Más noticias

Temen que Toncontín no va a ser rentable y desaparecerá

La terminal aérea de la capital quedará para vuelos locales y de carga aérea, en su mayoría paquetería, y para helicópteros y aviones privados.

TEGUCIGALPA.

Sectores de la población temen que Toncontín desaparecerá de forma definitiva y eventualmente su predio sea un negocio de bienes raíces.

Con la apertura de Palmerola como terminal aérea civil, cuya ceremonia inaugural se desarrollará mañana por la noche, el aeropuerto de la capital dejará de operar vuelos internacionales en las siguientes semanas.

Toncontín, según han indicado funcionarios de la Superintendencia de Alianza Público Privada (SAPP), seguirá operando con vuelos de carga aérea, en su mayoría de paquetería, Fuerza Aérea y toda la aviación civil privada comercial, es decir, de helicópteros y aviones que ya operan en la terminal aérea.

“Ya ha empezado la cuenta regresiva para colocarle la lápida al aeropuerto capitalino, paradójicamente es como regalo de cumpleaños cuando arriba al siglo de existencia”, dijo José María Betancourt, expresidente de la Cámara de Comercio e Industrias de Tegucigalpa (CCIT).En criterio del empresario, un aeropuerto que solo opere vuelos locales no será exitoso y por consiguiente, Toncontín desaparecerá.

“La intención (de los gobernantes) es usar los predios para desarrollo urbano”, agregó.En una entrevista a una radio capitalina, el expresidente del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), Amilcar Bulnes, dijo que todo apunta a que Toncontín se convertirá en un negocio de bienes raíces, debido a que como disminuirá el número de operaciones, dejará de ser rentable.

Este giro que pronostica, hará de la zona “una de las de mayor plusvalía”, agregó.De 1962 a 2011, el aeropuerto de la capital ha registrado diez accidentes aéreos que han provocado la muerte de más de 170 personas. Al tener una pista corta y ubicarse dentro de Tegucigalpa, caracterizada por su cordillera alta y sus varios distritos residenciales, Toncontín es un desafío para los pilotos.

Industria aérea

Antes de la pandemia por covid-19, el sector aéreo en la región generaba alrededor de 1.3 millones de empleos y más de $27 mil millones de contribución económica. Las aerolíneas, los operadores aeroportuarios, las compañías que operan en los aeropuertos (restaurantes, tiendas, etc.), las productoras aeronáuticas, y los proveedores de servicios de aeronavegación emplean a 1,900 personas en Honduras, según los datos más recientes disponibles.

Los aviadores deben navegar por el terreno montañoso y ejecutar un giro de 45 grados antes de realizar el aterrizado empinado en la pista de 2,021 metros de longitud. Con estas características es usual que el aeropuerto figure en listados internacionales de los más peligrosos del mundo.Uno de los más recientes lo elaboró justamente el medio canadiense MoneyWise, que ubicó a la terminal aérea en un listado entre 22 aeropuertos, según el criterio de pilotos calificados.

Toncontín seguirá vivo y radiante, ya que estará unido con un cordón umbilical a Palmerola”, aseguró el docente y politólogo Edgardo Rodríguez en una columna de opinión reciente. Usuarios han hecho hincapié en los 73 kilómetros de distancia entre Palmerola y Tegucigalpa.

Para ofrecer opciones a los pasajeros, ejecutivos de Palmerola International Airport (PIA) anunciaron el servicio de transporte terrestre “Palmerola Connect” que enlazará de forma exclusiva y gratuita Palmerola con la terminal de Toncontín.

“Tendremos cinco unidades nuevas y equipadas para que los pasajeros puedan viajar seguros y cómodos hacia Palmerola”, dijo Peter Fleming, presidente de la División de Aeropuertos de Grupo Emco y representante de PIA.

Las unidades saldrán de acuerdo al horario de los vuelos, con al menos tres horas de anticipación para que los pasajeros tengan tiempo suficiente de llegar a realizar su registro y hacer todas sus diligencias, agregó.

Además, líneas aéreas planean hacer vuelos de bajo costo, de alrededor de $40 (960 lempiras) para conectar las ciudades.Por su parte, el economista Luis Orellana es del criterio que Toncontín es una edificación del alto valor histórico para el país.

“Además proporciona empleo por su actividad económica; comercio y variados servicios, que dentro del mismo se desarrollan”.Según el especialista, la inversión sostenida durante los 100 años de historia “resulta considerable y no debe de perderse”.