Tegucigalpa, Honduras.

El ministro de Finanzas, Wilfredo Cerrato, se comprometió ayer a buscarle solución a la crisis que atraviesa el Registro Nacional de las Personas (RNP).

Finanzas les congeló 70.3 millones de lempiras destinados para el pago de empleados temporales.

El secretario general del RNP, Fernando Anduray, informó que está poniendo en peligro la continuación de la producción de tarjetas de identidad porque también fue congelada una partida de 10.4 millones orientada a darle mantenimiento y reparación a la vieja maquinaria que data desde hace 20 años. Aseguró que Cerrato se comprometió a resolver la situación financiera.

El secretario del Congreso Nacional, Tomás Zambrano, dijo que investigaría qué es lo que está pasando en la Secretaría de Finanzas porque ese presupuesto del RNP fue aprobado por el Congreso Nacional en diciembre del año pasado.

Con el congelamiento de la partida ordenada por Wilfredo Cerrato se corre el riesgo de que paralice la producción de medio millón de tarjetas de identidad porque ya no se la daría mantenimiento a la vetusta fábrica de tarjetas de identidad y se detendría la emisión de los documentos.