28/11/2022
12:29 AM

Más noticias

Hondureñas pagan hasta L150,000 por cirugías para verse más atractivas

Muchas llegan incluso a endeudarse para someterse a cirugías plásticas. La mayoría paga alrededor de L150,000 para aumentarse los glúteos y senos.

San Pedro Sula, Honduras.

Cambiar la forma de la nariz, la quijada o el mentón, engrosar los labios y tener un cuerpo similar al de una sirena o una silueta de 90-60-90 como el de una barbie son algunos de los tratamientos estéticos más buscados por los hondureños en la actualidad.

La búsqueda de la belleza ya no es solo exclusiva para las catrachas y en la moda son muchos los hombres hondureños que buscan hacerse un retoque para lucir mejor.

Hoy en día es normal buscar una clínica con el objetivo de transformar cualquier parte del cuerpo, incluso a muchos ni siquiera les interesa los costos que implican tales cirugías.

No siempre es necesario acudir al gimnasio durante largas jornadas o mantener una dieta rígida para tener un “cuerpo perfecto”, la belleza ha llevado a las cirugías plásticas a posicionarse en los primeros procedimientos quirúrgicos a nivel de país.

En Honduras son desconocidos los datos sobre la cantidad de cirugías plásticas/estéticas que se llevan a cabo cada año, pero se sabe que este es un mercado en crecimiento. Muchas mujeres y hombres valoran como una inversión embellecer su figura con el objetivo de explotar su imagen en el campo laboral y personal.

De acuerdo con estimaciones de miembros de la Asociación Hondureña de Cirujanos Plásticos, a nivel nacional se están practicando alrededor de 400 a 500 cirugías plásticas anualmente.

El costo promedio de una cirugía básica en el mercado hondureño oscila entre 40,000 lempiras o 50,000 lempiras, como por ejemplo, las de párpados y orejas. Mientras tanto, la más elevada es de hasta 200,000 lempiras, particularmente la de estiramiento facial, que se realiza durante un tiempo de seis a siete horas y casi siempre en pacientes mayores de 60 años.

Puede mirar: Famosas hondureñas que admitieron haberse realizado una cirugía plástica

En el caso de los implantes mamarios y aumento de glúteos rondan los 150,000 lempiras, dependiendo el cirujano plástico que intervenga y la clínica donde se opere. En este tipo de cirugías se aplica, de acuerdo con los protocolos, una anestesia general de tres a cuatro horas; los tipos de implantes conocidos en el mercado son de fabricación alemán, francés, americanos y brasileños, siendo estos últimos de menor calidad.

Para más del 50% de las cirugías se aplica sedación y únicamente tres requieren anestesia general: implantes de mama, la de correcciones en el abdomen y la de estiramiento facial.

No cabe duda que sigue creciendo el número de personas asiduas al bisturí y de los procedimientos estéticos para ayudar a que la edad no sea notoria, mantener más tiempo su belleza o resaltar sus atributos. Muchos hombres y mujeres viven encerrados en su apariencia e invierten cuantiosas sumas de dinero para formar parte del canon de belleza.

Aunque Honduras ha sido golpeada económicamente por la pandemia del covid-19, cuyos primeros casos se registraron a mediados del mes de marzo de 2020, hombres y mujeres no transmiten señales de sacrificar los gastos encaminados a tratamientos de belleza. Pese a que en este momento el país enfrenta una crisis económica peor que en otros tiempos, las personas siguen buscando a toda costa mejorar su autoestima, sacar de sus ahorros y hasta endeudarse para llegar al quirófano.

Se endeudan por el deseo de la belleza

Los nombres y apellidos que aparecen en la lista de testimonios de esta pieza periodística no son reales, fueron ocultos por petición de los relatantes.

“En realidad no me da pesar gastar en cirugías plásticas porque me siento bien conmigo misma”, comenta una joven de 25 años que destinó el año pasado más de 100,000 lempiras al contado en una mamoplastía (aumento de senos) al interior de una clínica de San Pedro Sula.

De su lado, una universitaria de nombre Andrea O. cuenta que en enero de este año gastó una gran parte de sus ahorros para subir los glúteos y así lucir esbelta. Argumenta que “di con todo gusto una gran parte de mi dinero para ciugías porque era para sentirme mejor”.

Ricardo confesó que dejó las comodidades de un apartamento que tenía en la colonia Trejo para irse a uno más pequeño en el barrio Las Acacias, siempre en San Pedro Sula, debido a que una cirugía que se prácticó en los glúteos lo descapitalizó.

La mayoría de personas que acuden a procedimientos de cirugía plástica son de estatus ecónómico medio hacia arriba, según estimaciones de expertos.

Mientras tanto, Samantha, una joven ingeniera, reconoció que hace cuatro años estuvo a punto de perder su casa porque la puso como garantía mediante uno préstamo que sacó con el fin de hacerse una transformación física.

