Tegucigalpa, Honduras

Piedras y palos vuelan por el paseo Liquidámbar, el que se ha convertido el escenario de batallas campales. Por segundo día consecutivo se reportó un violento enfrentamiento entre la Policía Municipal y vendedores ambulantes que invaden la zona.

60
policías han sido equipados con los trajes protectores y 30 sirven de apoyo, 90 en total resguardan la zona.

Las confrontaciones se agudizaron desde el lunes que los policías municipales comenzaron a usar un equipo de protección de antimotines. El martes resultaron heridos seis policías municipales. Ayer desde tempranas horas los policías comenzaron recorridos para desalojar a los vendedores. A las 11:00 am empezó a un enfrentamiento en la mitad del paseo Liquidámbar.

Personas que estaban en el lugar tuvieron que salir corriendo a buscar un refugio, y varios negocios cerraron.

De este violento encuentro resultaron heridos varios elementos del orden público. El más grave fue producto de una pedrada en la frente de una persona. Los agentes municipales salieron corriendo para evitar mayores agresiones. Las autoridades edilicicias anunciaron que de seguir estos enfrentamientos dejarán que actúe la Policía Nacional para recuperar el orden.

El problema

Según Josué Esperanza, oficial de comunicaciones de la Policía Municipal, al día se registran hasta tres enfrentamientos entre los elementos municipales y los comerciantes informales.

“Le estamos dando cumplimiento a la ordenanza municipal que prohíbe las ventas ambulantes en el casco histórico de Tegucigalpa, es por ello que se están tomando medidas para restablecer el orden”. Se estima que unos 600 vendedores ambulantes andan en el paseo Liquidámbar y calles aledañas.

“El martes, los policías fueron emboscados por los vendedores, que algunos andaban armados. Los heridos ya se encuentran estables”, agregó.

La medida de usar el equipo antimotines se determinó luego de las lesiones que sufrían por las confrontaciones.

Un vendedor pidió una reunión de emergencia con las autoridades, “no podemos seguir de esta forma, antes nos dejaban trabajar de 6:00 a 8:00 de la mañana, como acordamos en diciembre con la alcaldía”.