Tegucigalpa, Honduras.

Los 713 kilos de cocaína que incautaron la semana pasada en el Golfo de Fonseca fueron incinerados ayer en el Primer Batallón de Infantería.

Autoridades de la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (Fusina) manifestaron que la droga era procedente de Colombia y los que la transportaban escaparon del lugar al darse cuenta que eran perseguidos por lanchas militares y dejaron el cargamento flotando en el mar.

La droga, valorada en 10 millones de dólares, quedó reducida a cenizas, bajo la supervisión de fiscales, autoridades de la Dirección de Lucha contra el Narcotráfico y Medicina Forense.

Eran al menos 18 fardos de cocaína pura los que transportaban en una lancha que merodeaba la zona del golfo. Según las autoridades militares, el decomiso fue un duro golpe a los narcotraficantes y aseguraron que continuarán con los operativos para que el país deje de ser ruta de paso para los carteles.

La incautación de la droga en el Golfo de Fonseca fue en duro golpe a los narcotraficantes.
La cocaína fue detectada por las autoridades cuando pretendían ingresarla a las playas el pasado jueves, para luego mover dicha droga vía terrestre por Honduras. Oficiales de la Policía Militar informaron que en 2016 en el país se registró una disminución del 58.3% de las incautaciones de cocaína, tras la puesta en marcha de un “escudo” aéreo, marítimo y terrestre contra el tráfico de drogas en el Caribe.

Mario Rivera, vocero de la Policía Militar, manifestó que en Honduras en 2015 se incautaron 1,928 kilos de cocaína y el año pasado decomisaron 803 kilos, lo que representa un 58.3 % menos.Los escudos en las fronteras se pusieron en marcha desde el 2014 para frenar el tráfico de drogas procedente de América del Sur, con destino principal a los Estados Unidos.

Por Honduras transita al menos el 80% de la droga que llega a México desde Sudamérica con destino a Estados Unidos, según autoridades de Washington. De acuerdo con fuentes oficiales hondureñas, el 80% de la droga que transita por Honduras se traslada por vía marítima y el 20% restante por tierra y aire.