Informe de Estados Unidos: "Honduras no fomenta narcotráfico ni lavado de activos"

Según un informe del Gobierno de Honduras, durante estos siete años Fusina decomisó 23,688 kilos de cocaína y 199,672 libras de marihuana.

Las autoridades han incautado miles de kilos de cocaína tras el derribo de narcoavionetas.
Las autoridades han incautado miles de kilos de cocaína tras el derribo de narcoavionetas.

Tegucigalpa, Honduras.

Un reciente informe de Estrategia Internacional para Control de Narcóticos (INCSR, por sus siglas en inglés) del Departamento de Estado de Estados Unidos se refirió a las acciones emprendidas por Honduras contra el narcotráfico.

“Honduras no fomenta ni facilita la producción o distribución de drogas ilícitas, ni participa en el blanqueo del producto de la venta de drogas ilícitas, pero la corrupción sigue estando muy extendida en el ámbito público de instituciones”, cita el informe.

En el informe se detalla que entre enero y agosto las autoridades hondureñas incautaron en Puerto Cortés 642,680 kilogramos de óxido de calcio y 20,716 kilogramos de carbonato de potasio presuntamente desviados para producción ilícita.

Asimismo, señala que durante los primeros nueve meses de 2020 las incautaciones de cocaína superaron las de 2019, pero los nuevos buques comprados por la Armada de Honduras no están activos en operaciones antidrogas debido a falta de combustible (que también restringe el abordaje proactivo) y un presupuesto de mantenimiento inadecuado.

El INCSR también detalla que el cultivo de coca a pequeña escala ha estado presente en Honduras durante al menos la última década.

Puede leer: Presidente de Honduras asegura que narcos dan "falso testimonio" en su contra

El informe del Departamento de Estado subraya que entre las medidas implementadas por las autoridades hondureñas para combatir el tráfico de drogas se puede mencionar la aplicación de la justicia a la Policía, el Ejército y otros funcionarios gubernamentales involucrados en el tráfico de drogas y delitos relacionados.

narco 2.5(1024x768)
Honduras mantiene operativos marítimos ante el paso constante de droga hacia los Estados Unidos.


Estados Unidos se compromete con las autoridades hondureñas, en su primer informe desde que tomó posesión el presidente Joe Biden, para negar a los narcotraficantes el uso del territorio hondureño, aumentar las incautaciones, facilitar las extradiciones de los traficantes, apoyar los enjuiciamientos en Honduras y construir una presencia de seguridad más sólida en las áreas afectadas.

Colaboración

Asimismo, menciona que para combatir el lavado de activos en el último trimestre de 2019, Honduras, bajo coordinaciones de la Comisión Nacional de Bancos y Seguros (CNBS) y con el apoyo de donantes, estableció una estrategia sobre lavado de dinero y combate a armas de destrucción masiva para implementar leyes y regulaciones relacionadas.

La Ley de Soberanía Aérea de Honduras es un posible primer paso hacia el fortalecimiento de la cooperación entre los Estados Unidos y Honduras en la lucha contra el tráfico aéreo de drogas, ya que el Gobierno hondureño no tiene la capacidad de rastrear todos los vuelos sospechosos de tráfico de drogas sin apoyo externo.

Además: Cronología: Honduras, 40 años de ser trampolín del narcotráfico

De la misma manera, la tasa de seguridad, instituida en 2014 para compensar los desafíos de financiamiento, ha ayudado a las agencias de seguridad; sin embargo, se requieren más fondos para poder seguir luchando contra estos grupos.

Estados Unidos recordó que brinda asistencia a Honduras a través de la iniciativa de seguridad regional de Centroamérica, al tiempo que remarcó que tiene una estrecha colaboración con el Gobierno de Honduras para crear un centro combinado para operaciones interagenciales y así coordinar las operaciones de interdicción y el intercambio de información entre el Ejército, la Policía, investigadores y fiscales hondureños.

Aún hay "lagunas" contra el narcotráfico

Para finalizar, Estados Unidos aseguró continuar ayudando a desarrollar la capacidad de las instituciones hondureñas para combatir las drogas, corrupción y otros asuntos criminales. Al tiempo que apuntó que las autoridades hondureñas demostraron capacidad mejorada para realizar interdicciones en 2020, combustible insuficiente, brechas de comando y control, falta de confianza entre las instituciones militares, comunicaciones limitadas y de aplicación de la ley.

Julián Pacheco, ministro de la Secretaría de Seguridad, manifestó que "esta es una radiografía de lo que ha estado pasando en Honduras en los últimos ocho años con relación al narcotráfico en tres grandes áreas: combate a las estructuras criminales ligadas con extraditados, intercepción de droga en todas sus denominaciones, sobre todo en Olancho y Colón, así como la unidad especial que se ha venido trabajando a través de la inteligencia financiera".

Pacheco Tinoco reonoció que "falta mucho por hacer, pero por lo menos ya se encontró la ruta contra las estructuras y eso motiva a seguir trabajando".

La Prensa