Policía de Costa Rica también estaba infiltrada por el narco

Diez oficiales activos fueron capturados en la facción costarricense de la operación Panamericano. La red estaba siendo investigada desde febrero.

En los allanamientos, los oficiales decomisaron cinco carros, dos motos, 11 armas de fuego, celulares, más ¢3 millones (entre colones y dólares) y equipos de computación.
En los allanamientos, los oficiales decomisaron cinco carros, dos motos, 11 armas de fuego, celulares, más ¢3 millones (entre colones y dólares) y equipos de computación.

San José, Costa Rica.

El crimen organizado también logró penetrar las estructuras de la Policía Nacional de Costa Rica.

El operativo transnacional denominado operación Panamericano realizado un día después de la captura del hondureño Wilter Blanco Ruiz, líder del cartel del Atlántico, también sirvió para desarticular parte de una banda dedicada a trasegar droga a Estados Unidos.

En la acción liderada por el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) se asestó un fuerte golpe a una banda dedicada al tráfico internacional de droga.

La Policía detuvo a 36 personas presuntamente vinculadas con la organización.

Entre ellas hay 10 policías, cinco de ellos de la Fuerza Pública, dos de la Policía Turística, dos de la Policía de Tránsito y uno de Guardacostas. Ellos fueron identificados con los apellidos Banegas Zúñiga y Martínez Castro, de la Policía Turística. Además, Guido Chavarría, Obregón Hernández, Chavarría Gonzaga, Vanegas Morales y Ruiz Mojica, de la Fuerza Pública, así como Cambronero Romero y González Ruiz, de Tránsito.

JF CostaRica4 241116(1024x768)
En los decomisos realizados también aseguraron siete carros, tres motocicletas, armas y dinero en efectivo. La investigación continúa bajo el expediente 16-000355-396-PE.

Todos fueron capturados en los 31 allanamientos que tuvieron lugar en los cantones de La Cruz y Liberia, en Guanacaste, y Upala, en Alajuela. “Parte de la actividad de tráfico de la organización criminal implicaba el desplazamiento por rutas terrestres. Los oficiales de la Policía garantizaban la seguridad del tránsito del clorhidrato de cocaína, avisaban de eventuales retenes o áreas de vigilancia y daban consejos para evadir acciones de otros policías valientes y de la justicia penal en general. Además, recibían dinero como consecuencia de su participación”, explicó Walter Espinoza, director del OIJ al diario La Nación de ese país.

Trasladaban droga. Nils Ching, subdirector de la Fuerza Pública, confirmó la detención y aseguró que se abrirá un proceso disciplinario en contra de los policías involucrados.

“Vamos a continuar con las diligencias y a recabar la información necesaria y pertinente para iniciar un proceso de despido de estos servidores judiciales”, mencionó Ching. De acuerdo con las autoridades, la investigación arrancó en febrero de este año, cuando se recibió un informe de la situación.

El seguimiento del caso permitió determinar que el grupo trasladaba alijos de droga hasta la frontera norte con Nicaragua para luego llevarla a un centro de acopio en Honduras y posteriomente a Guatemala o México, donde el tratamiento y almacenamiento se consideraba mejor para realizar el traslado a Estados Unidos.

Espinoza detalló que la banda era conocida como los “Cabezones”, debido a que el líder, un hombre de apellidos Delgadillo Salazar, era conocido como Cabezón. “Este caso estaba dirigido a la desestructuración de un grupo criminal integrado por personas de distintas nacionalidades que se dedicaban a la actividad exclusiva y planificada del tráfico, almacenamiento y transporte de clorhidrato de cocaína en el cantón de La Cruz, principalmente, y otros sitios aledaños”, manifestó.

La Prensa