Tegucigalpa, Honduras.

A altas horas de la noche de ayer lunes, fecha en que vencía el plazo, el Poder Judicial informó que la defensa del exdirector de la Policía Nacional, Juan Carlos “El Tigre” Bonilla, interpuso finalmente un recurso de apelación contra la decisión de conceder la extradición hacia Estados Unidos por parte de un juez natural.

“Será en un próximo pleno y una vez que se regrese a labores normales en la Corte Suprema de Justicia (CSJ) que se estará conociendo el expediente. De igual manera habrá que esperar la convocatoria por parte de la presidencia y que se hayan turnado los respectivos antecedentes”, manifestó su portavoz Melvin Duarte.

La extradición de Bonilla Valladares, quien fue acusado en abril de 2020 y solicitado por Estados Unidos en mayo de 2021, fue aprobada por un juez natural de Tegucigalpa el pasado viernes.

La Fiscalía de Nueva York acusa a Bonilla Valladares por dos cargos relacionados con el narcotráfico y uso de armas, por lo que podría enfrentar un máximo de cadena perpetua, que además involucran al expresidente de Honduras Juan Orlando Hernández.

Bonilla Valladares, que ejerció el cargo de jefe de la Policía Nacional entre 2012 y 2013, fue capturado el pasado 9 de marzo al norte de Tegucigalpa, la capital.

El exdirector policial, que está detenido en un batallón militar cercano a Tegucigalpa, es acusado de participar en una conspiración para importar cocaína a Estados Unidos, usar y portar ametralladoras y dispositivos destructivos en relación a la conspiración para importar drogas, y usar y portar armas de fuego para promover la conspiración de importación de cocaína.

Relacionada: Fiscal de Nueva York: El Tigre Bonilla, clave en conspiración internacional de narcotráfico

En abril de 2020, el fiscal del distrito de Manhattan, Geoffrey Berman, indicó que Bonilla Valladares jugó un “papel clave en una conspiración internacional de tráfico de drogas” y cometió delitos en nombre del exdiputado Juan Antonio “Tony” Hernández, condenado, “y de su hermano el presidente”, en referencia al ahora exgobernante Juan Orlando Hernández, entre ellos “el asesinato de un traficante rival”.

Además, abusó de su cargo para violar la ley y “supervisó el envío de múltiples toneladas de cocaína hacia Estados Unidos, usó ametralladoras y otras armas para conseguirlo y participó en violencia extrema, incluyendo el asesinato de un traficante rival, para impulsar la conspiración”.

Juan Carlos Bonilla la dirección de la Policía Nacional en 2012-2013.

La Fiscalía citó en la imputación de Bonilla Valladares las “pruebas presentadas” en el juicio celebrado en octubre de 2019 en Nueva York contra “Tony” Hernández y las “declaraciones hechas ante el tribunal”, en las que se alegó que varias organizaciones de narcotráfico tuvieron “apoyo” de políticos y agentes del orden en Honduras entre 2003 y 2020.

Los cargos que le imputan al exjefe policial involucran al expresidente Hernández, a quien una sala constitucional “ad hoc” le ratificó el pasado miércoles su extradición a Estados Unidos, país que lo requiere para enjuiciarlo por tres cargos asociados al narcotráfico y uso de armas.

El exgobernante fue capturado el 15 de febrero en su domicilio en Tegucigalpa, un día después de que la Embajada de EEUU solicitase a través de la Cancillería hondureña su “formal arresto provisional” con fines de “extradición”.

El pleno de la Corte Suprema de Justicia ratificó el 28 de marzo la extradición de Hernández (2014-2022), que fue autorizada el día 16 del mismo mes por un juez natural.