Estados Unidos.

Cargo I detallado: conspiración para importar sustancia controlada a los Estados Unidos desde un lugar fuera del mismo, así como fabricar y distribuir una sustancia controlada con la intención y el conocimiento que dicha sustancia sería importada ilegalmente a ese país. De igual manera, fabricar, distribuir y poseer con la intención y distribuir una sustancia controlada a bordo de una aeronave registrada en los Estados Unidos.

Cargo II detallado: usar o portar armas de fuego, ayudar e instigar al uso y el porte y la posesión de armas de fuego, a saber: ametralladoras y dispositivos destructivos durante y en relación con, o poseer armas de fuego, incluidas las ametralladoras y los dispositivos destructivos en apoyo de la conspiración de importación de narcóticos de la que se le señala en el cargo uno de la acusación de reemplazo y ayudar e instigar a la misma.

Cargo III detallado: conspiración para usar o portar armas de fuego incluyendo ametralladoras y dispositivos destructivos, durante y en relación con, o poseer armas de fuego incluyendo ametralladoras y dispositivos destructivos, en apoyo de la conspiración de importación de narcóticos.

El extenso documento señala que desde al menos en o alrededor del 2004 hasta el 2022 o aproximadamente esa fecha, Hernández participó en una conspiración violenta de narcotráfico para recibir cargamentos de múltiples toneladas de cocaína enviadas a Honduras desde Colomba y Venezuela, entre otros lugares por rutas aéreas y marítimas para transportar las drogas hacia el oeste de Honduras, hacia la frontera con Guatemala y finalmente a los Estados Unidos.

Se describe que en total, desde aproximadamente el 2004, la conspiración transportó más 500,000 kilogramos de cocaína a través de Honduras con destino a Estados Unidos.

Como parte de esa conspiración, según se señala, Hernández recibió millones de dólares por sobornos y ganancias de múltiples organizaciones de narcotráfico en Honduras, México y otros lugares. A cambio de ello, “protegió a los narcotraficantes de la investigación, detención y extradición, además de hacer que se proporcionara información sensible de las fuerzas policiales y militares a los narcotraficantes para ayudarles en sus actividades delictivas. Hizo que miembros de la Policía Nacional y de las fuerzas militares protegieran cargamentos de drogas en Honduras y permitió que se cometieran actos de violencia brutales sin consecuencia”.

Según las pruebas y el testimonio jurado admitido en el curso de procedimientos en el Tribunal del Distrito Sur de Nueva York, Hernández y sus co-conspiradores participaron en numerosos actos para promover los delitos de los que se le acusa por tráfico de cocaína y armas, entre otras cosas.

Solicitud de extradición

Los alrededores de la residencia de Hernández en Tegucigalpa continúan bajo un riguroso dispositivo de seguridad desde el lunes en la noche, después de que la Cancillería informara de que Estados Unidos ha solicitado un “formal arresto provisional de un político hondureño con el propósito de extradición” a ese país.

Según uno de los abogados del exmandatario, él se encuentra en su casa, en la exclusiva zona residencial San Ignacio, en el extremo oriental de la capital hondureña.

Cientos de policías se movilizaron hacia la residencia de Juan Orlando Hernández tras conocerse su solicitud de extradición.

En un escueto mensaje, Hernández expresó hoy que “no es un momento fácil, a nadie se lo deseo, pero también el propósito de este mensaje es que la Policía Nacional, a través de mis apoderados, ha recibido ya el mensaje que estoy presto y listo para colaborar y llegar voluntariamente con su acompañamiento en el momento que el juez natural que designe la honorable Corte Suprema de Justicia así lo decida, para poder enfrentar esta situación y defenderme”.

El Supremo hondureño convocó el lunes al pleno de magistrados para una sesión “urgente” para hoy a las 9:30 am para tratar como punto único la notificación que recibió de la Cancillería, sobre la petición de Estados Unidos.

Las autoridades estadounidenses anunciaron la semana pasada la cancelación del visado de entrada al país a Hernández por su presunta vinculación con actos significativos de “corrupción y narcotráfico”.

El hermano del expresidente, el exdiputado Juan Antonio “Tony” Hernández, fue condenado en Estados Unidos en marzo de 2021 a cadena perpetua y 30 años más, por narcotráfico.

La operación para la eventual captura de Hernández en Tegucigalpa la encabeza el ministro de Seguridad, Ramón Sabillón, quien el 2 de enero regresó al país luego de más de cinco años de exilio.

El alto oficial era el director de la Policía Nacional cuando el 5 de octubre de 2014 fueron capturados en el occidente del país los hermanos Miguel Arnulfo y Luis Alonso Valle Valle, cabecillas del cartel Valle Valle, acusados por Estados Unidos de introducir drogas a ese país, lo que habría disgustado a Hernández, según versiones extraoficiales.

La banda de los hermanos Valle Valle era el enlace en Honduras del cartel de Sinaloa, de México, según trascendió en el país después de su captura. El 17 de mayo de 2016, cuando ya había salido del país, Sabillón dijo que se había ido para garantizar su vida y la de su familia. EFE