Tegucigalpa, Honduras.

Los ejecutivos de la Compañía de Servicios Múltiples S. de R.L. (Cosem) Óscar Laínez Reina y Jorge Herrera crearon una red de pago de sobornos a través de empresas e instituciones financieras en Panamá y Estados Unidos, situación que los pone con un pie ante los tribunales de justicia de ese último país por lavado de dinero, según fuentes judiciales.

Ambos personajes son los testigos claves del Ministerio Público en el juicio que se ventila en los tribunales de justicia contra el exdirector del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) Mario Zelaya, el exviceministro de Salud Javier Pastor y el exsubsecretario de Trabajo Carlos Montes, acusados por los delitos de lavado de activos y cohecho pasivo impropio. De acuerdo con las investigaciones de la Unidad Nacional de Apoyo Fiscal, los socios de Cosem pagaron un poco más de 2.5 millones de dólares en sobornos a Zelaya, Pastor y Montes para que agilizaran los pagos de un contrato de digitalización por un monto de 19.7 millones de dólares suscrito con el Seguro Social en 2010.

Las investigaciones establecieron que a través de la empresa CA Tecnologies Inc., con sede en Panamá, se hicieron transferencias al banco JP Morgan de Estados Unidos a una cuenta de la empresa “CM Motors”, en la que aparecen como socios Carlos y Mario Zelaya. Asimismo, se efectuaron otras transferencias a través de Mahony Title Land Service por más de un millón de dólares para la compra de bienes inmuebles en aquel país.

A Óscar Laínez Reina, ejecutivo de Cosem, se le señala de pagar millonarios sobornos.
Lo anterior fue confirmado recientemente por la agente Alberta Frederman, investigadora de una agencia federal de Luisiana, quien logró identificar transacciones atípicas entre varias empresas relacionadas con los Tetos y los ahora imputados.

EUA puede actuar

Raúl Pineda Alvarado, jurista y experto en derecho penal, explicó que ese tipo de transacciones dejan abierta la posibilidad para que la justicia estadounidense proceda judicialmente contra los socios de Cosem.

“Parte del proceso de lavado implica la participación de distintos sistemas bancarios y financieros y el involucramiento o la utilización de uno de esos sistemas confiere legitimación al estado para poder ejercer las acciones penales que sean de su conveniencia”, explicó. Alvarado precisó que EUA puede proceder por dos vías: la administrativa, que implica la sanción de la institución bancaria que participó en el acto, y la del ejercicio de la acción penal contra los implicados, pero estos están sujeto a la discrecionalidad de las autoridades norteamericanas.

$!Foto: La Prensa

Jorge Herrera también es sindicado de pagar coimas a exdirectivos del IHSS.
Por su lado, Ritza Antúnez, apoderada legal del exviceministro Javier Pastor, insistió que los Tetos son autores directos del delito de cohecho activo, por lo que su declaración, no es lícita, puesto que confiesan haber pagado coimas.

“No pueden ser testigos los coautores de un delito, es como dos personas que acuerdan matar a alguien y uno de ellos dispara, pero el que jaló el gatillo se ofrece para acusar al que le aconsejó matar y lo meten preso”, comparó.

Confió que el tribunal acepte las objeciones de la defensa contra el testimonio de estos.