30/06/2022
10:43 PM

Más noticias

Listo plan para reconstruir puentes destruidos por Eta y Iota

Pobladores de 27 comunidades en Cofradía pagan L10 por persona para cruzar el río Chamelecón. Reparación costará unos L180 millones.

San Pedro Sula, Honduras.

Desde las 4:00 am hasta las 8:00 pm, lancheros trasladan a pobladores de unas 27 comunidades del sector Rancho Manacal, entre Cofradía y Petoa, Santa Bárbara, a falta del puente sobre el río Chamelecón que fue destruido por los huracanes de 2020.

Por casi un año, la población afectada ha presionado, a través de tomas de carretera y protestas pacíficas, a las autoridades de gobierno local y central para que reparen la infraestructura, cuya longitud ronda los 207 metros.

Especial: Valle de Sula: dragar ríos vale L10 mil millones

Estas medidas han hecho que el problema sea conocido de sobra por parte del personal de Inversión Estratégica de Honduras (Invest-H), el cual ha estimado que la construcción del puente sobrepasará los L180 millones.

Ante la falta de presupuesto para ejecutar una obra de este tipo, el Gobierno ha hecho actividades de respuesta temporal, entre ellas, de estrechar el cauce del río mediante vados, con lo cual han hecho pasos peatonales y vehiculares.

El plan para reparar 19 puentes está contemplado para realizarse en dos años y se busca que el origen de los fondos sean externos.

El puente Manacal, junto con otros 18 puentes entre Atlántida, Colón, Copán, Cortés, El Paraíso, Francisco Morazán, Intibucá, Olancho y Santa Bárbara, forman parte de un plan de reconstrucción y desarrollo sostenible para el cual Invest-H ha presupuestado L810 millones.

Mientras tanto, pobladores de estas comunidades pagan 10 lempiras por persona para cruzar en lancha, y quienes necesitan mover mercadería o productos agroalimentarios se las ingenian bajándolos con cuerdas y mangueras desde la infraestructura del puente que sigue en pie.

Serie completa: Salvemos el valle, investigación de LA PRENSA

Entre otros daños, los desastres derivados de Eta y Iota dejaron a su paso 47 puentes destruidos, 54 dañados y más 267 carreteras deterioradas en todo el país, según datos de instituciones estatales.

“Las tormentas dañaron la infraestructura del valle de Sula, uno de los valles más productivos, con lo cual se afectó mucho la capacidad productiva y las plantaciones de los principales productos de importación que tenemos. Eso nos provocó problemas porque las infraestructuras que se necesitan para habilitar las plantaciones no fueron reparadas a tiempo. Todavía hoy estamos viendo que las reparaciones que se han hecho en los bordos son de mala calidad”, dijo Santiago Herrera, gerente del Centro de Investigaciones Económicas y Sociales del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep).

Los puentes que serán reconstruidos se encuentran ubicados en tramos de carretera que forman parte de la red vial nacional, informó Invest-H.

Un criterio similar compartió la economista Liliana Castillo, quien dijo que “de no reconstruirse las obras que se dañaron será muy difícil que el sector agropecuario logre alcanzar crecimiento en el mediano plazo”. En criterio de la docente, el principal efecto que ha provocado la infraestructura dañada por los huracanes “es que el sector agropecuario es el único que sigue mostrando decrecimiento, lo cual ha impactado en la producción de algunos productos de exportación como ser banano, aceite de palma, caña de azúcar, así como granos básicos y ganadería”.

1. El Gobierno busca fondos para habilitar infraestructura vial, construir represas, adquirir puentes Bailey y también para la construcción de puentes permanentes.
2. Las necesidades del país a raíz de los huracanes están contempladas en el Plan de Reconstrucción y Desarrollo Sostenible (PRDS) que desarrolló el Gobierno.
3. A este esfuerzo se han unido sector privado, banca nacional, países amigos y organismos internacionales y multilaterales. El plan ha sido expuesto en otros países.

