Trabajo, Honduras.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) conmemora el 28 de abril de cada año el Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo y así promover la prevención de accidentes del trabajo y enfermedades profesionales.

Según un nuevo informe del organismo, que este año arriba a su centenario, el principal problema de los mercados de trabajo es el empleo de mala calidad. Millones de personas se ven obligadas a aceptar condiciones de trabajo deficientes.

Los datos recientes recabados para elaborar el informe Perspectivas sociales y del empleo en el mundo: Tendencias 2019 (WESO) indican que en 2018 la mayoría de los 3,300 millones de personas empleadas en el mundo no gozaba de un nivel suficiente de seguridad económica, bienestar material e igualdad de oportunidades.

Es más, el avance de la reducción del desempleo a nivel mundial no se ve reflejado en una mejora de la calidad del trabajo. Cerca un 36% de los trabajadores del planeta laboran en exceso (más de 48 horas semanales), lo que contribuye a problemas de seguridad y salud en su empleo, según la OIT.

Además
1Proyecciones en América Latina en 2019 Pese al repunte del crecimiento económico, se prevé que el empleo aumente solo el 1.4% al año en 2019 y 2020.

2Características de la población en la subregión El descenso lento de las cifras de desempleo regional se debe a las diferentes situaciones del mercado laboral de cada país. La informalidad y la mala calidad del trabajo siguen siendo generalizadas en todo tipo de empleo, refiere la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre América Latina y el Caribe.
La investigación subraya que los cambios en el ambiente laboral, incluyendo la automatización y digitalización, producen nuevos desafíos en la fuerza laboral, como el aumento de trastornos, tales como la ansiedad o la depresión. Cada año mueren 2.4 millones por enfermedades ligadas al trabajo y 374 millones sufren accidentes laborales en los que fallecen unas 380,000 personas, según cifras de 2017.

Aunque se observa “una mayor prevención para los riesgos conocidos”, según la experta de la OIT sobre seguridad y salud Manal Azzi, los cambios profundos en los lugares de trabajo presentan novedades que necesitan adaptaciones para seguir avanzando en la prevención.

La OIT señala que la pérdida de días de trabajo relacionada con los problemas de seguridad y salud laboral le cuesta a la economía mundial alrededor de un 4% de su producto interno bruto (PIB), y hasta un 6% en los países más afectados.

Además del costo económico debemos reconocer el inconmensurable sufrimiento humano que causan estas enfermedades y accidentes”, subrayó Azzi.