Más noticias

Steve Jobs: A siete años de la muerte de un visionario

El 5 de octubre de 2011 fue el último día de vida del legendarios presidente ejecutivo y cofundador de Apple

Amado por unos y criticado por otros, Steve Jobs fue uno de los arquitectos que ayudaron a diseñar nuestro mundo tecnológico moderno.
Amado por unos y criticado por otros, Steve Jobs fue uno de los arquitectos que ayudaron a diseñar nuestro mundo tecnológico moderno.

Redacción

Hace siete años llegó a su fin una de las mentes más influyentes de la sociedad informática en la que vivimos.

El 5 de octubre de 2011 fue el último día de la vida de Steve Paul Jobs, presidente ejecutivo de Apple que sucumbiría a un cáncer pancreático a la edad de 56 años.

Su familia dio la noticia a través de un comunicado que decía en parte que Jobs “murió en paz rodeado de su familia. En su vida pública Steve fue conocido como un visionario; en su vida privada, él cuidó de su familia”.

Tras diagnosticársele el cáncer de páncreas en 2004, Jobs se sometió a una operación para extirpar un tumor en 2005 y en los años subsiguientes tuvo que someterse a una serie de tratamientos, que incluyeron entre otras cosas, un trasplante de hígado.

Su última aparición pública tuvo lugar unos cuatro meses antes de su fallecimiento, el 7 de junio de 2011, cuando representó a Apple en un encuentro tecnológico en la ciudad de Cupertino (California, EEUU) en el cual delineó los planes para construir la nueva sede de la compañía, el futurista Apple Park.

TAMBIÉN: Apple: Cuarenta años marcando la vida moderna.

A finales de agosto, Jobs renunció oficialmente a la presidencia ejecutiva de Apple, pasándole la batuta a Tim Cook.

Aunque sus detractores lo acusen de no ser siempre la persona que su imagen pública nos hace creer, lo que no puede negarse es que Steve Jobs fue un visionario que ayudó a dar forma a nuestro mundo moderno.