03/07/2022
04:38 PM

Más noticias

Extraditan al exdirector de la Policía Nacional, “El Tigre” Bonilla

El exjefe policial hondureño es señalado de ser cómplice de actividades vinculadas al tráfico de drogas.

Tegucigalpa, Honduras.

El exdirector de la Policía de Honduras, Juan Carlos Bonilla, fue extraditado este martes hacia Estados Unidos, acusado de “supervisar” las operaciones de narcotráfico en nombre del expresidente Juan Orlando Hernández, quien ya fue remitido ante la justicia de Nueva York.

El avión de la agencia antidrogas estadounidense (DEA), un ATR-42-500 de doble turbohélice, despegó de la base de la Fuerza Aérea Hondureña en Tegucigalpa pasadas las 9:30 am, con “El Tigre” Bonilla a bordo, esposado y custodiado.

Fue a partir de las las 6:50 am cuando Juan Carlos Bonilla salió de las instalaciones del Primer Batallón de Infantería, mediante una caravana con fuertes medidas de seguridad que incluyó más de 150 policías, helicópteros con francotiradores y múltiples vehículos, algunos de ellos con blindaje.

Luego arribó a eso de las 7:00 am a la base aérea Hernán Acosta Mejía, en el extremo sur de Tegucigalpa. Bonilla llegó vistiendo un pantalón oscuro, suéter blanco y gorra, posteriormente fue desplazado para realizar todo el proceso migratorio.

Juan Caros Bonilla al momento de ingresar a la aeronave de la DEA.

En una carta abierta difundida hace unos días, Bonilla aseguró que fue mencionado “injustamente por personas desconocidas que han actuado fuera de la ley” para perjudicarlo, y que viaja “con la frente en alto” y la “conciencia limpia”.

A las 7:00 am el avión de la Administración de Control de Drogas (DEA) salió desde el aeropuerto La Aurora, de Guatemala y a las 8:30 am aterrizó sobre la pista del aeropuerto Toncontín.

El proceso administrativo entre autoridades hondureñas y estadounidense duró al menos 30 minutos y luego la Policía lo movilizó hasta el avión, esposado de manos y con un cinturón inmovilizador. Un poco antes de las 9:30 am, el exjefe policial fue subido a la aeronave que partió con destino a Estados Unidos, concretando así su extradición.

Juan Carlos Bonilla se encontraba en el Primer Batallón desde el día de su captura, a inicios de marzo.

Las autoridades policiales informaron que Bonilla Valladares se convirtió en el extraditado número 31, de los 35 capturados, puesto que hay cuatro hondureños con procesos pendientes de concluir.

Miguel Pérez Suazo, director nacional de Fuerzas Especiales, durante una conferencia de prensa esta mañana expresó que “Juan Carlos Bonilla se une a la lista de más de 30 ciudadanos extraditados y cabe mencionar que en cada uno de los procesos de captura de extraditables, los agentes de la Policía Nacional han participado en todas las etapas hasta su entrega, realizando un trabajo con profesionalismo y sin percances hasta el momento”.

“Honduras ha asumido el compromiso de dar cumplimiento a la extradición de cualquier persona que sea solicitada, la Fiscalía de Nueva York relaciona al general Bonilla en tres cargos”, recordó el jefe policial.

“El exdirector de la Policía, por su propias acciones, es objeto de un proceso de extradición, derivado de la Corte Sur de Nueva York. Todo ya está coordinado para ejecutar la orden judicial”, dijo más temprano el ministro de Seguridad, Ramón Sabillón.

El exjerarca policial fue desplazado bajo rigurosas medidas de seguridad.

Ramón Matamoros, abogado que acompañó a “El Tigre” Bonilla durante su proceso judicial en Honduras, manifestó que “hemos estado en comunicación constante con el general, él es un hombre fuerte, incluso en la carta que escribió indica que lleva la presencia del Señor. Las posibilidades que él tiene irán de acuerdo con las pruebas que tenga la Fiscalía en Estados Unidos, pero los agentes de la DEA no han podido demostrar que participó en el narcotráfico”.

El profesional del Derecho apuntó que “El Tigre” Bonilla se declarará inocente en Estados Unidos, aunque señaló que podría colaborar con la justicia dependiendo las pruebas que se presenten. Agregó que el exjefe policial contaría únicamente con defensa público en Estados Unidos ante la falta de recursos económicos.

