19/08/2022
01:33 AM

Más noticias

La “última advertencia” de “El Tigre” Bonilla antes de ser extraditado

El exjefe policial es vinculado a delitos por narcotráfico en Estados Unidos.

Tegucigalpa, Honduras.

A escasas horas de ser extraditado hacia Estados Unidos, el exjefe policial hondureño Juan Carlos “El Tigre” Bonilla lanzó una última advertencia en territorio nacional, según manifestó el ministro de Seguridad, Ramón Sabillón.

El secretario de Estado, pilar en los operativos policiales de entrega de Bonilla y Juan Orlando Hernández (expresidente del país), explicó este martes que Bonilla le dijo a autoridades hondureñas que “tenía muchas investigaciones y que las iba a hacer valer, eso nos manifestó en un momento”.

El mismo Bonilla, previo a ser arrestado el 9 de marzo en la carretera interdepartamental entre Tegucigalpa y Comayagua, había declarado en entrevistas que, de ser detenido por presuntos vínculos con el narcotráfico, “otros tendrían que caer” junto a él.

DE JEFE POLICIAL A EXTRADITABLE

Un juez natural aprobó la extradición el pasado 18 de abril, mientras que el 20 de abril la Corte Suprema de Justicia ratificó la extradición.

Bonilla fue capturado el 9 de marzo al norte de Tegucigalpa y recluido en una celda del Primer Batallón de Infantería, sur de la capital. Fiscales federales de Nueva York atribuyen a Bonilla tres cargos relacionados con “usar o portar armas (...) en relación a la conspiración para importación de narcóticos” a Estados Unidos.

Cargos contra “El Tigre” Bonilla.

Bonilla, quien ejerció como director de la Policía Nacional entre 2012 y 2013, durante el Gobierno presidido por Porfirio Lobo, es acusado de participar en conspiración para exportar cocaína a Estados Unidos, usar y portar ametralladoras y dispositivos destructivos en relación a la conspiración para importar drogas, y usar y portar armas de fuego para promover la conspiración de importación de cocaína.

El exdirector policial jugó un “papel clave en una conspiración internacional de tráfico de drogas” y cometió delitos en nombre del exdiputado “Tony” Hernández, ya condenado, “y de su hermano el presidente”, en referencia al ahora exgobernante Juan Orlando Hernández, entre ellos “el asesinato de un traficante rival”, indicó en abril de 2020 el fiscal del distrito de Manhattan, Geoffrey Berman.

Bonilla Valladares abusó de su cargo para violar la Ley y “supervisó el envío de múltiples toneladas de cocaína hacia Estados Unidos, usó ametralladoras y otras armas para conseguirlo, y participó en violencia extrema.

La Fiscalía citó en la imputación del exjefe de la Policía hondureña las “pruebas presentadas” en el juicio celebrado el pasado octubre de 2019 en Nueva York contra “Tony” Hernández y las “declaraciones hechas ante el tribunal”, en las que se alegó que varias organizaciones de narcotráfico tuvieron “apoyo” de políticos y agentes del orden en Honduras entre 2003 y 2020.

¿QUIÉN ES EL TIGRE BONILLA?

Juan Carlos Bonilla se caracterizó por ser un hombre de carácter fuerte y duro, nunca fácil de torcer y con una apariencia física que infundía mucho respeto y a la vez miedo mientras estaba a cargo del máximo puesto que un policía puede aspirar dentro de la institución: el ser director.

Se desempeñó como director de la Policía Nacional de 2012 a 2013, por decisión del entonces presidente del país Porfirio Lobo Sosa, pero luego fue destituido previo a la entrada del que sería el nuevo mandatario Juan Orlando Hernández. Su sucesor fue Ramón Sabillón, quien se venía desempeñando como inspector general de la Policía Nacional.

En el año 2016 fue depurado de la institución y en 2010 fue acusado por primera vez por Estados Unidos. Juan Carlos Bonilla Valladares nació el 1 de abril de 1961 en la Villa de San Antonio, Comayagua.

A los 13 años abandonó su hogar para ingresar al batallón. Para finales de los 90 estuvo asignado como oficial de planta en la unidad de homicidios de la Policía, pero en asuntos internos se documentaron los primeros señalamientos de estar involucrado en desapariciones forzadas.

Entre 2022 y 2011 fue jefe policial en San Pedro Sula, posteriormente fue asignado en Lima y Villanueva. Después fue jefe departamental en Santa Bárbara y luego lo asignaron a la jefatura departamental de Copán.

En mayo de 2012 fue nombrado como director de la Policía Nacional y sustituyó a Ricardo Ramírez del Cid. En 2013 fue enviado a Colombia como agregado policial de la Embajada de Honduras en ese país. En el año 2016 fue separado de la institución junto a otros exjerarcas policiales tras las acciones de la entonces Comisión Depuradora.