Comayagua, Honduras

Honduras inauguró este viernes el aeropuerto internacional de Palmerola, que comparte espacio con una base de soldados estadounidenses, para reemplazar a Toncontín, uno de los más peligrosos del mundo.

Puede leer: Aerolíneas comienzan proceso de transición en Palmerola

Los primeros vuelos en Palmerola, ubicado en el valle de Comayagua, a 75 kilómetros al norte por carretera de Tegucigalpa, no saldrán hasta en un mes, cuando se terminen la torre de control y facilidades para aerolíneas y pasajeros.

Con Palmerola “Honduras se pone a la vanguardia en conectividad aérea”, destacó el presidente Juan Orlando Hernández en un discurso durante la ceremonia de inauguración.

“Vamos a mantener la terminal civil y nuestra fuerza de tarea conjunta (militar con Estados Unidos) porque eso es bueno para Honduras”, añadió.

Además: Toncontín estaba limitado por su topografía, no podía crecer

Las instalaciones aeroportuarias, que tienen una pista de 2.800 m, siete mangas y el edificio de la terminal de 39.000 m2, fueron construidas a un costo de unos 200 millones de dólares. Será operado por una empresa hondureña con un consorcio alemán, en una concesión de 30 años.

Estados Unidos construyó la base de Palmerola en 1985, durante la Guerra Fría, bajo su estrategia de combate contra los movimientos guerrilleros en Centroamérica. Aún permanecen al menos 500 efectivos estadounidenses para tareas conjuntas con sus pares hondureños.

$!La esperada inauguración de Palmerola llega después de varios años de gestión y construcción del proyecto. Fotografía: Melvin Cubas

También opera ahí la base de la Fuerza Aérea Hondureña.

Toncontín, que mueve unos 800.000 pasajeros por año y que quedará para vuelos nacionales, está considerado como uno de los aeropuertos más peligrosos del mundo, por organismos internacionales de aeronáutica.

De interés: Temen que Toncontín no sea rentable y desaparezca

Para aterrizar en este aeropuerto ubicado en una pequeña planicie rodeada de elevadas montañas, los pilotos tienen que remontar laderas a veces cubiertas de neblina, luego descender con gran inclinación sobre techos de casas, y cerca de un bulevar, a una pista de apenas 1.900 m.

Con los temerosos pasajeros, los pilotos tienen que calcular con precisión el contacto del tren de aterrizaje en el asfalto y frenar de inmediato para no caer en un precipicio y una calle muy transitada de vehículos.

Cuando despegan tienen que elevarse de inmediato para no estrellarse en cerros cubiertos de barrios pobres.

$!El evento fue amenizado con algunas presentaciones artísticas durante la noche del viernes. Fotografía: Melvin Cubas

El mayor accidente se registró en octubre de 1985 cuando un Boeing se estrelló en una montaña antes de iniciar el descenso, con saldo de 131 muertos.

En febrero de 2011 perecieron 14 personas también al chocar su aeronave contra la montaña.

Además, dos aeronaves se salieron de la pista: el 30 de mayo de 2008, con un saldo de cinco muertos, y el 22 de mayo de 2018, cuando nueve personas resultaron heridas.

Reacciones

“Con la presentación del Aeropuerto Internacional de Palmerola enviamos el mensaje que Honduras está lista para hacer negocios, para tener relaciones de ganar-ganar con los inversionistas, para generar miles de empleos y prosperidad”, dijo el presidente Juan Orlando Hernández durante su discurso.

El mandatario destacó que Palmerola contribuye al desarrollo logístico de Honduras y representa a su vez “un paso más en ese sueño integracionista de nuestro general Franciso Morazán. Hoy somos un país 100% abierto al comercio, turismo, servicios logísticos, financieros y al intercambio de bienes”.

$!La nueva terminal aérea de Honduras está ubicada en la zona central del país. Fotografía: Melvin Cubas

Hernández aprovechó para recordar que “muchos Gobiernos hablaron de Palmerola, pero nunca hicieron nada”, al tiempo que adelantó que el sueño de facilitar el tránsito por Honduras no solo parte de la inauguración del aeropuerto, sino que además se creará una ciudad aeropuerto en el valle de Comayagua con la operatividad de Palmerola y bajo un plan maestro elaborado hace dos años atrás por los alcaldes de la zona de influencia.

En tanto, Lenir Perez, presidente de grupo Emco, hizo énfasis en los beneficios que traerá la obra. “Le garantizamos al pueblo hondureño que habrá pasajes aéreos más económicos, que este proyecto generará empleo y desarrollo. Es un sueño que solo pudimos hacer realidad con un enorme esfuerzo y confianza en nuestro país Honduras”.

Por su parte, Peter Fleming, presidente ejecutivo de la División de Aeropuertos de Grupo Emco, destacó que el aeropuerto es una muestra que los empresarios nacionales dicen presente en el desarrollo de Honduras.

“Cuando asumí la dirección de este proyecto comprendí la responsabilidad, el compromiso y la dedicación que se requería para poder desarrollarlo. La misión era inmensa, era un objetivo bastante fuerte, pero hacer realidad el sueño de que Honduras tenga un aeropuerto de primer nivel no era para menos”, dijo el ejecutivo en su discurso.

Fleming agregó que a pesar de las adversidades provocadas por la pandemia del covid-19, tanto la construcción del aeropuerto como su eventual puesta en marcha significan un instrumento fundamental para la reactivación económica del país.

“Es la infraestructura que hará frente a la nueva realidad mundial, pero principalmente un motor para la generación de empleos del país”, destacó Fleming.

El ejecutivo agregó que el proyecto aeroportuario se construyó basado en tres principios primordiales: garantizar la seguridad operacional de las líneas aéreas y de los pasajeros, dotar al país de uno de los aeropuertos más modernos de la región y referente para Latinoamérica e incentivar la competitividad y la conectividad aérea para generar una rebaja sustancial en las tarifas aéreas y, al mismo tiempo, abrir más conexiones directas.

“Esta obra es la prueba de que cuando los hondureños nos lo proponemos, podemos hacer las cosas bien”, refirió Epaminondas Marinakys, presidente de la Cámara Nacional de Turismo en Honduras (Canaturh).

El empresario recordó que ante la crisis logística mundial derivada del incremento al costo de los fletes obliga a todas las industrias a buscar alternativas. Una de ellas versa en fortalecer los servicios aeroportuarios.