El Progreso, Yoro.

Las pretensiones del Comité Permanente de Contingencias (Copeco) de utilizar las instalaciones del Centro de Capacitación Campesina David Fúnez Villatoro en la aldea Agua Blanca Sur para albergar enfermos del coronavirus tiene en alerta a los habitantes de ese sector para evitar que esto ocurra.

La situación obligó a los miembros del patronato de la comunidad reunirse de emergencia con autoridades de Copeco.

A la cita asistió Diógenes Burgos, comisionado de esa entidad del Estado por Yoro, Ramón Rodríguez, coordinador de Copeco de El Progreso, Osman Paz, regidor de la alcaldía, habitantes de la aldea en mención y representantes de la sociedad civil del lugar.

Ante el reclamo de los dirigentes comunales, Burgos les manifestó que en un principio se planificó habilitar las instalaciones para albergar a los enfermos, pero viendo el rechazo de los habitantes eso queda sin valor y efecto.

LEA: Honduras reporta 5 casos nuevos de COVID 19; 477 en total

“Lo que buscamos es tener listo un sitio adonde poder atender a posibles enfermos que podrían ser sus propios familiares, con ello evitaríamos trasladarlos hasta San Pedro Sula a los centros de referencia; pero si ustedes no quieren, pues no podemos hacer nada más y vamos a respetar su posición”, dijo el funcionario.

Osman Paz reiteró que no van a permitir que eso suceda en ese lugar, pues temen que ya abierto traigan personas infectadas de otras zonas del valle de Sula y la situación se degenere y ponga en riesgo la salud de los más de 20,000 pobladores del lugar.

Los vecinos no se confían y están cuidando la entrada al centro en mención.

Paz indicó que desde hace tres semanas los vecinos se han unido para comprar materiales y equipo para mantener una fumigación y control permanente en los accesos a la aldea para evitar el contagio; esta labor les ha permitido que no se dé ningún caso positivo en la zona rural del municipio.

Los pobladores no se confían y están cuidando la entrada al centro en mención.

Las autoridades de Salud de El Progreso mantienen permanente vigilancia de 89 progreseños del casco urbano para descartar que tengan el virus.

Esmeralda Velásquez, directora municipal de Salud en este municipio, informó que en ese grupo hay asintomáticos y sintomáticos, a 36 se les hizo la prueba y fue enviada al laboratorio de Tegucigalpa.

“Gracias a Dios el sábado recibimos seis de esas muestras y salieron negativas, creemos que vamos bien”, dijo.