Más noticias

Valle de Sula: dragar ríos cuesta L10 mil millones

La Comisión para el Control de Inundaciones del Valle de Sula reparó los bordos de la parte baja de Choloma. En noviembre hará un reforzamiento.

CHOLOMA

La zona baja de Choloma, devastada en años anteriores por las inundaciones causadas por el río Chamelecón, se mantendrá a salvo siempre y cuando no ingrese al país un fenómeno tropical de una categoría igual o superior a la de los huracanes Eta y Iota.

En julio anterior la Comisión para el Control de Inundaciones del Valle de Sula (CCIVS) terminó de cerrar todos los boquetes que las aguas del Chamelecón abrieron en los bordos de contención en esa zona durante la inundación causada por esos dos fenómenos en noviembre del año pasado.

De esta manera, las comunidades de ese sector, popularmente conocido como Los Bajos de Choloma, conformada por las aldeas Higuero, Banderas, Ceibita, La Davis, La Unión, La Waler, Montañuela, Monterrey, La Bueso y caseríos aledaños, entran al último mes (noviembre) de la temporada de huracanes y tormentas tropicales con menores probabilidades de resultar anegadas.

$!El Chamelecón inunda las aldeas de la parte baja de Choloma cuando su capacidad hidráulica supera los 3,000 metros cúbicos por segundo.

El año pasado, “el río Chamelecón hizo el daño, rompió la margen izquierda y afectó a las comunidades de Los Bajos de Choloma. Reparamos aproximadamente seis kilómetros de bordo. Eran boquetes que aparecieron por la erosión por el sobrevertido del río. Las reparaciones se hicieron con material acarreado. Comenzaron aproximadamente el 2 de mayo y se terminaron a finales de julio”, informó Neil Díaz, jefe del departamento de ingeniería de la Comisión.

La Comisión invirtió en esta área de Choloma L47.3 millones en el cierre de los boquetes y reubicación de un tramo en la comunidad de Ceibita.

El sistema de protección ahora tiene un promedio de seis metros de altura (contados desde el pie hasta la cresta), un metro más aproximadamente que anteriormente.Esa entidad gubernamental contrató empresas privadas para que desarrollaran la reparación en tres proyectos: tramos de bordo Banderas-Higuero (L15,341,676.84), Ceibita-Waler (L14,232,995.52) y Waler-Montañuela (L17,822,194.66).

La compañía Saybe y Asociados supervisó las obras y realizó las pruebas de compactación de suelo con un porcentaje requerido de 90%.

$!La Comisión Contra Inundaciones espera que el actual Gobierno apruebe este año el dragado de los ríos Chamelecón y Ulúa.

Según los ingenieros de la Comisión, el material utilizado en la reparación es arcilloso, con un considerable índice de plasticidad que permite la cohesión y una compactación superior a la solicitada, hecha con un rodo metálico que deja huellas para que las capas de material se adhieran en los espacios.

“Aparte de las pruebas de compactación, que requieren el 90%, aquí se hicieron pruebas prácticas con peso. Metieron volquetas cargadas con 20 toneladas. Y se pueden observar que los bordos no tienen deformaciones. Estos bordos no son carreteras, pero soportan el peso de camiones”, dijo Hermis Pineda, coordinador de proyectos de la comisión.

Periodistas de Diario LA PRENSA, que ayer recorrieron esa zona junto con los ingenieros de la Comisión, observaron que efectivamente sobre la parte superior de los bordos circulan camiones que transportan los racimos de semillas cosechados en las fincas de palma aceitera situados en la planicie contigua al Chamelecón.

Para desvirtuar las críticas de habitantes del valle de Sula afectados por las inundaciones que ponen en tela de juicio el grado de compactación, los ingenieros de la Comisión mostraron “el resumen de resultados de las pruebas de densidad en el sitio mediante el densímetro eléctrico” realizado por Saybe y Asociados.

$!A un año de las inundaciones causadas por Eta y Iota, en la zona baja de Choloma aún hay plantaciones de palma afectadas y cubiertas por sedimento.

Díaz le explicó a Diario LA PRENSA que todo el sistema está reparado; sin embargo, los habitantes de la aldea La Montañuela han expresado preocupación porque, según ellos, las empresas no realizaron adecuadamente la reparación.

“Las empresas hicieron correctamente la reparación en este tramo de La Montañuela. Aquí lo que pasa es que hay una influencia de un canal viejo. El agua del río Chamelecón llega a este lugar porque desviaron el cauce algunas personas que tienen cultivos. Como en la base tenemos material granular, arcilloso, en algún momento se han presentado filtraciones”, dijo Díaz.

