Más noticias

La región es un amplio mercado para la energía

Honduras requiere destinar 1,000 millones de dólares para aprovechar las oportunidades de aumentar las exportaciones de energía a países como El Salvador.

TEGUCIGALPA

América Central y Panamá han resultado un atractivo mercado para la compra-venta de energía eléctrica. Las nuevas tecnologías ha abaratado los costos para los países productores y consumidores.

En 2020 las ventas de energía sumaron 1,751.9 gigavatios hora y 114.8 gigas las compras, según cifras del Ente Operador Regional (EOR).

Los datos del año pasado mostraron una caída por el impacto de la pandemia del coronavirus en la economía regional.

Para 2021 las cifras muestran una mejoría por la reactivación de los sectores productivos y en ese sentido las ventas suman 1,768.4 gigavatios y 1,773.9 gigas las compras.

Roberto Jiménez Gómez, presidente de la Comisión Regional de Interconexión Eléctrica (CRIE), dijo a D&N que hay un crecimiento sostenido por la heterogeneidad en el Triángulo Norte (Guatemala, El Salvador y Honduras), en donde las transacciones son mayores. Añade que las operaciones entre Nicaragua, Costa Rica y Panamá se han dinamizado al superar las limitaciones en la red de transmisión.

Jiménez Gómez dice que la demanda regional de energía eléctrica reporta un crecimiento de 5% anual.

De 2013 a 2021, según datos de la CRIE, se han transado 17,627 gigavatios hora, con un predominio de Guatemala al inyectar el 58% de la energía. El mayor comprador es El Salvador con 61% de la energía transada.

Oportunidades

El sector energía de Honduras ha mostrado un rápido crecimiento a partir de la vigencia de la Ley General de la Industria Eléctrica (LGIE). De junio 2014 a junio 2021 la capacidad instalada aumentó de 1,817.7 a 2,829.8 megavatios.

Para Gerardo Salgado, presidente de la Comisión Reguladora de Energía Eléctrica (CREE-Honduras), el mercado regional no tiene restricciones que favorezcan o beneficien a un país en especial, el factor es la oportunidad de las transacciones, la que se puede ver definida ya sea por el precio, estacionalidad, condiciones de los mercados nacionales u otras condiciones de operación de los sistemas eléctricos.

Agrega que existen varios factores que pueden condicionar la venta de energía, sin embargo, entre mayor flexibilidad tenga la generación a un precio competitivo, hay mayor oportunidad de participar en el mercado eléctrico regional.

No obstante, Salgado dice que es importante que se elimine, si existe, cualquier barrera, ya sea regulatoria o de otro tipo para participar en el MER.

“Es importante que los interesados, llámese ENEE u otros agentes, exploren los beneficios y rutas a seguir, y si encuentran barreras, hacerlas de conocimiento a las entidades respectivas”, subraya el titular de la CREE.

Panorama

Las proyecciones del mercado eléctrico son halagadoras en el corto y mediano plazo.

De acuerdo con Jiménez Gómez, el mercado regional es maduro y las expectativas se enfocan no solo en mayores ventas de energía, sino que propiciando energía firme y otro tipo de servicios auxiliares de gran utilidad para la complementariedad que se tiene que dar en los sistemas eléctricos.

Cifras de la Comisión Económica para América Latina (Cepal) indican que la capacidad instalada creció de 11,756.3 a 18,507.1 megavatios en el Sistema Eléctrico de los Países de América Central (Siepac) de 2011 a 2020. La generación subió de 42,291.8 a 51,522.1 gigavatios hora.

El consumo per cápita de los países del Sistema de Integración Centroamericana (Sica) ha subido de 813 a 1,168 kilovatios hora en el período 2000-2020.

Ese creciente aumento ha sido cubierto por nuevas inversiones.

$!Foto: La Prensa