Más noticias

Satélites, ojos en el cielo para prevenir desastres

Tecnología. Empresa panameña analizó con radares de alta resolución la devastación de Eta y Iota en La Lima, lo cual ha dado datos cruciales para tomar decisiones.

LA LIMA, CORTÉS. Los desastres siempre vienen de imprevisto, pero en el caso de los huracanes, los meteorólogos se esfuerzan por conocer cómo avanzan estas tormentas para predecir su llegada y proteger a las personas.

Sin embargo, la temporada de huracanes de 2020, que batió récords con 30 tormentas tropicales con nombre, trajo consigo las devastadoras Eta y Iota, cuyo cono de afectaciones de probabilidad antes de entrar a tierra firme eran prácticamente todo Honduras, lo cual complicó cualquier tipo de reacción y medidas.

“Hoy en día vienen apareciendo ciertas tecnologías como Capella Space, que nos sirven como herramientas para, de alguna manera, adelantar el problema o reaccionar a él”, dijo Óscar Díaz, gerente y CEO de GeoSolutions Consulting, empresa panameña especializada, entre otras áreas, en imágenes satelitales y sensores remotos, durante una entrevista con LA PRENSA.

Datos satelitales

1__Una investigación de la Universidad de Curtin (Australia) reveló cómo los satélites de radar pueden mejorar la capacidad para detectar, monitorear, prepararse y resistir desastres, incluidas las inundaciones.

2__Los datos a través de esta herramienta pueden utilizarse para mapear con precisión la topografía y realizar un seguimiento de los movimientos de la superficie del suelo.

3__Además, pueden analizar con precisión el cambio de uso de la tierra y asignar daños a la infraestructura, todo ello puede mejorar la forma en que se rastrean los desastres.

La empresa presentó un análisis de inundaciones con imágenes SAR (tipo especial de radar que permite obtener imágenes de alta resolución a larga distancia) exponiendo el caso de La Lima, Cortés, considerado el municipio mártir de las tormentas de noviembre pasado.

La otrora Ciudad del Oro Verde, por las plantaciones de banano en sus alrededores, quedó afectada en un 98% y cubierta de miles de toneladas de lodo y basura producto de las inundaciones.

“En el caso de Eta, entró a tierra firme entre el 3 y 4 de noviembre, y estaba directamente sobre el área de La Lima. No había terminado de pasar la tragedia cuando había otro aviso de huracán. El caso de Eta, un huracán de categoría 4, se consideraba hasta ese momento el más poderoso de la temporada. Diez días después vino Iota y se convirtió en el más poderoso con su potencia a la categoría cinco”, recordó Díaz.

Desde 2003, GeoSolutions Consulting busca ofrecer alta tecnología para apoyar tanto situaciones de emergencia como producción de alimentos, logística, administración, redes eléctricas y otras.

“Pero definitivamente también son un ojo en el cielo para observar y ver el territorio, en el caso de Honduras un territorio tan extenso, que estoy seguro gran parte de él es complicadísimo llegar y trabajarlo. Entonces, los satélites son herramientas y hay que aprenderlas a utilizar”, refirió el ingeniero panameño durante la entrevista.

Basado en su experiencia de más de dos décadas, Díaz consideró que a nivel de la región aún hay dificultades para aprender a utilizar este tipo de herramientas a favor de la población.

“A la fecha, siento que poco avanzamos al ritmo que avanza la tecnología. Hay mucha gente haciendo mapas de colores, que es parte de esto, pero realmente no ves el objetivo final, que es producir información, datos, tener la capacidad de reacción, conseguir apoyo numérico informativo de qué hacer, cómo hacerlo y cómo mejorar las cosas”.

La empresa panameña no es la única que está aprovechando la información espacial disponible como apoyo a la prevención y mitigación de las inundaciones. Un estudio dirigido por investigadores del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California, analizó que los satélites ayudan a llenar el vacío de datos e información que deja los sistemas de alerta temprana de inundaciones que tradicionalmente dependen de redes de medición y los cuales detectan inundaciones más arriba en el río.

Varias misiones satelitales han detectado inundaciones como cambios repentinos en la altura o el ancho de las aguas de los ríos. Una vez que se observa una inundación, es extremadamente útil para predecir cómo se moverá río abajo en tiempo real.