Sigue descarga de hospitales móviles y avanza inspección

El informe sobre los hallazgos se producirá luego de dos o tres días de cotejamiento de los equipos que llegaron al país y la documentación.

Puerto Cortés, Honduras

Luego de casi ocho horas de trabajo, miembros de la Empresa Nacional Portuaria y de la Operadora Portuaria Centroamericana avanzan con la descarga de los contenedores que llegaron a Honduras con dos de los siete hospitales móviles adquiridos para afrontar la pandemia del coronavirus.

Tras la descarga, la Agencia Técnica de Investigación Criminal, ATIC, continúa la revisión de los equipos adquiridos por Marco Bográn, ex director de Inversión Estratégica de Honduras, Invest-H, a la empresa Elmed Medical Systems, representada por Axel López, bajo supuestas irregularidades.

Los contenedores quedaron ubicados a la entrada de las bodegas de la portuaria y en el muelle de contenedores como se ve en la cámaras de seguridad de esa institución, en donde además se ve que el barco MV Ijsselborg quedó listo para zarpar esta noche o mañana en la mañana según el plan de navegación.

En las instalaciones tampoco se ve mayor movimiento por parte de las fuerzas de seguridad, que durante el día impidieron el acceso a la instalación mientras se realiza el proceso.

El vocero de las Fuerzas Armadas, José Coello, señaló que entre dos o tres días tomará el cotejamiento de los equipos que llegaron a Honduras desde Turquía y que los militares apoyarán el proceso de instalación en Tegucigalpa y San Pedro Sula.

"Desde ayer estamos haciedo el rastreo y estamos en la etapa de desembarque para empezar con el inventariado. Luego de dos o tres días se procederá con el traslado a inmediaciones del Catarino Rivas y el Hospital del Tórax en donde habrá apoyo de las Fuerzas Armadas".

La llegada del buque con las instalaciones médica fue transmitida en vivo por la Empresa Nacional Portuaria y la Operadora Portuaria Centroamericana (OPC), instalaciones a las que desde anoche llegaron miembros de la ATIC y el Tribunal Superior de Cuentas, cuando aribó el buque procedente de Turquía.

Los investigadores buscan establecer si los equipos llegaron completos, si son de la calidad adecuada y si cumplen con los requerimientos para atender a los pacientes con coronavirus en San Pedro Sula y Tegucigalpa, ciudades donde serán instalados..

Revisión detallada

Miembros de la ATIC señalaron que cada contenedor sería revisado con rayos X para constatar el contenido contra los manifiestos de carga y en los que exista duda se procederá a la apertura de los mismos.

Los 78 contenedores, cada uno identificado para cada ciudad, deben contener, según los manifiestos, dos hospitales móviles, cada uno de 91 camas.

Lea: Hospitales vienen incompletos asegura Adolfo Facussé

De esas cantidad de camas, 10 de ellas serán para la unidad de cuidados intensivos, 76 para la atención de pacientes de alta dependencia -50 de ellas pueden ser para UCI- el resto de camas para triaje -tres para atención primaria y dos para emergencia-.

También los hospitales deben venir equipados con plantas para el funcionamiento en la parte eléctrica, tratamiento de desechos y potabilización de agua. Se espera que el cargamento tenga también paredes prefabricadas así como acabados para pisos, techo y accesos.

Además: No hay que quitar el dedo de la llaga dice CCIC

Las instalaciones serán instaladas en predios del Patronato Nacional de la Infancia, Pani, en Tegucigalpa y del hospital Mario Catarino Rivas de San Pedro Sula.

Tras la llegada de los contenedores crecen las dudas sobre si el equipo enviado al país arribó completo, en base al peso registrado en el manifiesto del barco y la opinión de expertos en el tema sanitario, quienes aseguran que el peso debería ser mayor.

Vea: Manifiesto del barco

Además, el embajador de Turquía en Honduras, Adolfo Facussé, señaló que los equipos no vienen completos.

"Falta que ver si habrá un posterior embarque con la parte médica y con los servicios requeridos para que funcionen de manera completa. Hay que entender que los hospitales móviles son aquellos usados en tiempos de guerra, inundaciones o pandemias, por lo que las fábricas que hacen este tipo de instalaciones no son cualquiera, son especializadas y certificadas por el gobierno turco en este caso", manifestó Facussé este viernes.

Otras dudas crecen luego de conocerse imágenes que muestran el interior de los contenedores, los cuales no vendrían al tope de su capacidad.

Proceso controversial

La compra de los hospitales móviles la realizó Inversiones Estratégica de Honduras, Invest-H, a una empresa en Turquía, acción que ha generado cuestionamientos por diferentes sectores como la Asociación por una Sociedad Justa, que señala que cada uno fue sobrevalorado, que tampoco se pidió garantía por las instalaciones y no se consultó al consejo directivo de Invest-H para su adquisición.

Ahora Marco Bográn, quie renunció a la dirección de Invest-H luego de reconocer que la adjudicación de la compra se hizo luego de solo tres días de consultas en internet sobre los posibles proveedores, es investigado por la compra de los hospitales móviles valorados en unos 48 millones de dólares.

Bográn es sospechoso de cometer los delitos de abuso de autoridad, fraude, malversación de caudales públicos y violación de los deberes de los funcionarios; por lo que las autoridades de la ATIC también realizaron un allanamiento en su vivienda y en las instalaciones de Invest-H, así como en las secretarías de Salud y Finanzas.

Las dudas sobre la compra de los hospitales móviles se produjeron a mediados de junio, cuando la empresa turca SDI Global LLC, Informó mediante un comunicado que la orden de compra de los siete hospitales móviles para Honduras, fue falsificada y posteriormente enviada a Invest-H y confirmada para su adquisición, pero a nombre de la empresa ELMED Medical Systems, Inc. y HospitalesMóviles.com.

La denuncia del supuesto fraude por la compra de los hospitales móviles fue motivo para que Marco Bográn fuera requerido por el Congreso Nacional y después llamado a declarar por el Ministerio Público.

La polémica creció cuando la Asociación por una Sociedad más Justa de Transparencia Internacional denunció que Invest-H compró los hospitales móviles sobrevalorados en 2 millones de dólares, aproximadamente 50 millones de lempiras, cada uno.

El equipo médico es necesario para atender a los hondureños que han colapsado los hospitales públicos del país por la pandemia del coronavirus.

Los hospitales móviles se instalarán en predios que fueron inspeccionados esta semana por agentes de la ATIC en San Pedro Sula y Tegucigalpa, las ciudades más golpeadas por la pandemia, con 5,863 y 9,059 en el Distrito Central casos positivos de coronavirus respectivamente. Según las autoridades los predios no cumplen con las medidas necesarias para la atención de los pacientes.

La Prensa