San Pedro Sula, Honduras.
Censos elecciones generales Honduras 2021

1_Están convocados 5,182,436 de hondureños para la contienda electoral.

2_ Más de 10,000 personas aspiran a un cargo de elección popular.

Más de 5 millones, de los 9.5 millones de habitantes que tiene Honduras, han sido convocados a los comicios de este 28 de noviembre para elegir a un presidente para el período 2022-2026, así como tres vicepresidentes, 298 alcaldías municipales, 128 diputados al Congreso Nacional y 20 al Parlamento Centroamericano.

Pasadas las 7:00 am, los consejeros del Consejo Nacional Electoral (CNE) dieron una comparecencia de prensa para dar por iniciadas oficialmente las votaciones en todo el país. En el evento simbólico intervinieron Kelvin Aguirre, Rixi Moncada y Ana Paola Hall.

Tras dar por abiertas las votaciones se presentaron varias incidencias en distintas partes del país: quejas por la tardanza en habilitar urnas, lento avance de las filas ante los protocolos para ingresar a los centros, una mujer herida en las afueras de un establecimiento en Omoa y un corte de fluido eléctrico.

En la contienda participan legalmente 14 candidatos presidenciales, pero según las intenciones de voto, son tres los que se perfilan como favoritos: Xiomara Castro (62), del Partido Libertad y Refundación (Libre), en alianza con la Unión Nacional Opositora de Honduras (Unoh), quien por tercera vez busca ser presidente de Honduras luego de la salida de su esposo Manuel Zelaya de la presidencia del país en 2009; Nasry Asfura (63), del Partido Nacional, en el poder, alcalde de Tegucigalpa desde el 25 de enero de 2014 y popular por sus proyectos de construcción local; Yani Rosenthal (56), del Partido Liberal, quien estuvo preso en los Estados Unidos.

Xiomara Castro de Zelaya busca hacer historia al convertirse en la primera mujer presidente de Honduras, un país en el que la participación de la mujer en la política ha sido muy limitada.

Por su parte, Nasry Asfura promete una Honduras en bonanza para los próximos cuatro años. De su lado, Yani Rosenthal, quien ha defendido su candidatura como parte de su proceso de reinserción social tras cumplir una pena en cárcel de Estados Unidos, asegura que recuperará el país en favor de toda la población, atrayendo empleos, inversión, mejor educación y salud.

El presidente que salga electo será el sucesor de Juan Orlando Hernández, quien el 27 de enero de 2022 concluirá su segundo mandato consecutivo, desde 2014 que alcanzó la presidencia.

En la contienda se instalaron 5,755 centros de votación y 18,293 juntas receptoras, de estas, 20 están en 14 ciudades de Estados Unidos y en seis países de Centroamérica.

Las autoridades del Consejo Nacional Electoral (CNE), órgano rector del proceso, afirmaron que la elección se desarrollará de manera ordenada y con todas las garantías. De acuerdo con el cronograma electoral, una vez cerradas las votaciones serán los miembros de las juntas receptoras los que procederán a cotejar la validez de cada voto y consignar los resultados en una acta, la que será escaneada y transmitida de forma digital al centro de procesamiento de datos en Tegucigalpa.

El CNE indicó que, a las 8:00 pm, en sesión pública del Pleno, dará a conocer los resultados preliminares que se hayan transmitido por departamento y estableciendo los porcentajes precisos en el nivel electivo presidencial.

Se estima que 1.5 millones de hondureños residen en el extranjero, algunos que emigraron legalmente y otros de forma indocumentada, por lo que sólo podrá votar un pequeño porcentaje.

El órgano electoral habilitó a 15,696 hondureños que residen en Estados Unidos y Centroamérica para que puedan participar de la fiesta democrática que vive el país.

En Estados Unidos se habilitaron 14 ciudades con la misma cantidad de centros de votación. Estas ciudades son: Houston, Los Ángeles, Miami, Nueva Orleans, Nueva York, Washington, Atlanta, Chicago, Dallas, McAllen, Seattle, Boston, San Francisco y Charlotte.

Los hondureños en Estados Unidos se concentran principalmente en la costa este y oeste y en el sur del país. La mayor comunidad se encuentra en la ciudad de Nueva York, seguida por Miami, Houston, Washington, Los Angeles y Dallas-Fort Worth-Arlington, de acuerdo con el Migration Policy Institute.

La empresa Magic Software Argentina (MSA) es la encargada de manejar el sistema de Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (TREP) de las elecciones generales. Este sistema tiene la información que se proporcionó en el último proceso de identificación nacional que realizó el Registro Nacional de las Personas (RNP), el cual superó los cinco millones de enrolados.

El nuevo censo para estas elecciones, tomado de la base del RNP, excluye a los fallecidos, a los inhabilitados judicialmente, hondureños que emigraron y no realizaron el enrolamiento que, por medio de un sistema digital biométrico, recabó los datos personales, la firma, imagen facial y huellas dactilares.

Analistas políticos coinciden que la juventud definirá las elecciones generales de Honduras, pues según informes recientes de la empresa privada y el RNP, ese sector representa alrededor del 50% de los electores.

