13/05/2022
01:35 AM

Más noticias

En el barrio Medina hay otro grupo de menores explotadas

San Pedro Sula, Honduras.

De oficio, la Fiscalía de la Niñez presentó ayer un requerimiento investigativo a la Agencia Técnica de Investigación Criminal (Atic), para que proceda a verificar la denuncia interpuesta en el reportaje publicado por LA PRENSA, sobre la explotación sexual de menores en los semáforos de avenidas céntricas en San Pedro Sula.

Los agentes desde hoy darán seguimiento a la red de proxenetas que desde hace varios meses utilizan a las menores bajo la fachada de la mendicidad, pero que en realidad ofrecen servicios sexuales a los conductores que circulan por estos puntos. “Se tomó de oficio la denuncia y se han girado instrucciones para que se inicie la investigación a raíz de la publicación hecha por LA PRENSA.

Son los agentes de la Atic los que harán lo que corresponde para frenar las acciones de personas o grupos que utilizan a las menores con fines de explotación sexual”, dijo Rolando Argueta, coordinador de fiscales. Las menores que se ubican en las avenidas Circunvalación, Junior y bulevar Juan Pablo II, además de ser obligadas a pedir limosna ofrecen servicios sexuales a conductores a los que cobran entre 50 a 100 lempiras, según lo demostró LA PRENSA en un trabajo investigativo.

Otros puntos

No solo es en el centro de la ciudad que las redes explotan sexualmente a las menores, la parte del barrio Medina en las cercanías del Mercado Dandy es otro de los puntos donde se ofrece a las niñas en las calles y cantinas. LA PRENSA, gracias a la denuncia de ciudadanos preocupados por la situación que viven las menores, manifestaron que en la 7 y 8 calles, en la 5 avenida del barrio Medina, en varios establecimientos y calles, varias niñas desde tempranas horas esperan la llegada de clientes que solicitan sus servicios.

“Es cruel que en este barrio se ofrezcan hasta niñas de 10 años a las que tienen sometidas y que ocultan en hoteles de baja categoría y cantinas. Las autoridades deben hacer algo porque muchas niñas las traen de Naco, Cofradía y hasta del occidente”, dijo uno de los denunciantes. En el recorrido que hizo un equipo de investigación de LA PRENSA encontró a dos menores de aproximadamente 14 y otra de 15 años, en uno de los pasajes del barrio Medina. Las jóvenes no estaban solas, eran rodeadas por varios hombres. Uno de ellos les ofrecía bebidas alcohólicas y las jóvenes departían alegremente. No había quien impidiera la acción y a pleno mediodía las niñas eran embriagadas a la vista y paciencia de parroquianos del lugar.

Pero este es apenas uno de los tantos cuadros que según pobladores ocurre en este punto de la periferia de la ciudad.

El denunciante relató que pocos son los operativos que se efectúan y cuando se hacen en la zona los proxenetas tienen papeles falsos de las muchachas para hacerlas pasar como mayores de edad.

“En toda la zona se observa a menores, desde la seis calle todos los días están apostadas en calles y cantinas buscando clientes. Hay un hombre que es el encargado de prostituirlas y cuando saben que habrá operativos tiene papeles falsos para que las niñas pasen como mayores de edad”, explicó un testigo. Un calvario viven las pequeñas que desde temprana edad se ven a merced de hombres y mujeres que las utilizan para venderlas al mejor postor en las calles sampedranas. La Fiscalía trabaja en la identificación de proxenetas para capturarlos y ponerlos a disposición de la justicia.