10/08/2022
04:56 PM

Más noticias

¿Está seguro que quiere ser gerente?

Consejos que debe considerar antes de dar el salto a la gerencia.

Washington, Estados Unidos.

El famoso restaurantero Danny Meyer le gusta decirles a los supervisores recién ascendidos que acaban de recibir el “regalo del fuego”. Como jefes, ahora tienen un poder nuevo y fuerte, pero Meyers quiere asegurarse que entiendan los usos apropiados, e inapropiados, de este regalo.

El fuego, explica Meyer, puede usarse para calentar y dar confort. Puede usarse para iluminar la oscuridad. Y, de vez en cuando, se usa para quemar; como cuando un líder dice a los demás verdades dolorosas.

Consejos sobre lo que debe considerar antes de dar el salto a gerente:

Contar el costo. Es divertido actuar en un escenario más grande. Ganar más está bien. Abordar problemas más complejos provee satisfacciones nuevas. Y aprender a dirigir a las personas es una oportunidad nueva de crecimiento. Pero piense en su futuro antes de renunciar al presente.

Los lamentos más grandes que he escuchado de gente que aceptó el cargo fueron la pérdida de:

La tribu. Cuando usted se vuelve jefe, los compañeros ya no son compañeros. Esto podría desestabilizar amistades valiosas. Cuando se le da más poder, está aceptando implícitamente que se espera que su fidelidad sea mayor con la empresa que con sus colegas. ¿Podrá despedir a uno de sus excompañeros? ¿Está dispuesto a aceptar plenamente las obligaciones de esta nueva autoridad?

Simplicidad. Como gerente, usted se topará con un nuevo conjunto de trueques. Cuando acepta el cargo, deja un mundo de simplicidad de valor y entra a uno de complejidad de valor. Dado que ahora es parte de un equipo gerencial, va a tener que defender posiciones con las que quizás no coincida totalmente. ¿Está dispuesto a eso?

Hacer caso a sus miedos. Si le preocupan el fracaso o las críticas, eso es normal. Pero fingir confianza no funciona. La autenticidad, primero con usted mismo y luego con los demás, es el camino para la serenidad legítima. Admita sus deficiencias sin detenerse en ello. Después, enfóquese en sus fortalezas.

Considerar sus motivos. Si quiere poder para gratificar su ambición, su liderazgo se centrará en usted. No va a poder cultivar la confianza legítima de su equipo. Protegerá su poder celosamente en lugar de ser generoso con este. Eso restringirá su capacidad para ser atrevido y decisivo.

Danny Meyer dice que el regalo del fuego no es “poder sobre”, sino “poder para”. El liderazgo ofrece profundas satisfacciones, pero solo si se emprende plenamente, de buena gana y por los motivos correctos. (Joseph Grenny es científico social para desempeño comercial y cofundador de VitalSmarts).