24/09/2022
02:29 AM

Más noticias

Daños en infraestructura y desempleo preocupan al valle de Sula

Las cámaras de comercio del valle de Sula se reunieron para plantear la situación actual.

San Pedr Sula.

El desempleo y el daño en infraestructura son de los temas que más preocupan a los municipios del valle de Sula afectados por las tormentas Eta y Iota.

Ayer, directivos y representantes de cámaras de comercio de diferentes municipios del valle de Sula se reunieron en San Pedro Sula para plantear la situación de cada uno de ellos y conformar posibles estrategias y soluciones en conjunto.

Sergio Moreno, presidente de la Cámara de Comercio e Industrias de Santa Cruz de Yojoa, declaró que como cámaras buscan coordinarse para trabajar en planes propios sobre la reconstrucción de los municipios después de las tormentas y la reactivación económica a raíz de la pandemia.

“Si las cámaras de comercio tienen la capacidad de organizar y ejecutar proyectos para las micro, pequeñas y medianas empresas hay más probabilidad y capacidad de generar empleo. Ahorita hay muchas personas sin empleo”.

Moreno explicó que una de las cuencas importantes es la de la quebrada Chasnigua, que fue la que inundó las plantas industriales en Villanueva que producen alimentos para el país.

“La quebrada cruza la CA-5 y hay un peligro inminente que se obstruya el paso en la arteria más importante del país, ahí frente al ingenio, Cargill y la gasolinera hay un puente que se lo ha estado llevando y han tenido que repararlo, qué pasa si se daña toda la estructura”, se preguntó.

Para Moreno la reparación de los bordos es importante, pero también las cuencas.
“Pedimos dragar la cuenca porque puede afectar la carretera y es un gran problema. Debe haber un resideño de la caja puente para que sea más ancha y alta para que se dé el flujo del agua”.

En cuanto al desempleo, apuntó que es necesario una revisión a la política fiscal, porque la carga tributaria no está permitiendo generación de empleo y trabajar en la simplificación administrativa. “La tramitología nos está ahogando y a nivel municipal las tasas son muy altas e inventadas, que son fuera de la ley, cobran en base al volumen de ventas, en base al valor de bienes, en base a otras cosas que están fuera de ley”, se quejó.

Martín Cruz, presidente de la Cámara de Comercio e Industrias de La Lima, manifestó que las condiciones económicas del municipio son críticas después de Eta y Iota.Más del 50% de los negocios cerraron y ha habido un alto número de personas que se han desplazado de La Lima a otros municipios como San Pedro Sula.

Actualmente, los sistemas de drenajes están colapsados, los bordos de protección destruidos y los ríos azolvados. “Esto nos ha afectado también en la inversión, la gente no quiere invertir, muchos están desplazándose a San Pedro Sula, Villanueva, Puerto Cortés, El Progreso, porque tienen miedo que en las primeras tormentas vuelva haber inundaciones”, contó.

Cruz entiende que el gobierno central está trabajando en las reparaciones, pero de manera lenta. “La mayor producción es la parte agrícola, la parte bananera, muchas fincas quedaron destruidas y eso está detenido, no ha habido un avance, igual la parte de comercio, el desempleo ha aumentado”.

El apoyo a las mipymes, que son una de las mayores generadoras de empleo, es el plan que buscan llevar a cabo como Cámara de Comercio.

Alejandra Mejía, directora ejecutiva de la Cámara de Comercio e Industrias de Choloma, declaró que con la pandemia llegaron a tener 80,000 empleos suspendidos que ya lograron recuperar, sin embargo, la tasa de desempleo sigue siendo muy alta arriba del 18%.

Las tormentas afectaron de manera directa a más de 20,000 familias de los bajos de Choloma con alta producción agrícola.

Como Cámara de Comercio están capacitando y entregando capital semilla a mipymes con un fondo de más de L10 millones y la meta es superar los L50 millones este año. Gerardo Espinoza, director ejecutivo de la Cámara de Comercio e Industrias de Villanueva, compartió que han tenido el cierre de unas mil mipymes con la pandemia y con las tormentas se sumaron unas 400 más que desaparecieron.

“En el sector norte, comunidades como El Calán, Marañón, Santa Eduviges, la quebrada Chasnigua las arrasó. No solamente el tema de las empresas, sino también la infraestructura porque los mismos productores no pueden salir a vender sus productos porque se cayeron cerca de ocho puentes”.

Detalló que actualmente solo han trabajado en la limpieza en barrios y colonias, pero los bordos siguen en mal estado y los puentes siguen caídos. “Estamos esperando a que se proceda a la reparación de los bordos del río Chamelecón”. Unas 2,500 familias fueron afectadas directamente por las inundaciones.