01/10/2022
07:23 AM

Más noticias

Indignación, llanto y dolor en misa de despedida del padre Enrique Vásquez Cálix

Cientos de feligreses acompañaron los restos del asesinado sacerdote hondureño y pidieron justicia ante el crimen.

San Pedro Sula, Honduras

El medio del dolor y el desconsuelo, cientos de feligreses católicos acompañaron en la mañana del viernes la misa de despedida del asesinado sacerdote Enrique Vázquez Cálix, hallado muerto el jueves en Yoro.

La misa de cuerpo presente fue oficiada por monseñor Ángel Garachana, obispo de la Diócesis de San Pedro Sula, quien recordó el trabajo del padre “Kike”, como se le conocía de cariño.

“Ojalá que este asesinato del padre Kike, que causa más impacto porque desde hace mucho no pasaba algo similar, nos conmueva un poco y nos haga una llamado a la conciencia, empezando por las autoridades de Gobierno, a la policía y a nosotros mismos como sociedad, y que ojalá no nos acostumbremos a la violencia en Honduras”, dijo Garachana tras recordar el número de muertes violentas en Honduras y antes de agradecer a los que acompañaron con oraciones al padre Enrique.

”Tenemos la esperanza de que -el padre Enrique- participe plenamente de la resurrección de Jesús. No nos reúne el dolor sino la fe en Jesús, muerto y resucitado. Nuestra fe está adolorida, pero esperanzada y ésta es una celebración de fe. Los justos están en manos de Dios”, fueron algunas de las palabras de Garachana.

“Ante la muerte del padre Kike decimos Padre, en tus manos amorosas encomendamos su espíritu. Su partida no ha sido una desgracia, porque los justos están y seguirán con el Señor, participando de su gloria”, agregó.

Lea: “Me duele mucho”, monseñor Ángel Garachana

La madre del asesinado sacerdote hondureño, María Donatila Cálix, recordó entre lágrimas el esfuerzo de su hijo para convertirse en clérigo y señaló que “esta muerte de mi hijo es muy dura, él no merecía morir así. Me duele mucho la forma en la que murió. A mi hijo le mataron el cuerpo, pero el espíritu no. Con la ayuda de la virgen María voy a lograr superar este momento, aunque sé que me va a costar”.

La progenitora recordó los últimos días junto a su hijo y agradeció el apoyo de los feligreses y de los miembros de la iglesia católica en estos momentos difíciles para ella y su familia.

”Les agradezco a todos sus oraciones porque por la forma en que murió mi hijo no tendría el valor de levantarme de la cama porque paso muy enferma, pero el Señor me fortalece gracias a las oraciones y el apoyo de nuestra comunidad en todo momento”.

El portavoz de la Conferencia Episcopal de Honduras (CEH), padre Juan Ángel López, pidió este viernes a las autoridades hondureñas que el crimen contra el párroco José Enrique Vásquez Cálix no quede en la impunidad como ha ocurrido en el pasado con otros asesinatos.

“Que ninguno de estos crímenes quede en la impunidad, porque eso genera mayor violencia e incertidumbre, porque al no tener claro lo que está pasando y por qué está ocurriendo, lo correcto sería llevar adelante un proyecto de prevención para que no se llegue a estos crímenes”, dijo López.

Lo restos llegaron a la catedral de San Pedro Apóstol luego de que en la noche permanecieran en la iglesia San José, la cual dirigía, y en donde recibió el cariño de cientos de desconsolados feligreses.

Luego de la misa en San Pedro Sula, los restos del padre Enrique serán llevados hacia Santa Cruz de Yojoa, de donde el sacerdote era originario, y donde el cuerpo será sepultado.

El crimen que ha conmocionado a Honduras es investigado por varios equipos multidisciplinarios, según las autoridades.

Biografía

El padre José Enrique Vásquez Cálix nació en aldea Los Caminos de Santa Cruz de Yojoa, Cortés, el 16 de julio de 1974.

Sus padres Isabel Vásquez y María Donatila Cálix lo bautizaron el 2 de febrero de 1975. Era el sexto hijo de 13 hermanos.

Ingresó al Seminario Menor el 18 de febrero de 1990 y estudió en el Seminario Mayor Nuestra Señora de Suyapa de 1994-2001.

Fue ordenado sacerdote en la Diócesis de San Pedro Sula el 12 de octubre de 2003.

La educación primaria la realizó en Agua Azul Sierra, en 1983. Se graduó de Bachillerato en Ciencias y Letras en Instituto Experimental La Salle en 1993.

Se graduó en Ciencias Religiosas con Énfasis en Filosofía de 1994-1997 en el Seminario Mayor “Nuestra Señora de Suyapa”.

También era licenciado en Teología de 1998-2001 en el Seminario Mayor “Nuestra Señora de Suyapa”.

Realizó una Licenciatura en Teología Pastoral, en Bogotá, Colombia en el Centro Cebitepal del CELAM en el año 2015.

Fue vicario colaborador en la Vicaria Señor de las Misericordias el 14 de diciembre de 2003. Responsable de la comisión diocesana de Pastoral Vocacional de la Diócesis de San pedro Sula el 14 de febrero de 2005.

En 2006 fue encargado de la Parroquia Santa Cruz de Yojoa, Cortés. Decano de la Zona Subirana en el año 2010, decano de la Zona San Pablo VI en el año 2017, responsable Diocesano de las Obras Misionales Pontificias (OMP) y de la Comisión Diocesana de Misiones del 2018 hasta la fecha.

Fue párroco de la Parroquia San José del barrio Medina de San Pedro Sula desde el 2016.