Tegucigalpa, Honduras.

A través de una conferencia de prensa en un hotel de la capital, este miércoles se dio a conocer que Salvador Nasralla decidió declinar por la candidatura presidencial del Partido Salvador de Honduras y unirse a Xiomara Castro en su aspiración de ganar las elecciones generales del próximo 28 de noviembre.

Pedro Barquero, coordinador del Partido Salvador de Honduras, informó que Salvador Nasralla queda como primer designado presidencial en la alianza que encabezará Xiomara Castro. También se une Doris Gutiérrez como tercera designada presidencial, desmostrando así la unión del Partido Innovación y Unidad (Pinu), mientras que el segundo designado es Renato Florentino.

Esta es una alianza de hecho porque ya venció el plazo para las alianzas legales. Se dio a conocer que el partido Libre con toda su militancia y estructura se comprometen a cuidar los votos de toda la alianza para asegurarse de tener la mayor cantidad de diputados en el Congreso Nacional y llevar a Xiomara Castro a la presidencia.

La fotografía de Salvador Nasralla aparecerá debajo de la casilla del Partido Libre, según expuso él mismo durante la línea de anuncios ante los medios de comunicación.

Lea: Empresa argentina transmitirá resultados de elecciones generales en Honduras

Salvador Nasralla afirmó que serán gobierno a partir del 27 de enero de 2022 y que “el pueblo hondureño en un 95% votará por nuestra alianza. Me siento honrado al dejar, así como lo hizo ella (Xiomara), de devolverle la mano y debido a esto tendremos por primera vez en Honduras a una mujer presidenta”.

Cada partido político llevará su planilla para diputados y sus alcaldes, en tanto, la población deberá votar por los candidatos de cada institución.

“El Partido Salvador de Honduras continúa, pero ya no seré el candidato esta vez, sino que el primer designado presidencial en la fórmula. Los tres partidos que estuvimos juntos en 2017 estamos nuevamente unidos”, añadió Nasralla.

“Hemos hecho un convenio por el cual Libre, que tiene presencia en todas las mesas, se ha comprometido a cuidar los votos de sus diputados, alcaldes y de todos los que forman parte del Partido Salvador de Honduras y el Pinu”, apuntó.

Hay que recordar que Nasralla y Libre ya habían tenido una alianza en las elecciones anteriores, la cual finalizó con señalamientos entre ambos partidos políticos. En esta ocasión, Xiomara Castro dejó abierta la posibilidad para que otros candidatos se sumen a la alianza.

$!Xiomara Castro y Salvador Nasralla firmando la alianza presidencial.

Por su lado, Xiomara Castro reaccionó diciendo que “hoy podemos decir punto final, llegó la hora de recuperar el país, vamos a entregar alma, vida y corazón por este país y vamos a construir una democracia participativa”.

“Vamos a desarrollar una agenda construida con los distintos sectores de este país: obreros campesinos, sindicatos y la empresa privada”, prosiguió la candidata.

“Iniciaremos de inmediato ante el Consejo Nacional Electoral (CNE) todas las acciones administrativas y legales para garantizar una fórmula de unidad hasta alcanzar junto al pueblo, la victoria e iniciar de inmediato un gobierno de integración y reconciliación nacional”, indicó un acuerdo entre ambas instituciones políticas.

$!Acuerdo emitido por el Partido Libre y el Partido Salvador de Honduras.

Honduras realizará sus elecciones generales el 28 de noviembre. En la contienda electoral del país, donde no se hace segunda vuelta, la oposición tiene la posibilidad de ganar la presidencia y suceder al actual gobernante Juan Orlando Hernández, quien concluirá su mandato el 27 de enero de 2022, el segundo desde 2014.

Los candidatos de los otros partidos con más opciones de triunfo son Nasry Asfura, del gobernante Partido Nacional (conservador); y Yani Rosenthal, del Partido Liberal.

Según proyecciones de analistas, cualquier candidato que gane la presidencia de Honduras lo hará con poco respaldo en las urnas por el desencanto de la mayoría de la gente con los políticos, que no han podido mejorar las condiciones de vida 40 años después del retorno a la democracia.