Por consiguiente, según la expresidenta del Colegio Hondureño de Economistas (CHE), esto ha traído reducciones drásticas en la producción reduciéndose la oferta de estos productos y a su vez, “provocando un aumento de sus precios para el consumidor final, desempleo y migración”.

De interés: Sedimento, otro enemigo del valle de Sula

Según el índice mensual de actividad económica del Banco Central de Honduras (BCH), a julio pasado, las actividades de agricultura, ganadería, silvicultura y pesca, disminuyeron 4.8% (una baja 4.9% en similar lapso de 2020), atribuido principalmente a la caída en la actividad agrícola (-8.4%), en especial en los cultivos de banano, palma aceitera, melones y sandías, y caña de azúcar, consecuencia de los efectos adversos que dejaron las tormentas tropicales Eta y Iota.

Sin embargo, los cultivos de tubérculos y hortalizas, piña y café presentaron incrementos asociados a la demanda interna.

Infraestructura

En junio pasado llegaron al país 18 de los 69 puentes modulares denominados provisionales tipo “Bailey” que adquirió el Gobierno a través de Invest-H. Hasta septiembre esta dependencia había instalado 295 metros lineales de los 620 metros de estructura adquirida por $5.5 millones (unos L134.7 millones).

Según funcionarios de Invest-H, los lugares identificados para la instalación de esta infraestructura han sido en la comunidad de Ojo de Agua, Comayagua; en el sector que comunica entre Juan Francisco Bulnes e Iriona, Colón; en el sector de La Guagua, Santa Bárbara. También en Santa Rita, Copán; Trojes, El Paraíso, y otros dos en municipios de La Paz.

También: Satélites, ojos en el cielo para prevenir desastres

“Se supone precisamente que los puentes Bailey son respuestas rápidas en traslado, movilización al sitio, instalación y armado. Ya casi pasó un año y hay varias comunidades que tienen que estar pasándose por una lancha, exponiéndose a muchos riesgos. Hay todavía muchas situaciones en las cuales nos hemos dado cuenta que la gente vive en la zozobra. No se están haciendo los estudios técnicos profundos para generar soluciones reales. Las reparaciones que se están haciendo en los bordos, creemos que no son las adecuadas y viendo lo que pasó con Eta y Iota, deberían de buscarse bordos más modernos y resistentes”, refirió el arquitecto Juan Carlos Rodríguez.

A mediados de este mes, la empresa de ingeniería y puentes Acrow detalló que suministró doce puentes de acero modulares al Gobierno de Honduras para ayudar en la restauración de infraestructura vial que resultó dañada o destruida durante las tormentas tropicales Eta y Iota.

Listo plan para reconstruir puentes destruidos por Eta y Iota

Los más de 600 metros de puentes de un solo carril suministrados por la compañía tienen 4.2 metros de ancho y se están instalando mediante un método de lanzamiento y rodadura en voladizo.

“Estamos orgullosos de asociarnos con Invest-H a raíz de estas devastadoras tormentas recientes en apoyo de los hondureños afectados”, dijo el director de Desarrollo Comercial de Acrow para América Latina y el Caribe, Nelson Rossanda, en declaraciones recopiladas en un comunicado de prensa.

Aquí mismo: Con palas y dos lanchas salvaron a toda una comunidad durante las tormentas

“Acrow tiene una larga y exitosa historia de brindar soluciones inmediatas y confiables para el alivio de desastres y la rehabilitación en todo el mundo, y este proyecto se basa en nuestro legado de apoyo a Honduras después del huracán Mitch (octubre de 1998)”, destacó el ejecutivo.

En tanto, a través de la misma nota, Paul Sullivan, presidente de Negocios Internacionales de Acrow, agradeció “la oportunidad de ayudar en los esfuerzos para aliviar el daño a la infraestructura crítica resultante de estos desastres naturales en Honduras.

Durante más de 70 años, Acrow ha brindado soluciones para permitir la rápida reconstrucción de las líneas de vida del transporte, fundamental para el socorro humanitario inmediato y la reconexión de las comunidades locales, y es un privilegio habernos asociado con Invest-H en este importante proyecto”.