Grupo de 63 hondureños retornados termina la cuarentena por coronavirus

Las 63 personas, entre las que se encuentran varios niños, retornaron a Honduras hace dos semanas.

Hondureños deportados en San Pedro Sula. Foto: Archivo.
Hondureños deportados en San Pedro Sula. Foto: Archivo.

Tegucigalpa, Honduras.

Más de 60 hondureños deportados abandonaron este martes un centro especial de cuarentena en Tegucigalpa, capital de Honduras, donde se encontraban en una cuarentena de 14 días que concluyeron sin que nadie fuera diagnosticado con la enfermedad, informó una fuente oficial.

Las 63 personas, entre las que se encuentran varios niños, retornaron a Honduras hace dos semanas y cumplieron la cuarentena en el Centro de Aislamiento habilitado en el complejo deportivo conocido como Villa Olímpica, en el extremo oriental de Tegucigalpa, dijo a periodistas el portavoz de la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (Fusina), José Coello.

Agregó que los evacuados estuvieron bajo estricta vigilancia médica y en el periodo de cuarentena, ninguno presentó síntomas relacionados al COVID-19.

"Ellos han sido descartados de cualquier posibilidad de tener COVID-19 porque han pasado satisfactoriamente el tiempo que establece la cuarentena, por lo que se les ha extendido un salvoconducto para que retornen a sus comunidades de origen", explicó Coello.

LEA: Sesenta y nueve metros: la distancia que separa a miles de inmigrantes de su sueño

Los evacuados fueron llevados en buses a sus lugares de origen bajo la custodia de agentes de la Policía Nacional y elementos del Ejército hondureño.

Del total de retornados, 33 volvieron al departamento de Comayagua (centro); 9 a El Paraíso y 7 a Olancho (ambos en oriente); 6 a Choluteca, fronterizo con Nicaragua; 6 viven en el Distrito Central, que conforman las ciudades de Tegucigalpa y Comayagüela, y dos menores están bajo custodia de la Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia (DINAF), indicó el portavoz de la Fusina.

Honduras, bajo alerta roja y en emergencia sanitaria, cuenta ya con 2.100 casos confirmados de coronavirus, un saldo de 116 muertos y 176 recuperados, según cifras divulgadas por el Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager).

El Gobierno hondureño mantiene cerradas las fronteras marítimas, aéreas y terrestres, los centros comerciales y los centros educativos.

La semana anterior, las autoridades hondureñas pusieron en marcha en Tegucigalpa un proyecto piloto orientado a reactivar las actividades de algunos restaurantes de comidas rápidas y cafeterías, tras casi dos meses de cierre como parte de las medidas para evitar la expansión de coronavirus.

La industria de restaurantes en Honduras genera más de 110.000 empleos de manera directa y más de 500.000 de forma indirecta, según cifras del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep).

La Prensa