San Pedro Sula, Honduras.

Al menos seis de cada diez sampedranos se encuentran en la pobreza por múltiples causas en el primer trimestre de 2021, según estiman expertos.

La falta de políticas adecuadas para crear empleo y programas sociales, los cierres y despidos por la pandemia de covid-19 y la corrupción son principales circunstancias que han fortalecido la pobreza en la Capital Industrial.

Isbela Orellana, socióloga, máster en Tecnologías de la Educación y docente de la Unah-vs, dijo que Honduras es catalogado como el segundo país más pobre y desigual de América Latina, en el que se observa que 7.5 de cada 10 personas tiene problemas de pobreza. La profesional afirmó que en San Pedro Sula por lo menos seis de cada 10 sampedranos presentan condiciones de pobreza.

LEA: Otorgarán más de 100 licencias para la creación de negocios tecnológicos

Orellana agregó que en ese sentido la involución social avanza en la medida que hay improvisación y nula respuesta a los principales problemas que enfrenta la población: acceso a empleo digno, vivienda, equipamiento colectivo, recreación, educación y salud pública. “Debe haber programas y proyectos que logren mayor participación e inclusión para la solución de los problemas de cada uno de los sectores y grupos poblacionales”, finalizó.

Elías Darío Castro, jefe del departamento de Ciencias Sociales y coordinador de la licenciatura en Sociología en la Unah-vs, dijo que la pobreza en la ciudad ha crecido y que la población en los bordos se ha incrementado, ejemplo de ello son los nuevos establecimientos que surgen en las orillas del río Blanco en dirección a Armenta y en el segundo anillo sector El Carmen.

“Me atrevería a decir que siete de cada diez se han sumado a la lista de la pobreza producto de una serie de situaciones en la que se destaca la corrupción en las instituciones del Estado, profundización del modelo neoliberal y el retraimiento de la inversión. He visto familias enteras pidiendo en los semáforos”, comentó. El experto apuntó que se deben propiciar condiciones de empleo tanto en la ciudad como en el interior del país para que la gente no migre del campo a la Capital Industrial.

Óscar Ávila, especialista en Ciencias del Desarrollo con énfasis en Antropología y Economía Política, afirmó que la Capital Industrial, como atracción para las poblaciones de otros municipios, ha ido creciendo en forma desproporcionada en relación con la capacidad para responder a las demandas sociales. Otro problema es que en cada período gubernamental “hacen borrón y cuenta nueva” a los planes del Gobierno anterior, y eso no ayuda al desarrollo de las comunidades. “El valle de Sula no ha sido manejado congruentemente”, dijo.