Nuevo plan de arbitrios de San Pedro Sula no debe tener aumento de tasas

Regidores y economistas señalan que la Municipalidad tiene que ser consecuente con la situación económica del país. Taxistas dicen que han sido golpeados por la pandemia

Los ingresos municipales han caído por la pandemia, pero la municipalidad reactivó algunos proyectos de infraestructura como el puente de la segunda calle.
Los ingresos municipales han caído por la pandemia, pero la municipalidad reactivó algunos proyectos de infraestructura como el puente de la segunda calle.

San Pedro Sula, Honduras

La aprobación del plan de arbitrios 2021 es un gran reto para la Corporación Municipal sampedrana en esta época de pandemia.

Empresarios, microempresarios, urbanizadores y pueblo en general piden a la Corporación socializar el plan, volver más expeditos los trámites para obtener permisos, y lo más importante, que no haya aumento a las tasas.

El economista y banquero Lenin Palencia recomienda a los corporativos no perder de vista el Plan Maestro de Desarrollo Municipal porque ello implica lo más importante en temas de planificación y crecimiento.

Estamos claros que en este momento no pueden darse aumentos para nadie

Fátima Mena, Regidora

Palencia dice que hay que ser consecuentes, en este momento, con la situación económica que ha generado la pandemia en todos los sectores de la ciudad. “Desde la más humilde vivienda hasta la empresa más grande están sufriendo consecuencias, pero también asumiendo su responsabilidad.

Nosotros como municipio debemos contribuir a disminuir el impacto en sectores productivos y no se puede incrementar bajo ningún punto ninguna tasa tributaria, lejos de eso tenemos que suavizar aquellos tributos que están relacionados con la generación de empleos”, recomienda.

El economista pide agilizar todos aquellos procesos que impacten en la generación de empleo, “me refiero a temas como permisos de construcción, operación, permisos municipales, ambientales y eso debe agilizarse contundentemente”.

Socialización del plan de arbitrios

La Cámara de Comercio e Industrias de Cortés (CCIC) sugiere una socialización y apertura del plan con todos los sectores de la ciudad porque un plan de arbitrios implica derechos y obligaciones para todos los ciudadanos.

De acuerdo con el análisis hecho por los apoderados legales de la CCIC, las multas deben ser más correctivas y no deben ser consideradas para aumentar los ingresos.

“Los tributos son necesarios, pero no se pueden incrementar, lo importante es socializar el plan para que sea consecuente con la realidad que estamos viviendo por la pandemia”, añade la Cámara.

De acuerdo con la Ley de Municipalidades, el plan de arbitrios debe ser aprobado antes del 31 de diciembre. Ya se tiene que estar discutiendo, pero a raíz de la emergencia las corporaciones deben acomodar los planes.

El regidor sampedrano José Antonio Rivera dice que la situación es complicada para todos y como corporativos están llamados a velar por los intereses del ciudadano.

“En este momento estamos a la espera de ver el borrador del plan, desde ya estamos claros que no puede haber aumentos”, dijo.

La regidora Fátima Mena dice que es bueno recordar que en el caso de los bienes inmuebles solo se aumentan en los años terminados en 0 y 5.

“Sabemos que 2020 ha sido un año difícil para todos, no solo para los empresarios, y apoyando la reactivación económica se tienen que adoptar las medidas necesarias.
En este momento no se han cobrado multas ni recargos porque seguimos en una emergencia y esto requiere tomar medidas extraordinarias de beneficio a los contribuyentes”, dice.

La regidora detalla que las finanzas municipales se han visto afectadas por la pandemia y hay que ser creativos teniendo claro que no se pueden incrementar las tasas.

Elio Muñoz, líder de la Asociación de Taxistas de Honduras (Ataxish), indica que se debe tomar en cuenta la opinión de los contribuyentes, porque solo reciben sanciones y ningún beneficio.

Lo que quisiéramos es que nos tomen en cuenta a la hora de socializar el plan porque hay multas hasta de L10,000. “Hemos sido golpeados por el covid. Nosotros pagamos una tasa anual de 500 lempiras y hemos estado sin trabajar todo el año”.

La Prensa