Diversos sectores aseguran en que si hay elecciones limpias, el país comenzará a recuperar la estabilidad política y social para hacer frente a los múltiples problemas que lo afectan como la pobreza, desempleo, violencia, narcotráfico, corrupción e impunidad.

Esta campaña conflictiva ha generado preocupaciones sobre lo que pueda pasar en el marco de las elecciones. Si el resultado es muy cerrado, los observadores temen que podría desatarse una crisis política similar a la de 2017.

En las últimas semanas diversos sectores del país y la comunidad internacional, con sus observadores, han venido abogando porque cese la confrontación e incitación al odio entre las principales fuerzas políticas que participan en la contienda.

Relacionada: El Chatbot que te ayudará a conocer más sobre Elecciones Honduras 2021

El secretario de Estado adjunto de Estados Unidos para el hemisferio Occidental, Brian Nichols, pidió durante una visita reciente a Honduras celebrar elecciones “transparentes y pacíficas”.

Las Naciones Unidas, Unión Europea (UE) y Organización de Estados Americanos (OEA) han venido haciendo llamamientos a los hondureños a que hagan de las elecciones una fiesta y que se respeten los resultados.

Organismos de derechos humanos e instituciones como las iglesias también han expresado su preocupación porque han muerto de manera violenta al menos 31 personas ligadas a partidos políticos en el contexto electoral, aunque las autoridades policiales aseguran que estos hechos no tuvieron motivación política.

El jefe de las Fuerzas Armadas de Honduras (FFAA), Tito Livio Moreno, garantizó la seguridad en todos los centros de votación. La entidad armada hizo un despliegue en todo el país para que la población ejerza el sufragio de manera segura.

El plan de seguridad contempla acciones en las carreteras, centros de votación, juntas receptoras de votos, centros de acopio, en los consejos municipales departamentales, en las zonas donde están las antenas de transmisión y generadores eléctricos.

Por su parte, la Dirección Nacional de Vialidad y Transporte (DNVT), mediante la implementación de un plan estratégico, puso en marcha las políticas de tránsito y seguridad vial en el ámbito nacional, en concordancia con las normas jurídicas establecidas en el país para el proceso de elecciones generales 2021.

En el desarrollo de las funciones policiales se cuenta con la disposición de los más de 19,000 agentes que están aprestos en mantener la seguridad del país.

Mediante el plan se disponen los operativos en que se utilizan alcoholímetros, velocímetros y radares, entre otros instrumentos que contribuyen a mantener la prevención de accidentes viales.

La institución policial hizo un llamado al respeto de las normas de tránsito, recordando las reglas de velocidad, 40km/h en los bulevares, 80km/h en el anillo periférico y en las carreteras del país 80 a 100 km/h.

Del mismo modo, el Congreso Nacional aprobó un dictamen para la prohibición de portación de armas durante 10 días antes y después de las elecciones generales. El dictamen establece que ningún ciudadano podrá circular de manera pública portando armas de fuego ni de ningún otro tipo.

A nivel nacional se suspendió la aplicación de la vacuna antivocovid este domingo para que todos los hondureños acudan a votar en las elecciones generales. La Secretaría de Salud contabilizó a la fecha más de 8 millones de hondureños vacunados contra el covid-19, entre primera, segunda y dosis de refuerzo.

Mañana lunes se reanudará la inoculación en todo el territorio hondureño para hacerle frente a la pandemia del covid. La cifra de casos en Honduras supera los 377,000 desde el inicio de la pandemia, de estos, más de 10,000 personas han sido registradas como muertas.

Según cifras del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), un millón de personas en el sector formal están desempleadas, mientras que más de 1.5 millones tienen problemas de ingresos en el sector informal. El principal problema del hondureño es la falta de empleo, quien llegue a la presidencia debe empezar el día uno con medidas que incentiven el empleo.

Quien reemplace al presidente Juan Orlando Hernández deberá enfrentarse a una dura situación económica, al persistente problema de la violencia de organizaciones criminales y los crecientes flujos migratorios, así como las secuelas derivadas de la pandemia del covid-19.

Quien llegue al pader también deberá lidiar con la relación con Estados Unidos debido a los últimos señalamientos de narcotráfico y corrupción en contra de funcionarios y exfuncionarios.

Según datos citados por el Banco Mundial (BM), Honduras ha registrado en los últimos años un porcentaje promedio del 48% de pobreza, con un PIB per cápita de unos US$ 2.405, ubicado entre los más bajos de América Latina. Datos del Banco Mundial también muestran que Honduras es el segundo país más pobre del continente, después de Haití.

Los hondureños acuden a las urnas en un país polarizado, bajo la permanente sombra de lo acontecido en 2009, la pandemia desde marzo de 2020 y el azote de los huracanes Eta y Iota ocurridos a finales de noviembre de 2020. La crisis de junio de 2009 se agudizó luego de los comicios de noviembre de 2017, cuando fue reelegido Juan Orlando Hernández, según la oposición, mediante un “fraude”.