Fuerte operativo implementado durante la entrega y extradición de “El Tigre” Bonilla.

Su extradición a Estados Unidos coincide con el día en que el expresidente Juan Orlando Hernández comparecerá ante el juez Kevin Castel, de la Corte del Distrito Sur de Nueva York, donde conocerá sobre los tres cargos que le imputan sobre narcotráfico y uso de armas.

Hernández, quien fue capturado el 15 de febrero en su residencia en Tegucigalpa, fue extraditado a Estados Unidos el 21 de abril y es el primer exgobernante hondureño en ser solicitado por ese país, por narcotráfico.

Solicitado en extradición

Un juez natural aprobó la extradición el pasado 18 de abril, mientras que el 20 de abril la Corte Suprema de Justicia ratificó la extradición.

Bonilla fue capturado el 9 de marzo al norte de Tegucigalpa y recluido en una celda del Primer Batallón de Infantería, sur de la capital.

Fiscales federales de Nueva York atribuyen a Bonilla tres cargos relacionados con “usar o portar armas (...) en relación a la conspiración para importación de narcóticos” a Estados Unidos.

Bonilla, quien ejerció como director de la Policía Nacional entre 2012 y 2013, durante el Gobierno presidido por Porfirio Lobo, es acusado de participar en conspiración para exportar cocaína a Estados Unidos, usar y portar ametralladoras y dispositivos destructivos en relación a la conspiración para importar drogas, y usar y portar armas de fuego para promover la conspiración de importación de cocaína.

En exdirector policial jugó un “papel clave en una conspiración internacional de tráfico de drogas” y cometió delitos en nombre del exdiputado “Tony” Hernández, ya condenado, “y de su hermano el presidente”, en referencia al ahora exgobernante Juan Orlando Hernández, entre ellos “el asesinato de un traficante rival”, indicó en abril de 2020 el fiscal del distrito de Manhattan, Geoffrey Berman.

Relacionada: “No puedo prometerles que estaré en el camino de sus vidas”: carta de “El Tigre” Bonilla

Bonilla Valladares abusó de su cargo para violar la Ley y “supervisó el envío de múltiples toneladas de cocaína hacia Estados Unidos, usó ametralladoras y otras armas para conseguirlo, y participó en violencia extrema.

La Fiscalía citó en la imputación del exjefe de la Policía hondureña las “pruebas presentadas” en el juicio celebrado el pasado octubre de 2019 en Nueva York contra “Tony” Hernández y las “declaraciones hechas ante el tribunal”, en las que se alegó que varias organizaciones de narcotráfico tuvieron “apoyo” de políticos y agentes del orden en Honduras entre 2003 y 2020.

¿Quién es “El Tigre” Bonilla?

Juan Carlos Bonilla se caracterizó por ser un hombre de carácter fuerte y duro, nunca fácil de torcer y con una apariencia física que infundía mucho respeto y a la vez miedo mientras estaba a cargo del máximo puesto que un policía puede aspirar dentro de la institución: el ser director.

Se desempeñó como director de la Policía Nacional de 2012 a 2013, por decisión del entonces presidente del país Porfirio Lobo Sosa, pero luego fue destituido previo a la entrada del que sería el nuevo mandatario Juan Orlando Hernández. Su sucesor fue Ramón Sabillón, quien se venía desempeñando como inspector general de la Policía Nacional.

En el año 2016 fue depurado de la institución y en 2010 fue acusado por primera vez por Estados Unidos.

Juan Carlos Bonilla Valladares nació el 1 de abril de 1961 en la Villa de San Antonio, Comayagua. A los 13 años abandonó su hogar para ingresar al batallón.

Para finales de los 90 estuvo asignado como oficial de planta en la unidad de homicidios de la Policía, pero en asuntos internos se documentaron los primeros señalamientos de estar involucrado en desapariciones forzadas.

Entre 2022 y 2011 fue jefe policial en San Pedro Sula, posteriormente fue asignado en Lima y Villanueva. Después fue jefe departamental en Santa Bárbara y luego lo asignaron a la jefatura departamental de Copán.

En mayo de 2012 fue nombrado como director de la Policía Nacional y sustituyó a Ricardo Ramírez del Cid. En 2013 fue enviado a Colombia como agregado policial de la Embajada de Honduras en ese país.

En el año 2016 fue separado de la institución junto a otros exjerarcas policiales tras las acciones de la entonces Comisión Depuradora.