02/10/2022
11:10 PM

Más noticias

El modelo de negocios de Zara que desplazó a Bill Gates

Amancio Ortega, Ceo de Inditex, es el hombre más rico del mundo al desplazar a Bill Gates en la última lista de Forbes

Tegucigalpa, Honduras.

El nuevo hombre más rico del mundo en la lista Forbes. Amancio Ortega, principal accionista del emporio de moda Inditex (que facturó $10,612 millones el primer semestre de este año), le puso el pie a la leyenda de la tecnología, Bill Gates, dueño de Microsoft (con una fortuna de $78,100 millones).

Aunque fuera solo por unas horas, el midas de la moda rápida logró llegar a una fortuna de $79,600 millones vendiendo prendas fabricadas en Asia.Desde 2007, cuando Ortega extendió su negocio hacia Sudamérica (mediante el modelo de franquicia con Texmoda en Colombia), las cosas les han salido muy bien, tanto que este año abrieron 94 tiendas a nivel mundial.

De la cifra, 12 vitrinas son de Zara, la marca líder del portafolio de ocho referencias: Zara, Pull&Bear, Massimo Dutti, Bershka, Stradivarius, Oysho, Zara Home y Uterqüe.

Con ellas, la empresa tiene 6,683 locales en 88 mercados.

Solo Zara le representó ventas globales a la compañía por $6,916 millones en el primer semestre de 2015.

La cifra aumentó 18% en relación con el mismo período de 2014, cuando facturó $5,864 millones.

Las marcas Uterqüe (la única sin presencia en el país) reporta ventas en América que le representan a la firma 14.7%.

Aunque los expertos del sector aseguran que la devaluación ha aumentado los precios de sus prendas cerca de 10%, en territorio nacional su mercancía se mantiene vigente.

De acuerdo con los ejecutivos, el secreto está en que ofrecen “excelentes diseños, precios y calidad”. También a que cambian la colección y la vitrina, en promedio, cada ocho días.

Foto: La Prensa

A Zara, por ejemplo, llega “sagradamente” nuevos productos los martes y los viernes de todas las semanas.

Eso no solo ocurre en territorio nacional, sino que es una tendencia mundial.

Ese ritmo en los mostradores se ha denominado, por los expertos del sector, como “moda rápida”, un fenómeno que hace que se comercialice ropa desechable a precios muy económicos.

El fenómeno se ha acelerado tanto que actualmente se venden más de 80,000 millones de prendas por año.

O sea 400% más de las que se movían hace dos décadas.

La revolución del comercio ha obligado a las tiendas de moda a multiplicar las dos temporadas del año que se veían en otras épocas, por 52 colecciones.

Lo malo del negocio

“Precios bajos todos los días”, ese es el aviso en las vitrinas de Inditex (y otras compañías de moda rápida como Forever 21 y H&M) que a todo amante de estrenar ropa emociona en Occidente. Pero que curiosamente se ha convertido en la peor pesadilla de las familias que viven de coser las prendas al otro lado del mundo (en Asia).

“Cuando las empresas vienen a negociar, dicen que la camisa que fabricamos se está vendiendo por $5, así que para ser más competitivo tengo que venderla en $4.

Más tarde viene otro empresario diciendo que la necesitan a $3. Reducimos los costos y con ello, la mano de obra, sino perdemos los contratos”, asegura en el documental The True Cost (o El verdadero costo), filmado por Andrew Morgan y Arif Jebtik, propietario de una de las fábricas que produce prendas para firmas de moda rápida