Andrea Nicolle relata que pararse frente al espejo diariamente la llevó a pensar que su cuerpo estabal mal, recordó que lo que allí miraba no era lo que realmente ella deseaba, fue por ello que sin menoscabo alguno desembolsó más de 300,000 lempiras para aumentarse los senos y glúteos.

“Recurrí a un préstamo informal, dejé como garantía un vehículo Honda Civic prácticamente nuevo, el préstamo fue de 450,000 lempiras y con una tasa de interés accesible, fue entonces cuando miré una luz para alcanzar lo que deseaba”, rememoró Tatiana, sin embargo, el destino de pronto le jugó una mala pasada...Tiempo después de convertirse en la mujer voluptuosa que tanto había soñado, perdió su empleo que tenía en una gerencia, consecuentemente empezó a atrasarse con el pago de las cuotas mensuales, los intereses fueron subiendo y llegó un momento en que ya no podía más, fue así como terminó perdiendo su lujoso vehículo y pagando mucho más de lo que le correspondía.

Las cirugías plásticas son un negocio en furor y que sigue creciendo

El reconocido médico experto en cirugía estética y reconstructiva, Guillermo Peña Cabús, en entrevista con LA PRENSA expuso que los tratamientos quirúrgicos de este tipo están cambiando de región a región, lo que hace que ciertas poblaciones busquen determinados procedimientos.

“Sin duda que las mayores intervenciones en este momento están relacionadas con la cirugía de tipo corporal, como por ejemplo la alteración de mamas tanto en hombres como en mujeres, a través de una liposucción ultrasónica que deja menos secuelas. Tenemos como tendencia la reducción de mamas por parte de odontólogas, enfermeras y estilistas por lo incómodo que suele ser al trabajar con pacientes o clientes, mientras que con los hombres ocurre porque tienen glándulas mamarias pronunciadas y se sienten intimidados, y cuando engordan es aún peor”, ejemplificó.

Cirujano plástico

El aumento de bustos y glúteos están marcando la pauta entre las cirugías plásticas en Honduras.

Guillermo Peña Cabús

Aseguró que en este momento están acudiendo en gran medida a expertos en cirugía plástica las odontólogas, enfermeras y estilitas, para modificar su apariencia.

Hondureñas pagan hasta L150,000 por cirugías para verse más atractivas

“A Honduras vienen muchas personas a someterse a cirugías no solo porque es más barato, sino también por la calidad del cirujano, usualmente las técnicas en cirugía estética/plástica tienen nombres de especialistas latinos”, destacó.

Peña Cabús refirió también que muchos de los pacientes hoy en día son profesionales del Derecho que buscan realizarse cambios en su rostro, mientras que a nivel de rejuvenecimiento de piel hay una inclinada tendencia por parte de los jóvenes, “muchos de ellos alegan no ser muy agraciados físicamente y aseguran que tienen dificultad para tener pareja”, subrayó.

El experto mencionó que la abdominoplastía (cambios en el abdomen) y la otoplastia (para cambiar la forma, la posición o el tamaño de las orejas) sobre todo en niños, también están siendo parte de la alta demanda.

Economista

Las personas deben analizar minuciosamente su presupuesto para evitar endeudamientos.

Elfren Matute

Para el máster en Finanzas, las cirugías plásticas no son dañinas al presupuesto del hogar siempre y cuando no se consideren una prioridad.

Hondureñas pagan hasta L150,000 por cirugías para verse más atractivas

A criterior del economista Elfren Matute se deben valorar dos aristas: personas que tienen el suficiente poder adquisitivo y que dicho gasto no desestabiliza las finanzas, otras que no tienen recursos propios, por lo que optan por endeudarse a través de productos financieros como tarjetas de crédito o préstamos.

“El no tener recursos económicos sólidos incluso puede llevar a la persona a buscar centros donde hacen cirugías plásticas sin estar certificados. Los préstamos para vivienda, por ejemplo, tienen muchas ventajas en comparación con los de consumo o de tipo personal, puesto que estos últimos poseen tasas elevadas a nivel de institución bancaria, que pueden andar entre el 20% al 30%, así como las tarjetas de crédito arriba del 45%”, expuso Matute.

Recordó que la otra vía que se suele usar es la de acudir a prestamistas, quienes operan sin la regulación de la Comisión Nacional de Bancos y Seguros (Cnbs). “Con los prestamistas los costos de los intereses son más altos, andan entre el 5% a 10% mensual, que se traduce entre un 60% a 120% anual”, especificó.

Matute refirió que para este tipo de préstamos los bancos usualmente piden que la persona compruebe que tiene capacidad de pago, entre otras formas, a través de una constancia laboral, para realizar un estudio y poderle aprobar determinando monto. En tanto, los prestamistas habitualmente piden se les presente escrituras de vivienda, vehículo u otros bienes de valor como garantía.