19/05/2024
07:23 AM

Acusan de secuestro al esposo de colombiana desaparecida en España

Ana María Henao desapareció en Madrid el pasado 2 de febrero.

Florida, Estados Unidos.

El serbio David Knezevich, detenido el pasado 4 de mayo en Miami como sospechoso de la desaparición de su esposa, la colombo-estadounidense Ana María Henao Knezevich, en Madrid (España) en febrero pasado, fue acusado formalmente de secuestro por un gran jurado estadounidense.

Knezevich, de 36 años, al que le fue denegada la semana pasada la libertad bajo fianza por un potencial riesgo de fuga, fue acusado formalmente en un tribunal de Florida de “apoderarse, confinar y secuestrar” a la colombiana, un delito por el que podría ser condenado a cadena perpetua, de ser declarado culpable.

Henao, de 40 años, desapareció el 2 de febrero en la capital española, a donde llegó en diciembre para descansar del proceso de separación de Knezevich. La pareja vivía en Fort Lauderdale (Florida).

La última noticia que sus allegados tuvieron de ella es que estaba buscando un nuevo apartamento de alquiler con la expectativa de quedarse en Madrid.

El FBI había expresado sus sospechas de que Knezevich se asemejaba al hombre que ingresó con un casco de motociclista en el edificio de apartamentos en Madrid en el que residía la mujer, y que roció con aerosol de pintura las cámaras de seguridad.

El hombre abandonó el edificio horas después con lo que parecía ser una maleta en la mano.

Joven muere por ingesta de frituras extrapicantes en EEUU

Basado en las imágenes de vigilancia, la Policía española identificó la marca de pintura usada ese día por el hombre para inutilizar la cámara de seguridad y de localizar la tienda donde se lo vendieron.

Las imágenes de vigilancia de la cámara de seguridad de la tienda “mostraban a un individuo que parecía ser Knezevich comprando el pulverizador de pintura y dos rollos de cinta adhesiva” el 2 de febrero, cinta que usó en la cerradura del edificio para evitar su bloqueo, según el expediente judicial.

La defensa de Knezevich sostiene que su cliente es inocente y que se encontraba en su Serbia natal el día que desapareció su esposa, a unas 1.600 millas (2.574 kilómetros) de distancia. EFE