03/12/2023
03:35 PM

Déficit de vivienda: el 39% de los copanecos alquilan casa

Se estima que al menos 27,840 personas, es decir un 39.4% de la población de Santa Rosa de Copán alquila o presta casa porque carecer de una vivienda propia.

Santa Rosa de Copán, Honduras

Santa Rosa de Copán, la próspera cabecera departamental del occidente de Honduras, brilla con su desarrollo económico y cultural, pero bajo su fachada de progreso se oculta una problemática que ha crecido en las últimas décadas: la falta de viviendas accesibles para gran parte de su población.

Se estima que la población actual de Santa Rosa asciende a 70,680 personas.

Según el último análisis de la Unidad de Información y Estadística municipal, en Santa Rosa un 33.7% de su población alquila, un 5.7% reside en una casa prestada, mientras que un 1.4% está en proceso de pagar una vivienda.

Es decir que un 39.4% de la población, o sea unas 27,840 personas, no tienen vivienda propia.

En contraste, tan solo el 59.2% tiene la dicha de contar con vivienda propia.

Nelson Suazo, encargado de la Unidad de Desarrollo Urbano de la municipalidad de Santa Rosa, señaló que aunque se han aprobado proyectos habitacionales como Bella Aurora 2 y Valle de Ángeles, la tendencia actual es construir en las zonas rurales debido al alto costo del suelo en la ciudad.

Entre las áreas rurales en proceso de urbanización se encuentran La Majada, Quezailica, El Corralito y El Rosario, todas aldeas de Santa Rosa, que esperan la legalización y aprobación de sus proyectos.

El ingeniero Jorge Edgardo Coto, desarrollador de un proyecto de urbanización en proceso de legalización, lamentó la falta de un plan de vivienda social sostenible en Santa Rosa de Copán.

Destacó que “las instituciones de previsión y gremiales no han impulsado proyectos de vivienda social en décadas, siendo el último ejemplo la colonia de Los Maestros en 1990”.

Explicó que uno de los obstáculos que enfrentan los desarrolladores de viviendas es la elevada carga impositiva municipal, que alcanza un 20%, lo que se traduce en viviendas más costosas.

Además, la burocracia no solo a nivel municipal, sino también estatal, incluyendo los permisos ambientales, contribuye a encarecer la vivienda en la ciudad.

Coto aseveró que “las cuotas para adquirir una vivienda de clase media no bajan de 18,000 lempiras, y en los últimos años, el costo de una vivienda de esta categoría ha aumentado de 1.3 a 2 millones de lempiras, lo que limita el acceso a la vivienda propia para muchas personas”.

En este contexto, el ingeniero civil hizo un llamado a que se abran las puertas a desarrolladores de proyectos habitacionales para que puedan abordar la creciente demanda de viviendas en Santa Rosa de Copán.

Además, instó a los gremios, el gobierno y los institutos de previsión a involucrarse en la creación de soluciones asequibles para la población, garantizando que la prosperidad de la “capital del occidente” se refleje en una vivienda digna para todos sus habitantes”.