Para resolver ese problema, según Díaz, la Comisión “desarrollará una obra complementaria que consistirá en la construcción de un canal de unos 300 metros para llevar el agua hasta el río.

Será como un bypass”.Con el material que extraigan del andén, explicó, rellenarán la parte inferior del bordo. Posteriormente sobre el talud instalarán una membrana sintética impermeable (de un milímetro) y encima colocarán una capa de material para fortalecer mucho más el tramo.

Capacidad

1- El río Chamelecón, sin la carga de sedimento que afecta su cauce, ha tenido una capacidad para transportar 1,900 metros cúbicos de agua por segundo.

2- En noviembre del año pasado, con las lluvias de Eta, el Chamelecón trasladó 6,236 metros cúbicos. Con Iota, 5,803 metros cúbicos por segundo.

3- Durante el huracán Mitch (1998), el Chamelecón se desbordó porque las lluvias sobrepasaron la capacidad hidráulica con 4,700 metros cúbicos por segundo.

“Con el mismo presupuesto del proyecto vamos a hacer esta parte. Hemos estado conciliando las obras ejecutadas para saber cuál es el presupuesto remanente con el fin de usarlo acá. El costo será mucho menor. Esto lo comenzaremos en los próximos días”, dijo Díaz.

Los ingenieros de la Comisión indicaron que de los 80 kilómetros dañados por Eta y Iota en el valle de Sula solamente en dos puntos encontraron estas filtraciones que requerirán obras complementarias para evacuar el agua que se estanca en ambos lados del bordo.

A juicio de Díaz y Pineda, los habitantes de La Montañuela deben alejar las preocupaciones que provocan las filtraciones que han observado. Según ellos, el bordo no será socavado por el agua, no obstante, esa entidad hará “la obra adicional” antes de que termine noviembre.

Mientras, Leonel Ayala, presidente de la junta directiva de la CCIVS, le manifestó a LA PRENSA que el sistema de bordos de protección está recuperado en un 100%. Según él, las empresas han usado el material adecuado y la compactación necesaria.

“En los bordos no es cualquier tierra la que se pone”, las empresa contratadas “buscan bancos de material que reúnan las características de permeabilidad, dureza, resistencia y ductibilidad”, dijo en una conversación telefónica con LA PRENSA.

Ayala, quien también es secretario de Gobernación y Justicia, aseguró que la Comisión “está permanentemente revisando la obra y si hay alguna situación se le hace una obra complementaria o reforzamiento, como en Montañuela”.

El cierre de los boquetes abiertos por Eta y Iota “no ha sido color de rosa” porque, a lo largo de todo 2021, la Comisión ha tenido que superar una serie de obstáculos, entre ellos legales, con personas que estaban ilegalmente en los bordos.

“Ahora falta el dragado de los ríos que es un proyecto carísimo, vale como L10,000 millones. Hay que buscar fondos externos. Se requiere trabajar en el Consejo de Ministros y eso debe ir al Congreso Nacional. Eso lo vamos a dejar en este gobierno”, puntualizó.

Cámaras de comercio piden represas

SAN PEDRO SULA. Las cámaras de comercio e industrias de Cortés, Choloma, Santa Cruz de Yojoa y El Progreso le presentarán a los aspirantes a diputados por Cortés y Yoro una serie de propuestas de proyectos de infraestructura que necesita el valle de Sula, entre ellos, para controlar las inundaciones.

La Cámara de Comercio e Industrias de Cortés (CCIC) le informó a Diario LA PRENSA que “este próximo 3 de noviembre las cámaras en mención han convocado a los aspirantes a diputados para que asistan al evento cuyos expositores serán los presidentes de las organizaciones empresariales: Eduardo Facussé (CCIC), Percy Dox (CCICH), Sergio Moreno (CCICSJ) y Nicolás Larach (CCICP)”.

“El objetivo es que de voz de los empresarios los aspirantes políticos conozcan cuáles son los retos del valle de Sula. Entre los temas que se plantearán están la necesidad urgente de proteger el valle de Sula que sigue siendo vulnerable ante los fenómenos naturales y que se concreten las obras como la construcción de las represas”, informó la CCIC mediante un correo electrónico.Los líderes empresariales, además, expondrán sobre las limitaciones o inconvenientes que enfrentan los municipios en el área de simplificación administrativa, lo cual, según ellos, “impide la atracción de inversión y crecimiento de las empresas ya instaladas”.

También las necesidades de obras de infraestructura vial y demandas en las áreas de salud y educación. El evento se desarrollará en San Pedro Sula en las instalaciones de Expocentro. Se espera la asistencia de los aspirantes a diputados por ambos departamentos”, informó esa organización empresarial.