"

San Pedro Sula, Honduras.

Xiomara Castro, quien aspira a convertirse en la primera mujer presidenta de Honduras bajo la bandera de un 'socialismo democrático', es la aguerrida esposa del derrocado mandatario Manuel Zelaya, que forjó su liderazgo encabezando las protestas contra el golpe de Estado de 2009.

Un sombrero blanco sobre su cabello castaño anudado al cuello muestra la omnipresencia del marido en su candidatura por el partido Libertad y Refundación (Libre), fundado por Zelaya en 2011 al volver del exilio tras el golpe.

'Nadie puede desconocer que tengo 37 años de compartir mi vida con él', dijo a la AFP al justificar que Zelaya, luciendo siempre un sombrero siempre a lo vaquero a tono con su bigote negro, sea su principal asesor, el coordinador de Libre y candidato a diputado.

Especial: Elecciones Honduras 2013

Pero 'Xiomara', como la llaman sus seguidores, defiende haberse ganado a pulso la popularidad que la tiene en empate técnico (27% contra 28%) con el candidato del gobernante Partido Nacional (PN), Juan Orlando Hernández, según la última encuesta.

'Ustedes me conocen perfectamente... cuando acompañé a Mel (Manuel) en su lucha política, estuve al lado de él siempre', dijo en su cierre de campaña, acompañada por Zelaya.

Esta mujer de 54 años, siempre maquillada y de uñas pintadas, salió de las sombras de primera dama a las calles al frente de masivas protestas para exigir el retorno de Zelaya, derrocado por militares, empresarios y políticos derechistas el 28 de junio de 2009.

¡Las decisiones las tomo yo!

Castro, quien usa el 'de Zelaya' como 'apellido de casada' bajo la norma tradicional, dice que su país está preparado para tener una presidenta. De ganar sería la cuarta en Centroamérica, tras Violeta Chamorro (Nicaragua), Mireya Moscoso (Panamá) y Laura Chinchilla (Costa Rica).

Sus detractores aseguran que quien mandaría es él, pero la pareja tilda de machista el comentario. 'Con la capacidad del presidente Zelaya voy a tener siempre a un asesor de nivel, pero definitivamente las decisiones las tomo yo. Solo hay una silla y esa silla solo la voy a ocupar yo', comentó Xiomara a la AFP.

Castro, para quien Zelaya 'ha sido el mejor presidente en la historia' de Honduras, propone una Asamblea Constituyente para 'refundar' un país con independencia de poderes y un modelo 'incluyente' en vez del neoliberal.

Admira los movimientos de izquierda en Venezuela, Bolivia y Ecuador, y comparte los principios del 'socialismo del siglo XXI' que impulsó el fallecido Hugo Chávez. Fue la convocatoria a la Constituyente y el acercamiento al venezolano lo que precipitó el golpe en 2009.

Pero Castro habla de un 'socialismo democrático a la hondureña', sin modelos importados, y promete a los empresarios garantías para sus inversiones.

El líder industrial Adolfo Facussé, quien apoyó el golpe, la ve incluso como 'opción de cambio'.

Contraria a la propuesta de Hernández, defensor de la militarización de la seguridad ciudadana, Castro apuesta por una 'policía comunitaria' contra las pandillas y los soldados en las fronteras para frenar a pandillas y narcotraficantes, en el país más violento del mundo.

'Con 'Mel', el proyecto'

Sin la experiencia política de Hernández, diputado por 15 años y hoy astuto jefe parlamentario, 'Xiomara' ha debido aprender rápido a moverse en la arena electoral. Sus trajes conservadores los cambió por los jeans, la camisa blanca y una bufanda roja -emblema de Libre- más propios para la faena en campaña.

Nació en Tegucigalpa en una familia de clase media. Su padre, Irene Castro, es paradójicamente asesor de un gran terrateniente que mantiene un conflicto sangriento con los campesinos.

Estudió en colegios católicos, se casó a los 16 años y se fue a vivir a Olancho, tierra natal de Zelaya. Tienen cuatro hijos (Zoé, Héctor Manuel, Xiomara Hortencia 'La Pichu' y José Manuel) y cuatro nietos.

'Somos una familia muy unida, muy compacta, el proyecto de uno es el proyecto de todos', añadió Castro, quien sale frecuentemente abrazando niños en los mitines.

Dedicada desde joven a la familia, emprendió una vida empresarial junto a Zelaya, administrando sus haciendas y negocios de ganadería, lechería, maderas y cultivos.

'Me gusta hacer de todo, me gusta el campo, sembrar la tierra, el ganado y cocinar de todo', aseguró a la AFP. 'Con 'Mel' tengo un proyecto de vida', subrayó.

mis/tm/cd

"