San Pedro Sula, Honduras.

Amenazas verbales, polémicos tuits y discursos antimigratorios de parte de Donald Trump durante su campaña política, hasta su ascenso a la presidencia de los Estados Unidos, tuvieron un claro impacto en el envío de remesas familiares a América Latina en su primer año de mandato.

En 2017, Honduras registró un crecimiento histórico en las remesas familiares de 11.9% hasta alcanzar un monto de $4,447.3 millones respecto a 2016.

El año pasado, la recepción de transferencias monetarias sumó $4,759.9 millones, que representó un aumento interanual del 10.6%, pero en un menor ritmo de crecimiento.

Remesas hasta ahora Al 11 de abril de 2019, Honduras recibió $1,401 millones en remesas, superior en 11.6% a la misma fecha de 2018.
Al respecto, el Programa Monetario del Banco Central de Honduras (BCH) para el período 2019-2020, proyecta que el ingreso por remesas familiares sufrirá un retroceso en el ritmo de crecimiento y se situará en 7.6% y 6.0%, lo que significará ingresos por $5,121.7 millones y $5,429.0 millones, respectivamente.

El BCH estima que la economía hondureña crecerá 3.3% este año y 3.7% en 2020, basado por el lado del gasto, la evolución esperada del consumo privado estaría liderando el crecimiento, sustentado en el ingreso disponible de los hogares que seguiría apoyado por los salarios y el flujo de remesas.

“La inversión privada continuaría mostrando un buen desempeño para los próximos dos años, resultado de la ejecución de proyectos en la agricultura, industria y transporte, aunado a la construcción de viviendas sociales y clase media”.

Contribución. Las remesas familiares equivalen a la quinta parte de la economía nacional, es decir que dos de cada 10 lempiras del PIB hondureño vienen de las divisas que envían los compatriotas del extranjero, la mayoría de Estados Unidos.

Con la desaceleración prevista el BCH para los siguientes meses en el ingreso de las divisas, “ se espera que el crecimiento de las remesas familiares se normalice, situándose cercano al promedio observado en años previos (2010-2016), explicado en parte por el menor desempeño previsto de la economía estadounidense”.

Un informe de la Comisión Económica para América Latina (Cepal) reveló que en 2018, Guatemala fue el mayor receptor de remesas en Centroamérica y el Caribe, con 28.670 millones de dólares registrados.

Le sigue República Dominicana, con $6.525 millones, con una participación de 22.8% de la economía de ese país, y El Salvador con $5.469 millones, con 19.1% del PIB. Siguió Honduras, luego Nicaragua con $1,501 millones (5.2%); Costa Rica, $533 millones (1.9%) y Panamá, $455 millones (1.6%).

Resultados. Esta semana, el Departamento del Comercio de Estados Unidos dio a conocer los resultados de la economía al primer trimestre de 2019, en el que revela una expansión de 3.2% en el producto interior bruto (PIB) de ese país.

El crecimiento se vio alentado por un aumento en la inversión del Gobierno, que compensó una fuerte desaceleración de los gastos de los consumidores. La subida registrada entre enero y marzo supera los cálculos de los analistas de un crecimiento del 2.3%. También supone un notable avance respecto del último trimestre de 2018, cuando el PIB aumentó un 2.2%”, reveló el informe. Al ser el principal socio comercial de Centroamérica, el comportamiento de la economía estadounidense incide de forma directa en la región.

“Aumento de las remesas a dos dígitos”: experto
Las remesas de los migrantes latinoamericanos a sus familias en 2018 aumentaron un 10%, hasta los 84,200 millones de dólares, una de las subidas anuales más altas de la última década, impulsada por la migración venezolana, guatemalteca y haitiana.

Los números continúan creciendo de manera sustancial. En 2016, el ritmo de crecimiento de las remesas había sido del 7.9%, y en 2017 se elevó al 8.2%. La tendencia al alza contrasta con el débil crecimiento económico en la región, de apenas 1.9% en 2018.

Venezuela es el caso más chocante; estimamos que los migrantes venezolanos en el extranjero están enviando remesas por valor de 2,000 millones de dólares desde al menos seis países. En concreto, gran parte de los migrantes venezolanos reciben las remesas mientras están en tránsito o en estadía temporal en países como Perú, Colombia o Ecuador. Esta es la primera vez que el reporte anual, que se basa en datos de los bancos centrales de los países, incluye información de Venezuela.

Centroamérica sigue siendo otro de los motores en la recepción de remesas, con cuatro países con una tasa de crecimiento de dos dígitos o próxima a ello, como Honduras (10.4%), Guatemala (13.4%), El Salvador (8.5%), y Nicaragua (7.9%). En estos países el flujo de remesas es especialmente importante ya que representa el 22% del PIB de El Salvador, el 20% de Honduras, el 12% de Guatemala y el 11% de Nicaragua. Por su parte, Haití sigue a la cabeza del alza en las remesas, al 17.2%.

¿QUIÉN ES? Manuel Orozco es el director del programa Desarrollo, Migración y Remesas del centro de pensamiento Diálogo Interamericano