Más noticias

Cárceles, trampas mortales: en La Tolva los reos también asesinan

Marvin Lara Pineda, quien cumple una condena de 100 años de prisión, asesinó en la cárcel a Marco Tulio Amador Varela con un arma de fuego.

Imágenes. En un video quedó registrado el momento cuando Marvin Lara Pineda ataca a sangre fría a Marco Tulio Amador la noche del viernes 25 de octubre en la cárcel de máxima seguridad La Tolva.

TEGUCIGALPA.

El Pozo y La Tolva, las dos cárceles de máxima seguridad en el país, han dejado en evidencia su vulnerabilidad cuando este fin de semana fueron asesinados dos reclusos, crímenes que trascendieron en videos que se viralizaron.

El primer asesinato fue a manos de un pandillero en la cárcel de La Tolva, en Morocelí, El Paraíso, y el segundo el del narco Magdaleno Meza en El Pozo, de Ilama, Santa Bárbara.

La Tolva. Un primer video que circuló revela la frialdad con la que Marvin Lara Pineda (de 37 años), marero de la Salvatrucha, asesinó a Marco Tulio Amador Varela, un “paisa” recluido en la cárcel de La Tolva.

En el video se ve cómo el pandillero camina con un grupo de cuatro jóvenes y empuja la silla de ruedas de uno de ellos. Cuando está a corta distancia se separa del grupo, se acerca a su víctima, quien platica con otros reos a través de un cerco de malla ciclón, y desenfunda el arma con la que dispara en siete ocasiones. Luego sale del módulo en veloz carrera junto con los demás presos, incluyendo el que está en silla de ruedas y otro en muletas.

No pasan ni 20 segundos cuando la presencia de los agentes penitenciarios hace que el atacante regrese, este eleva sus brazos y busca no ser sometido por los custodios.

Se observa cuando los guardias le piden que se tire al suelo y coloque sus brazos hacia atrás. Así permanece, mientras los agentes lo vigilan. No se ve más el arma, al otro lado del recinto yace el cadáver de Marco Tulio Amador.

Investigación

Han pasado cinco días del hecho y el Ministerio Público informó ayer que recibió el informe de investigación que elaboró la Dirección de Policial de Investigaciones (DPI). Hasta ahora la causa que buscan confirmar es una posible venganza. “Los equipos están trabajando para esclarecer este crimen, por ahora el móvil más fuerte es la venganza”, informó Rommel Martínez, director de la DPI.

El Ministerio Público, a través de su vocero, Yuri Mora, informó que se presentará requerimiento fiscal por el asesinato de Marvin Lara Pineda, originario de Tela.

Según el expediente, Lara Pineda ingresó en prisión acusado de secuestro, portación ilegal de arma, asesinato, lesiones graves, asociación ilícita, y se informó que tiene una sentencia de 100 años de reclusión. La víctima, Marco Tulio Amador Varela, guardaba prisión por asociación ilícita, extorsión, robo, asesinato y homicidio y cumplía una condena de 22 años de reclusión.

Con estos dos crímenes, cinco reos han perdido la vida violentamente en lo que va de 2019 en La Tolva y El Pozo.

Para revisar la situación, ayer en Yuscarán, El Paraíso, se reunieron autoridades penitenciarias, se informó a LA PRENSA.

Magdaleno estuvo en celda de castigo

El 3 de abril de 2019, una jueza de ejecución de Santa Rosa de Copán conoció la queja que aparece en el expediente JESB-Queja que interpusieron el 18 de febrero de este año Carlos Raúl Chajtur y Omar Dubón, apoderados legales de Nery Orlando López Sanabria, quien se hacía llamar Magdaleno Meza Fúnez.

Meza Fúnez fue asesinado por seis individuos el sábado anterior en la cárcel de Ilama, Santa Bárbara.

Los abogados manifestaron que desde que fue trasladado a El Pozo recibió “castigo excesivo y brutal” porque fue “sancionado por un período de seis meses para estar en segregación, en una celda de aislamiento sin recibir la luz solar y sin las atenciones médicas que requería”, revela la resolución.

Ante esto, la jueza programó una audiencia para conocer esos hechos y resolver sobre la denuncia que los defensores de Meza Fúnez interpusieron. En la valoración que hizo la jueza sobre el caso, a Meza Fúnez se le impuso una medida disciplinaria sin seguir el debido proceso.

“Se justificó que Magdaleno cometió una falta grave, como la de irrespeto a la autoridad, incitar a amotinamientos, entre otros”, aparece en la resolución.

Según el escrito, fue el director de la Penitenciaría Nacional quien le impuso la sanción a sugerencia del Consejo Técnico, lo que a criterio de la jueza se hizo sin una investigación objetiva, sin descargos del interno, ni se notificó a su apoderado legal, tampoco hubo copias de esa medida a los jueces de Ejecución. La jueza se enteró hasta que se interpuso la queja.

“Las celdas de segregación son inhumanas, atentó contra la salud física y psíquica del privado. Estuvo en total encierro, sin visitas de médico ni de psicólogo”, dice la resolución judicial que LA PRENSA obtuvo.

Desde abril, la jueza declaró improcedente la medida disciplinaria y ordenó la reubicación de Magdaleno en un área en donde no corriera peligro en otro centro penal.