22/01/2023
02:05 PM

Más noticias

Cofradía busca separarse de SPS por estar en el abandono

Si el Congreso Nacional aprueba la conversión a municipio, sería el número 13 en Cortés y el 299 de Honduras.

San Pedro Sula, Honduras.

A más tardar en junio próximo, los habitantes de Cofradía esperan que el Congreso Nacional convierta, por decreto, esta aldea en un nuevo municipio para comenzar a forjar de manera independiente su propio destino.

Los habitantes de esta aldea se cansaron de suplicar a los alcaldes San Pedro Sula y a los diferentes gobiernos y de lidiar con una burocracia que en más de un siglo ha hecho oídos sordos a las necesidades que plantean para mejorar sus condiciones de vida.

Para alcanzar la independencia de San Pedro Sula, los habitantes han constituido el Comité Cofradía Promunicipio y han establecido una alianza estratégica con Samuel Madrid, diputado del partido Libertad y Refundación (Libre), quien el 24 de marzo pasado presentó en el Congreso Nacional un proyecto de ley que debe ser discutido en los próximos meses.

“Nosotros esperamos que la propuesta sea revisada y sometida a aprobación en el Congreso Nacional en los siguientes dos meses. Creemos que en junio sabremos si logramos ser municipio o si seguimos siendo parte de San Pedro Sula”, dijo Moisés Díaz, fiscal del Comité.

Díaz considera que Cofradía “cumple con los requisitos para ser municipio. La ley dice que debe tener 30,000 habitantes, y cuenta con más de 250,000, y más de la mitad está compuesta por mayores de edad que pueden pagar impuestos”.

Cofradía busca separarse de SPS por estar en el abandono

“Nosotros queremos ser gestores de nuestro propio desarrollo. Queremos que los impuestos que pagamos se queden aquí mismo. Históricamente, los políticos (de San Pedro Sula y el resto del país) han venido aquí a pedir el voto y muchos han ganado porque esta comunidad decide en las elecciones, después, cuando están en el poder, no vuelven y nos mantienen en el abandono”, dijo Díaz.

En las últimas dos semanas, luego de que Madrid presentara la propuesta en el Poder Legislativo, los habitantes de esta comunidad respiran aires de independencia y se sienten entusiasmados porque podrán gestionar proyectos de agua potable, alcantarillado sanitario, pavimentación de calles y escuelas que no han construido las autoridades locales de San Pedro Sula.

CLAVES

1. El abandono es la principal causa de la separación: Los gobiernos centrales y los diferentes alcaldes de San Pedro Sula no han invertido en obras de infraestructura y en desarrollo humano en esta zona. Esa es la principal razón por la cual los ciudadanos buscan la independencia.

2. Cofradía tiene varios factores en contra para separarse: La baja tributación, debido a ser una región pobre sin fuentes de empleo y depender de la economía de San Pedro Sula, es un factor adverso para constituir una municipalidad que financieramente sea autosostenible.

3. Conflicto histórico por la tenencia de las tierras: Una gran parte de las tierras de Cofradía son reclamadas con documentos hasta por más de dos dueños. Este conflicto, que data de hace un siglo, evita que inversionistas inviertan en la zona para instalar empresas.

Para motivar a los ciudadanos, los impulsadores de la separación han instalado mantas rotuladas con “Cofradía Municipio” en el parque central y en las comunidades más pobladas, como La Fortaleza, La Pita, Casa Quemada, San Jorge, Brisas del Valle y Gracias a Dios.

Ciudadanos entrevistados por Diario LA PRENSA coinciden en que Cofradía, por tener 280 kilómetros cuadrados, tiene condiciones para atraer inversión y generar empleo, y por encontrarse entre SPS y el occidente lograría un despegue económico “sin precedentes en la historia del país”, dijo Francisco Paz, un habitante de la comunidad.

El diputado Madrid le informó ayer a Diario LA PRENSA que el anteproyecto que presentó en el Congreso “está en manos de la comisión de dictamen para su revisión y después será discutido”.

“Los compañeros luchadores de Cofradía tienen 14 años de estar con esta idea y ahora vemos que hay ambiente para aprobar la creación del municipio. Cofradía lo merece. Los impuestos que ellos pagan ya no serán para SPS, sino para su municipalidad que los invertirá en las obras que ellos necesitan”, dijo.

Según Madrid, además de invertir los impuestos que ellos aportan, “una vez declarado municipio, Cofradía tendrá su partida dentro del Presupuesto de la República para darle soporte a la Municipalidad”.

“Tenemos apoyo de diferentes organizaciones porque es un proyecto que no tienen bandera política y todos los partidos pueden sumarse”, dijo.

En desacuerdo

En Cofradía no todos los ciudadanos apoyan la independencia de la comunidad. Una gran parte de la población lo considera contraproducente por dos razones: a los habitantes no les gusta pagar impuestos y la zona desde hace más de un siglo se encuentra permanentemente en disputas legales por la tenencia de la tierra.

“Los que somos nativos de Cofradía no estamos de acuerdo con que se convierta en municipio. Además, más del 90% de las personas no paga impuestos”, dijo Santos Turcios, ingeniero ambientalista.

Turcios citó como ejemplo que, Eta y Iota colapsaron el sistema de agua potable que era alimentado por la quebrada Manchaguala, cuyo caudal, ahora, está contaminado con óxido férrico.

Actualmente, los habitantes consumen el agua que Aguas de San Pedro bombea desde cuatro pozos perforados cerca del río Chamelecón.

“Sería un error separarse de San Pedro Sula. Al separarse, tendrá que buscar muchos millones para el sistema de agua potable porque ya no sería responsabilidad de Aguas de San Pedro. Difícilmente habrá un desarrollo económico para generar impuestos porque hay disputa de tierras. Por eso no hay fábricas aquí, los inversionistas se van a Santa Bárbara”, dijo.

Cofradía busca separarse de SPS por estar en el abandono

“Hay un sistema de alcantarillado de hace 40 años, cuando había 30,000 habitantes, ahora hay más de 160,000”, añadió Turcios.

Eliseo Fajardo, jefe del Archivo Histórico Municipal, coincide con Turcios, sobre que la alta conflictividad por tierras frena la inversión pública y estatal.

“Cofradía, en tiempos de la colonia, era parte del Valle de Naco. Después fue un hato ganadero, hacienda, era el camino real entre el occidente, Quimistán y San Pedro Sula. Luego paso a ser la Villa de Cofradía. Cofradía arrastra conflictos por tenencia de la tierra desde hace más de un siglo y eso no le permite que llegue la inversión”, explicó.

Según él, Cofradía correrá igual suerte que La Lima. Un municipio sin poder económico que por sí solo no ha logrado superar las crisis que dejan las catástrofes como las causadas por Eta y Iota.

“No encaja en los cánones preestablecidos y poblacionalmente y geográficamente. Cofradía está dentro del área metropolitana. Los políticos, las autoridades y los habitantes lo que deben hacer es buscar en el gobierno central más apoyo para desarrollar toda la comunidad”, dijo.