San Pedro Sula, Honduras.

El crematorio municipal, que representaba una amenaza para la salud, poco a poco se está convirtiendo en un verdadero relleno sanitario.

Autoridades municipales informaron que al menos en 60% han avanzado los trabajos en el botadero.

Las obras son ejecutadas por empleados de la alcaldía municipal antes de ser entregado a la compañía Sulambiente, que manejará la recolección de desechos sólidos a finales de este año.

Como parte del plan de acción que se comenzó a implementar en dicho botadero, que consta de 36 manzanas de tierra, se ha trabajado en la construcción de calles internas, limpieza y compactación de los desechos sólidos, mejoras en las básculas y fachada del crematorio y reparación de las vías de acceso a dicho lugar.

Edwin Gómez, director de Concesiones, explicó que del 70% de las áreas que tenían fuego, producto del mal manejo de los desechos sólidos, se ha reducido en uno por ciento en la medida que se ha ido mejorando la compactación, conformación y cobertura de esa zona.

El funcionario indicó que “ya comenzamos los trabajos de canalización de los lixiviados, que es la parte fuerte en la que estaremos trabajando en estas cinco semanas que vienen, y en esa parte se han desarrollado dos pozos para controlar la lixiviación y se ha trabajado en un 35% en la construcción de canales”.

Agregó que también se encuentra muy avanzada la restauración en la caseta y muro perimetral del crematorio, la reparación de las básculas y la entrada. Gómez indicó que la parte que tiene que ver con la terracería prácticamente ya está terminada.

Añadió que con todos los trabajos que ejecutan se dará otro aspecto al botadero, el cual será más controlado y cumplirá con todas las medidas de mitigación que establece la ley.

La compañía Sulambiente debe comenzar a trabajar en noviembre próximo.