17/07/2024
02:31 PM

Fallece de un paro cardíaco el exalcalde de Nueva Armenia, Francisco Morazán

  • 06 marzo 2020 /

Franciso Roberto López mató a su esposa el pasado 22 de febrero y luego intentó quitarse la vida, pero fue hospitalizado.

Tegucigalpa, Honduras.

Francisco Roberto López (81), exalcalde de Nueva Armenia, departamento de Francisco Morazán, y señalado del asesinato de su esposa el pasado 22 de febrero, murió este viernes dentro del Hospital Escuela en Tegucigalpa.

La información fue confirmada por Julieth Chavarría, vocera del Hospital Escuela, quien detalló que el exedil expiró a las 6:00 am, pues tenía un diagnóstico delicado por herida de arma de fuego en su cabeza. Pese a que el hospital le brindó la asistencia médica correspondiente, lamentablemente murió de un paro cardíaco.

Mató a su esposa

Su pareja de nombre Brenda Griselda Vásquez recibió un balazo en su cabeza el 22 de febrero en horas de la noche, por lo que murió de inmediato, no así el exedil, quien en ese momento fue movilizado rápidamente a una clínica de la capital, pero se debatía entre la vida y la muerte.

Los que conocieron a la pareja han visto con asombro lo ocurrido, ya que, aunque estuvieron separados, recientemente habían retomado su relación marital.

“Venían de la iglesia los dos con las niñas, alegres, pasaron por una pulpería comprando huevos y queso. Eran como las 9:00 de la noche cuando salimos del culto”, relató doña Plácida López, vecina de Brenda.

Lea además: Pequeño de tres años se calcina al incendiarse vivienda en Támara

Foto: La Prensa

Brenda Griselda Vásquez estaba a punto de graduarse como profesional del Derecho.
El día de lo ocurrido se escucharon varios disparos en la casa del exjefe edilicio y luego los vecinos se enteraron de lo sucedido. Posteriormente llegaron miembros de la Policía Nacional y de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI), la pareja fue colocada en la paila de la patrulla rápidamente y luego trasladada en ambulancia de la Cruz Roja Hondureña a un centro asistencial para salvarles la vida, pero la dama ya no tenía signos vitales.

La salida intempestiva de su cargo como máximo jerarca de Nueva Armenia, le provocó una profunda depresión al señor Francisco López.

A sus 81 años le pareció algo difícil de superar después de más de 17 años de estar en el poder. “Él me decía que le hacía falta estar en la Alcaldía, él tenía la oficina como su casa, la Navidad la pasamos sentados en esa banca (en la casa del alcalde), ‘mirá, me dijo, me siento solo, no tengo amigos, no tengo nadie con quien platicar ahora”’, recuerda doña Plácida.