28/09/2022
06:59 PM

Más noticias

Una escuela agrícola en El Merendón para convivir y aprender de la montaña

En la aldea El Gallito, 53 estudiantes, la mayoría de El Merendón, aprenden y replican sus conocimientos sobre la cordillera y el manejo sostenible de los recursos.

San Pedro Sula, Honduras.

La carta encíclica Laudato Si’ del papa Francisco que se publicó en junio de 2015 no podría estar más vigente en El Merendón. En su mensaje central, el papa enseña que cuidar la casa común es cuidar la vida en la tierra y esto implica salvar la humanidad y evitarle enormes sufrimientos.

Esta enseñanza se expandió recientemente en todos los rincones de la montaña gracias a que le llegó a los 53 jóvenes que estudian en la Escuela Agrícola Virgen de Suyapa en la comunidad de El Gallito o Laguna de Tembladeros de El Merendón.

En la actualidad hay 53 estudiantes, y todos son becados por la parroquia San Vicente de Paúl.

Hoy en día, este tema está latente en la cordillera que arropa a los sampedranos y en el mundo porque identifica los apremiantes problemas ecológicos modernos como la contaminación del medio ambiente y el cambio climático, el tema del agua y la pérdida de biodiversidad.

SÉPALO

Las encíclicas son cartas solemnes sobre asuntos de la Iglesia o determinados puntos de la doctrina católica dirigidas por el Papa a los obispos y fieles.
Las parroquias basan sus mensajes en ellas.

Sandra Rodríguez, coordinadora de la escuela agrícola Virgen de Suyapa contó que la institución educativa, que tiene como rector principal la parroquia San Vicente de Paúl, nació en 2005 como una alternativa para jóvenes de escasos recursos.

“Los jóvenes tienen la formación de bachilleres en administración de empresas con dos diplomados, uno en agricultura y medio ambiente y otro en computación”. Aunque el fin supremo de la institución es que concluyan sus estudios secundarios, el eje central de su enseñanza es la conservación y el cuidado del ambiente, en particular su casa común; E l Merendón. “En junio tuvimos un congreso sobre el cuidado de la casa común enfocado en la carta encíclica del papa Francisco.

La mayoría de jóvenes son de El Merendón, pero también tenemos estudiantes de otras partes del país como La Mosquitia, Yoro. Todos son becados”, expuso.

Trabajo cooperativo

La escuela está apoyando a los campesinos en la maquilación de plantas.

La escuela está en medio de una comunidad que se caracteriza porque los productores trabajan con conservación de suelo.

Gran parte de las hortalizas que llegan a los mercados de San Pedro Sula las cultivan productores que llevan sus semillas a la escuela para que se les dé un proceso adecuado libre de plagas y cuando ya están listas se las llevan para trasplantarlas a la parcela definitiva.

CULTIVOS

La maquilación de semillas consiste en poner las semillas en bandeja y cuando ya están listas se les entrega a los agricultores para que sean trasplantadas en la parcela definitiva. Eso hace tener mejores cosechas.

Ellos preparan plantas hortícolas como remolacha, apio, zanahoria, perejil y repollo, tomate y chile. Javier Lara, estudiante de décimo año de la escuela agrícola y oriundo de la comunidad de El Carmen en la montaña, expuso que al ser de El Merendón y vivir de su tierra, los conocimientos que adquiere serán muy importantes tanto para su familia como para su entorno.

“Mi papá es agricultor, siembra café, chile y tomate y ahora con mis conocimientos, apoyo e negocio familiar con mejores técnicas”, dijo.

Por su parte, Nery Marel y docente en la escuela agrícola, expuso que los diplomados van en paralelo al bachillerato y duran tres años. En la currícula se les enseña el manejo y cuidado de suelos, enfermedades y plagas en los cultivos.

Ellos también tienen el único vivero donde cultivan variedad de rosas en toda la zona.

“El estudiante es de la zona y necesita conocimientos para ponerlos en práctica en sus comunidades y hogares. Ellos saben la importancia de cuidar el bosque y un árbol, por la cantidad de dióxido de carbono que aportan y cómo nos ayuda. Saben reforestar, construir un vivero, cómo sembrar un árbol y cómo cuidarlos, porque hay que hacerlo crecer, por que con él, crece nuestro futuro”.