28/11/2022
09:58 AM

Más noticias

Los bordos, uno de los retos para las nuevas autoridades

Hay 16 asentamientos en la ciudad en los que residen unas 20,000 familias, la mayoría de ellas procedentes de la zona rural que necesitan trabajo y vivienda.

San Pedro Sula. Cada día la población que vive en los bordos aumenta, y se disparó por la pandemia y las tormentas Eta y Iota. Rosa Méndez es madre de tres niños que reside en el bordo del río Blanco, uno de los 16 que hay en la ciudad. Trabaja en limpieza y con ello subsisten, dice. Tiene unos dos años en ese lugar, antes vivía en otro bordo, pero por situaciones personales que no precisa se cambió de lugar. Ella dice que con la pandemia y las tormentas de 2020 ha llegado más gente a vivir en la zona.

El contraste en esos cinturones de miseria es evidente la falta de alimento; pero en algunas covachas sí hay servicio de wifi, electrodomésticos y hasta aires acondicionados. Otros no tienen nada. En su mayoría son familias que llegan de las zonas rurales buscando un mejor futuro. Hay de Copán, Lempira, Santa Bárbara y hasta del sur del país.

El bordo de río Blanco, entre el segundo anillo y el bulevar del norte, es una muestra de la realidad en esos sitios que se ha convertido en estacionamiento de rastras, hay viveros, construcciones de concreto, lavaderos de carros y una serie de edificaciones que han surgido.

Para saber

La mayoría de los que viven en estos sectores se dedican a recoger plástico, limpieza, vigilancia, y hay mucho desempleo.

Ninguna autoridad ha hecho nada por reubicar a la gente, y sin duda es uno de los grandes retos de la Corporación Municipal que asuma en enero de 2022.

Sociólogos como Isbela Orellana coinciden en que todo este incremento de pobreza se debe a la falta de políticas públicas y programas sociales.

Alberto Benítez, director ejecutivo de Hábitat para la Humanidad, dice que el último estudio realizado establece que hay una serie de asentamientos irregulares. Los bordos son sitios de riesgo, y es necesario en primer lugar definir un programa multianual de mejoramiento que en algunos casos incluye reubicación.

“La estructura de los bordos es bien diseñada, pero el mismo asentamiento los daña, los socava y los convierte en sitios vulnerables con un mayor problema para la gente que vive en el lecho del río porque cuando el río se crece las familias se mueven hacia arriba”, dice.

A criterio de Benítez, es un problema grande que no se puede resolver en un solo gobierno y se requieren al menos tres administraciones; pero se tiene que comenzar ahora.

Recomendó que no debe ser considerado un asunto político, sino que sea abordado técnicamente y que exista un compromiso para dar seguimiento a los proyectos. Actualmente ya pasan las 20,000 familias que están viviendo en los 16 bordos que urgen de un verdadero plan.

Los bordos, uno de los retos para las nuevas autoridades

Esperamos un alcalde para el municipio no solo para la ciudad

San Pedro Sula. El analista Nelson García Lobo es del criterio que las nuevas autoridades deben continuar con las obras de infraestructura que se han comenzado en la ciudad.

“Esperamos que el alcalde pueda invertir la mirada, hoy en los más pobres de SPS en los cinturones de miseria y en los barrios y colonias marginados de el municipio”.

Reiteró que se espera un alcalde para el municipio porque una cosa es la ciudad, pero otra la parte rural de SPS; por tanto se espera que el desarrollo que medianamente se ve en la ciudad también se observe en las comunidades. Explicó que la cantidad de personas viviendo en los bordos se ha incrementado y es un aspecto que debe abordarse de una manera técnica, no política. “Es un tema que ha sido relegado y se tiene que buscar oportunidades para estas personas que vienen de las zonas rurales”.