Más noticias

Caen exoficial y dos policías activos ligados al narcotráfico

Los uniformados están acusados de tráfico ilícito de drogas y asociación ilícita. Según la acusación, aseguraban la ruta por donde pasaba la droga con destino a EUA.

Puerto Cortés, Honduras.

La operación Panamericano vuelve a poner en entredicho la imagen de la Policía Nacional.

En un operativo binacional realizado entre Honduras y Costa Rica se desarticuló una banda integrada por uniformados implicados en el narcotráfico.

Aunque no se estableció una vinculación directa con la captura del narcotraficante Wilter Blanco se confirmó a LA PRENSA que los detenidos tienen una relación directa con una facción del cartel del Atlántico, que lidera Blanco Ruiz en el litoral hondureño.

La fuente aseguró que la operación de ayer coincidió con la aprehensión de Blanco el martes en Heredia, Costa Rica.

Cada uno de los pasos de los policías capturados ayer fueron seguidos por personal de inteligencia de la DPI.
Estructura

En total fueron capturadas en Honduras nueve personas, pero solo trascendieron los nombres de cinco. Los detenidos son el subcomisario Ángel Antonio Velásquez Enamorado, capturado en Puerto Cortés; los policías activos Obed Diblaín Mencía Hernández (Cobra) y el policía preventivo Jorge Alberto Ponce Cáceres.

Asimismo, capturaron a José Luis López Flores, en El Paraíso, y Melvin Orlando Rodríguez Duarte, en Comayagua. Una de las primeras capturas se realizó en la residencial Vista Mar de Puerto Cortés, donde apresaron a Velásquez Enamorado.

Agentes de la Dirección Policial de Investigación (DPI), Fiscalía Especial Contra el Crimen Organizado y elementos de la Tropa de Inteligencia y Grupo de Respuesta Especial de Seguridad (Tigres) allanaron la casa del exoficial, quien se encontraba ahí junto con su familia.

En la vivienda había vehículo Jeep, color negro, placa PDQ 5627, el cual fue decomisado.

A las 12:07, el subcomisario fue llevado a un predio en Puerto Cortés, donde aterrizó un helicóptero que lo trasladó a Tegucigalpa. Al exoficia lo llevaron a las instalaciones de la DPI en Tegucigalpa, adonde también llevaron a Mencía Hernández y Ponce Cáceres.

En Honduras, la operación Panamericano se ejecutó ayer, además de Puerto Cortés, en Tegucigalpa, El Paraíso y Roatán, en la que se hubo 10 allanamientos en busca de los sospechosos.

$!Foto: La Prensa

Los Tigres rodearon la casa del exoficial Ángel Antonio Velásquez Enamorado, capturado en una residencial de Puerto Cortés y luego trasladado en helicóptero a Tegucigalpa, donde llevaron también a los otros dos policías, así como a dos civiles.
Los nexos

La investigación hecha por agentes de la DPI y la Fiscalía contra el crimen organizado revela que hay un gran número de policías que pertenecen a la banda organizada que se encarga del transporte de la droga.

Su papel es garantizar el paso por el territorio nacional y la entrega de los alijos de otros socios con los que mantienen conexiones en países de la región. Indican que durante algunos meses de investigación y varios días de vigilancia identificaron a los policías investigados, por lo que con los informes presentados al Ministerio Público, estas autoridades procedieron a solicitar las órdenes de allanamiento y de capturas.

Autoridades señalan que la operación Panamericano se realiza de forma conjunta con autoridades de Costa Rica, ya que allá también capturaron a personas vinculadas con la misma organización criminal dedicada a actividades de narcotráfico y trasiego de droga de Colombia a Estados Unidos.

$!Foto: La Prensa

El Ministerio Público dirigió técnica y jurídicamente la ejecución de los 10 allanamientos realizados en cuatro ciudades.
José Alfredo Alvarado Ponce, director de la DPI, informó que el oficial y los dos policías están acusado por el delito de tráfico ilícito de drogas y asociación ilícita.

Manifestó que el policía Jorge Alberto Ponce Cáceres fue detenido en Roatán, mientras que el policía que estaba asignado a los Cobras, en el departamento de El Paraíso.

Las autoridades de investigación afirman que hay más elementos ligados a la red de tráfico de drogas que estaban operando en varias zonas del país. A los policías y los dos ciudadanos detenidos, las autoridades los involucran con el extraditable Wilter Blanco, capturado el martes 22 de noviembre en Costa Rica. A Blanco lo sorprendieron en la vía pública en la ciudad de Heredia en Costa Rica, cuando estaba junto con tres personas.

Zonas estratégicas

Con las investigaciones se ha determinado que los civiles y oficiales de la Policía Nacional vinculados a esta red estaban asignados en zonas estratégicas por donde pasaban los cargamentos de droga.

Algunos son puntos fronterizos con Nicaragua y Guatemala que eran parte de las zonas por las que aseguraban el paso de la droga que venía de Costa Rica a un punto de Honduras.

Se confirmó que de Honduras los cargamentos de droga seguían su ruta a Estados Unidos, pero los narcotraficantes se aseguraban de tener “buenos contactos” para cuidar los puntos de la ruta en los que circulaban los cargamentos por tierra y mar.

Indican que algunos de los policías recibían instrucciones de altos oficiales solo para que el cargamento pasara con libertad.

Hoy, los acusados comparecerán ante un juez con jurisdicción nacional y la Fiscalía presentará los requerimientos fiscales por los delitos de tráfico ilícito de drogas y asociación ilícita.

Los acusados deberán enfrentar la audiencia de declaración de imputados, en la que la Fiscalía solicitará la detención judicial por los delitos de tráfico de drogas y asociación ilícita, que son delitos de crimen organizado. El Código Procesal Penal prohíbe las medidas sustitutivas a la prisión. Dentro de seis días, los cinco acusados deberán enfrentar las pruebas en la audiencia inicial.