Tegucigalpa, Honduras.

Las investigaciones en torno a la masacre de cinco jóvenes registrada la noche del viernes en la capital ya arrojan los primeros resultados.

El ataque está ligado con un ajuste de cuentas que se llevó de encuentro a cuatro inocentes, según informes que manejan los cuerpos de investigación.

Los cinco jóvenes raptados en la colonia Vista Hermosa en Comayagüela, cuyos cuerpos sin vida se hallaron dos horas después (tres en el interior de un vehículo en el anillo periférico y dos en la calle de la aldea El Lolo), fueron asesinados por integrantes de la pandilla 18. Fuentes ligadas a las investigaciones revelaron que el objetivo de los pandilleros era Jorge Orlando Amador Andino (21), a quien los antisociales lo torturaron y luego le dispararon.

“Él fue asesinado con saña, querían que diera algún tipo de información y por eso le causaron tanto dolor”, comentó la fuente.

En cuanto a sus amigos Josué Enmanuel López Flores (21), Will Amílcar Flores Canales (19), Alex Orlando Cerrato Ruiz (20) y Marco (23), “estaban acompañados de la persona equivocada y los mataron para no dejar testigos”.

Agregó que todos eran amigos, ninguno tenía antecedentes, ni una sola captura y por eso se trata de establecer si el muchacho torturado tenía vínculos o era simpatizante de la mara Salvatrucha.

Según los investigadores, los homicidas estaban vigilando a sus víctimas, “cuando van saliendo de la colonia Vista Hermosa los interceptan y sacan a los dos muchachos y los pasan a la camioneta, mientras dos de los que iban en la camioneta se pasan al turismo”.