Tegucigalpa. Son 79.5 millones de dólares (1,987 millones de lempiras) los que costó al Estado el proyecto Identifícate que permitió fabricar 5.5 millones de tarjetas del nuevo Documento Nacional de Identificación (DNI), las que todavía no han sido entregadas en su totalidad al pueblo hondureño.

Según cifras en poder del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) dadas a conocer por su representante residente Richard Barahte, el programa se ejecutó en etapas y con diferentes costos.

Del costo total hay 72.5 millones de dólares (1,812 millones de lempiras) provenientes del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE). El primero fue de 63 millones y el segundo por 9.5 millones más una donación de siete millones de dólares provenientes de la Unión Europea (UE). El delegado del PNUD informó que el costo de elaboración del DNI, por parte de la firma francesa Thales Selp, fue de alrededor de 11 millones de dólares.

Esto significó 1.6 dólares por cada tarjeta más los veinte centavos por el sobre en el cual fue entregado el documento, lo que sumó 1.80 dólares (45 lempiras).

“Se generaron muchos ahorros por lo de la eficiencia en los procesos de adquisición; pero al mismo tiempo hubo atrasos por el confinamiento, se dilataron los contratos con algunas empresas”, dijo Barathe.