29/02/2024
06:35 PM

De las pocas denuncias por acoso, la mayoría son archivadas

En los archivos se consignan 19 reportes entre 2018 y 2022. Entre los investigados por acoso sexual y laboral figuraron hasta subinspectores, subcomisarios y subcomisionado.

San Pedro Sula, Honduras.

Prefieren callarlo, pocas se atreven a compartir su historia por miedo a que no les crean o por seguridad. Pasa, se sabe que pasa, pero no se dice en público, no se denuncia tan fácilmente ni se sanciona como se esperaría.

Es un secreto a voces en los pasillos, varias mujeres que trabajan en la Policía desde hace mucho tiempo e incluso múltiples contemporáneas han sufrido algún tipo de acoso por parte de compañeros, ya sea sexual, laboral o psicológico.

Datos a los que accedió LA PRENSA Premium mediante la Dirección de Asuntos Disciplinarios Policiales (Didadpol), dependencia encargada de investigar las faltas graves y muy graves en que incurran los miembros de la carrera policial y personal de la Secretaría de Seguridad, muestran que se registraron 19 denuncias por parte de policías mujeres. Estas denuncias se desglosan en 10 reportes por acoso laboral, siete por acoso sexual, una por acoso psicológico y una combinada por acoso sexual y laboral.

El 32% de los casos se reportaron en el Distrito Central, mientras que Comayagua y El Paraíso tienen la segunda mayor tasa, luego Cortés.

Casi tres de cada cuatro denuncias terminaron archivadas, un 21% como recomendación por despido y en el resto se sugirió reducción de salario.

Indagaciones a través de la Secretaría de Seguridad también develaron que de 2018 a lo que va de 2022 se abrieron procesos contra dos subcomisarios, tres inspectores, dos subinspectores, un suboficial I, un clase II, un clase I y dos agentes, denunciados por acoso laboral y sexual.

Por otro lado, datos brindados por el Ministerio Público indican que de 2014 a 2016 recibieron nueve denuncias de hostigamiento sexual, en el 89% de los casos no se consignó la ocupación del denunciado, el único en que sí se detalló el rango corresponde a un subcomisionado, que representa el 11% y la mayoría de denuncias fueron presentadas por mujeres con rango de agentes de policía.

Sin respuesta

El actual Código Penal en Honduras impone castigos leves contra quienes cometen algún tipo de hostigamiento, esto dificulta aún más la investigación de los casos y desanima a las mujeres a denunciar.

En la ley se establecen penas de uno a dos años si el hostigamiento sexual es provocado por una persona desconocida, así como de uno a tres año si prevalece relación de superioridad. También hay penas de uno a dos años por acoso laboral vertical contra quien realice actos hostiles o despreciativos.

Mujeres policías que conversaron con LA PRENSA Premium aducen que la falta de sanciones se debería a motivos como falta de investigación, porque en muchos casos se piensa que son ellas quienes provocan alguna insinuación o porque algunos mandos intermedios o superiores se comunican entre sí para guardar silencio y cesar las indagaciones.

Puede leer: Mujeres, rezagadas de los puestos de poder en la Policía

Rosa Pérez, quien trabaja en el departamento de recursos humanos de la Dirección Nacional de Vialidad y Transporte (DNVT), una de las tantas dependencias de la Policía, comentó que “quizá en algunas áreas sí suceda y ellas lo hayan dejado pasar por alto y no denuncian, ya sea por no tener problemas con los jefes o por temor a represalias en el campo.Supe de una compañera que vivía algo similar con su pareja también policía en San Pedro Sula, ella por miedo no decía nada y mejor renunció a la institución, puesto que estaba sufriendo maltrato”, recordó Pérez, quien también aclaró que en la actualidad en su sección no han conocido oficialmente de casos relacionados con acoso.

Los protocolos internos demandan que cuando se presenta un hecho de este tipo, lo primero es socializarlo con jefe inmediato y director. Posteriormente se elabora un informe detallando lo sucedido y se envía a la Didadpol, la cual cita a los involucrados o pide información adicional.

La otra instancia de tipo externo a la cual se puede acudir para denunciar es el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (Conadeh). Este órgano informó al rotativo que desde el año 2016 a la fecha contabilizaron 359 quejas de miembros policiales, de estas, ocho fueron de mujeres, quienes denunciaron amenazas, calumnias, injuria, hostigamiento, coacción y desplazamiento por violencia forzada.

Coordinadora de la Defensoría de la Mujer en Conadeh

“En la Policía existe un miedo por parte de la víctima debido a la relación de poder”

María José Gálvez

La abogada defensora de mujeres recordó que están facultados para brindar el acompañamiento pertinente.

De las pocas denuncias por acoso, la mayoría son archivadas

María José Gálvez, quien encabeza la defensoría de la mujer en este órgano, expuso que son pocas las denuncias que reciben al respecto, pero recordó que están facultados a dar el acompañamiento debido. Apuntó que han detectado varios casos de acoso en la Policía Nacional y Fuerzas Armadas de Honduras.

“Las mujeres policías pueden acudir o llamar a nuestras oficinas a nivel nacional y plantear su caso, luego hacemos las diligencias correspondientes y si tienen pruebas mejor, aunque sabemos que muchas veces esto es difícil para la víctima, sobre todo porque tiene ver con tocamientos o comentarios, pero eso no quiere decir que no se puede investigar o que no se le tiene que creer”, precisó.

Gálvez concluyó recordando la importancia que merece la denuncia y que incluso pueden acudir a la Fiscalía de la Mujer para proceder.

Coordinadora del Centro de Derechos de la Mujer

“En muchos casos las policías guardan silencio por miedo ante el poder de los hombres”

Damicela Mayes

La abogada laboralista comentó que como centro especializado en atender mujeres son pocas las denuncias recibidas de este tipo.

De las pocas denuncias por acoso, la mayoría son archivadas

Damicela Mayes, coordinadora del Centro de Derechos de Mujeres, manifestó que en abril pasado recibieron denuncia de una agente con más de 12 años en la Policía, desde el departamento de Valle, reportando que estaban atentando contra su estabilidad laboral y de salud.

“En los últimos registros no tenemos más casos de ese tipo, quizá se deba a que las mujeres no saben que existen organizaciones como esta a la que se pueden acercar para revisar su caso. Aquí miramos cómo podemos orientarlas y de ser necesario podemos enlazarnos con otras organizaciones para llegar hasta donde amerite lo sucedido”, sostuvo Mayes.

“Sabemos que la Policía Nacional es un espacio históricamente dominado por hombres, eso hace que algunas veces por necesidad estas mujeres guarden silencio, existe un sistema patriarcal y otras tardan en denunciar”, finalizó diciendo la abogada laboralista.

Reto

La Policía Nacional todavía es una institución con fuerte presencia masculina, pese a que en los últimos años han logrado más participación. El 88% de los cargos están en manos de hombres.

La Ley de Igualdad de Oportunidades en Honduras señala y condena en uno de sus apartados el acoso contra las mujeres en el ámbito laboral, que incluye que si la víctima denuncia lo sucedido y decide renunciar al cargo, obligatoriamente se le deben otorgar todos los derechos que por ley le corresponden. Si el acosador es un compañero de trabajo del mismo nivel, esta describe que deberá ser despedido sin goce de sus derechos, pero si es contra alguien de puesto superior, este puede llegar a ser inhabilitado si es funcionario público o castigado penalmente.