05/12/2022
07:43 PM

Más noticias

Ángel Garachana: “Despertemos, no nos acostumbremos a la violencia”

“Los justos están en manos de Dios”, dijo el obispo de San Pedro Sula, Ángel Garachana, citando la primera lectura del día.

San Pedro Sula, Honduras

El obispo de la Diócesis de San Pedro Sula, Ángel Garachana, recordó este viernes durante la misa de cuerpo presente del padre Enrique Vásquez que fue un sacerdote de Jesucristo y de la comunidad.

“Ante la muerte del padre Kike (Enrique Vásquez) decimos: Padre en tus manos encomendamos su espíritu. Estar en los brazos de alguien significa habernos cuidado, protegido, acariciado, amados. Jesús en la cruz estaba en manos del Padre. Nosotros estamos en manos del Padre y oramos como Jesús Padre”, reflexionó Garachana.

Monseñor recordó que los justos no están abandonados, su partida no es una desgracia, los justos seguirán con el Señor, los justos siguen en compañía del Señor.

Citó que en la la primera lectura del día dice que “los justos están en manos de Dios”.

“Si esta es una celebración de fe yo me pregunto qué nos dice Dios en este momento, son centenares de palabras escritas las que están llegando de todo el mundo, centenares de palabras de ustedes en estas circunstancias. Cuál es la palabra de Dios, por eso después de esta celebración, nos hemos reunido, hemos escuchado la palabra de Dios”, afirmó.

Rememoró que una de las últimas palabras de Jesús ya crucificado fueron: padre en tus manos encomiendo mi espíritu.

Garachana dijo que “este es el deseo de Jesús, esa es su voluntad, que estemos con Él, ya desde ahora estemos contemplando su Gloria, es lo que pedimos que el padre Kike Vásquez este contemplando y participando de la Gloria de Jesucristo”.

El padre Enrique Vásquez era sacerdote de Jesucristo, a Él le ha pertenecido, para servirle a Él fue ordenado sacerdote de Jesucristo, sacerdote con sus hermanos sacerdotes.

La presencia de caso todo el presbiterio de San Pedro Sula y algunos sacerdotes de otras Diócesis “está indicando que él era sacerdote formando parte de un presbiterio y una fraternidad sacerdotal. Sacerdote de Jesucristo, pero formando una fraternidad sacerdotal con sus hermanos sacerdotes, por eso sentimos su muerte”, subrayó.

Una muerte de impacto

Criticó que nos dan los números de muertos como una cifra. “Pero quien es asesinado es una persona, por una persona asesinada son cien, doscientas las que sufren, o más porque como personas estamos ligados a la familia, a los amigos y a los compañeros de trabajo”.

Para Garachana, la muerte del padre Kike Vásquez es más llamativo, causa más impacto porque es un sacerdote.

“Ojalá esta muerte de impacto contribuya a que despertemos la conciencia que sea como una sacudida que no nos acostumbremos, que nos duela”, cuestionó.

El padre Enrique Vázquez Cálix fue encontrado sin vida en una comunidad de Morazán, Yoro, después de haberlo reportado como desaparecido en la parroquia San José del barrio Medina de San Pedro Sula.

El Ministerio Público conformó tres equipos especiales para investigar la muerte del padre Kike, quien tenía varios impactos de arma de fuego.

Monseñor Ángel Garachana durante la misa de cuerpo presente del padre Enrique Vázquez Cálix.