Tegucigalpa

El narcotráfico le permitió tener una flota pesquera inmensa en la que transportaba cocaína de Colombia a Honduras a Walther Alexander Ramos Rivera, alias Volantillo, quien es pedido en extradición por Estados Unidos.

En una Corte Federal del Distrito Sur de la Florida, el hondureño Ramos Rivera está acusado por delitos relacionados al tráfico de drogas.

La acusación establece que “desde al menos o alrededor de 2006, y continuando hasta la fecha, en los países de Honduras, Panamá, Guatemala, México, Colombia y otros lugares, el acusado Walther Alexander Ramos Rivera, ‘Volantillo’, se combinó, conspiró, confederó y acordó con otras personas conocidas y desconocidas para el gran jurado distribuir cocaína”.

El documento federal señala además que los cargamentos de droga fueron importados a Estados Unidos.La Corte Suprema de Justicia de Honduras recibió la orden de extradición contra Walther Alexander Ramos Rivera desde mediados de 2019.

Según investigaciones de agentes antidrogas, Volantillo logró huir de Honduras antes de agosto de 2019, cuando recibió información de que había una investigación en su contra por lavado de activos.

Claves

1__27 de junio de 2017, el Ministerio Público recibió denuncia contra Walther Alexander Ramos por pertenecer a una organización de narcotraficantes.

2__12 agosto de 2019, la Fiscalía le aseguró bienes a Volantillo y sus socios en la operación Baliza, pues sus propiedades no tenían procedencia lícita.

3__A mediados de 2019, la Corte recibió la orden de extradición y ordenó su captura, pero aún no ha sido ubicado por instituciones policiales.

El 12 de agosto de 2019, el Ministerio Público realizó 13 allanamientos a viviendas, 6 inspecciones a negocios y la inscripción de medidas de aseguramiento sobre 14 inmuebles, 5 negocios, 5 embarcaciones y 14 vehículos.

La operación denominada Baliza estaba dirigida contra Walther Alexander, quien, según la denuncia, pertenece a una organización criminal de narcotraficantes y es propietario de la empresa Corporación Marítima S.A. de C. V., constituida desde 2010, mediante la cual movían el dinero producto del narcotráfico.

Los socios eran Santos Rolando Ramos Salgado, Óscar Javier López Ramos y Javier Gregorio Ramos Rivera, este último detenido en marzo de 2017 por el delito de asociación ilícita.

Ramos Rivera tiene orden de captura por lavado de activos en Honduras y, conforme a investigaciones, se mueve vía marítima en la zona atlántica de Honduras y Nicaragua.

Desde su huida, muchas embarcaciones pesqueras que estaban a nombre de testaferros fueron matriculadas en Nicaragua para que no fueran aseguradas.Actualmente, Ramos Rivera es considerado un fugitivo de la justicia de Estados Unidos.

La Fiscalía de Miami buscará la confiscación de propiedades y empresas que el hondureño haya constituido en Estados Unidos.De ser declarado culpable en un juicio, podría ser condenado a cadena perpetua por los delitos relacionados al narcotráfico.