30/11/2022
11:56 PM

Más noticias

Ya solo quedan 6,000 actas por contar del nivel presidencial

A diferencia de lo observado en 2017, los votos rurales no tuvieron mayor trascendencia para favorecer al Partido Nacional.

TEGUCIGALPA

El centro de cómputo del Consejo Nacional Electoral (CNE) entró anoche a su cuenta regresiva con el escrutinio definitivo en el nivel presidencial faltándole solamente unas seis mil actas.

De un total de 18,293 actas, el ente colegiado había procesado el 69%, un 8.1% que no se ha publicado porque traían inconsistencias y la otra parte que está pendiente de procesar, informó el consejero Kelvin Aguirre.

Lo pendiente son maletas que están en proceso de retorno procedentes de Copán, Intibucá, Lempira, Atlántida, Colón, Gracias a Dios, Ocotepeque, Olancho y las del voto en el exterior.

De 2,350,241 votos válidos, Xiomara Castro acumulaba anoche 1,165,084 que representaban el 51.50%, mientras que Nasry Asfura registraba 801,542 equivalentes, al 35.39%.

Yani Rosenthal, por su lado, tenía un porcentaje del 9.56 por ciento que significaban 217,094 votos. Se estima que antes del 24 de este mes estará lista la declaratoria oficial.

Votos rurales

Fueron determinantes supuestamente para revertir la ventaja presidencial de Salvador Nasralla sobre Juan Orlando Hernández en el proceso electoral de 2017 pese a todos los pronósticos numéricos que dictaban una tendencia irreversible con el 57% de las actas escrutadas.

Claves

1__El Partido Nacional obtuvo en promedio el 52% de votos en los municipios considerados rurales en 2017, pero en la actual elecciones apenas alcanzó el 32%.

2__Los resultados preliminares de CNE a cinco días de haberse celebrado las elecciones señalan que Nasry Asfura apenas va ganando en dos de los 18 departamentos. A nivel municipal va ganando 80 municipios, perdiendo casi tres veces más lo que logró Juan O. Hernández en 2017.

Ahora, en los comicios más recientes (del 28 de noviembre de este año), están certificando una amplia victoria de Xiomara Castro, de la coalición opositora, sobre el nacionalista Nasry Asfura.

Son los votos rurales, que se convirtieron en trascendentales en 2017 (para sorpresa de los analistas electorales) y que alumbraron el camino hacia la gloria del Partido Nacional, pero lo condenaron a la penumbra solitaria esta vez.

Ahora se analizó la injerencia de los votos rurales (que son en aquellos lugares que carecen de urbanización) en las elecciones generales de 2017 y las de 2021.De fuerte a débil.

Tomando como base el índice de desarrollo municipal de 2015 de cada comuna se cruzó con el porcentaje de votos de la institución política gobernante para medir dos escenarios: cómo pasó de favorecer a dar la estocada final.

Los votos rurales de los décimos comicios generales no fueron los de hace unos años atrás, y Valladolid, en Lempira, lo representa de la mejor manera.

Con un 33 de índice de desarrollo municipal, esta región favoreció a Nasry Asfura con el 47% de los votos (cinco de cada 10 en el proceso de este año, pero en 2017 el apoyo a Juan Orlando Hernández fue del 79% (ocho de cada diez), casi el doble.Otro caso similar fue el de Yarula, en La Paz: Asfura ganó con el 48%, mientras que Hernández con el 70%.

Y, entre los que perdió, por ejemplo, fue San Sebastián (29% de desarrollo), en Lempira, que Hernández lo ganó con el 64%, pero Xiomara Castro lo obtuvo con el 49% de los votos.

Aunque las diferencias no son abruptamente pronunciadas en aquellos municipios donde la fuerza menguó, los analistas consultados coinciden que, en política, un punto es un margen determinante.