05/12/2022
12:20 AM

Más noticias

Dantesco asesinato de dos hermanos en Choloma

A Samir y Kevin Aguilar Guifarro los privaron de su libertad el sábado unos pandilleros que le mandaron imágenes a su familia cuando los desmembraban.

SAN PEDRO SULA. Las cabezas de dos hermanos fueron encontradas ayer en una calle de la colonia Ade de Choloma.

Las víctimas respondían a los nombres de Samir Aguilar Guifarro (de 18) y Kevin Aguilar Guifarro (de 17) .

Las autoridades policiales informaron que a eso de las 11:00 am unos agentes que andaban en un patrullaje en la referida colonia dieron con las dos cabezas luego de recibir una denuncia de los vecinos del lugar.

Los familiares de Samir y Kevin confirmaron que las cabezas eran las de los dos jovencitos, cuyos cuerpos supuestamente dejaron desmembrados en una zona montañosa de Choloma, pero hasta ayer no los habían encontrado.

Los parientes de los hermanos manifestaron que desaparecieron el sábado en horas del mediodía cuando salieron de trabajar en una construcción en la colonia Villa Ernestina de San Pedro Sula.

Relataron que a las 11:00 am del sábado les hicieron una llamada a sus teléfonos celulares y en la corta conversación que tuvieron los hermanos les manifestaron que ya iban a llegar a la casa donde residían con su familia en la colonia La Montañita del sector Rivera Hernández.

Datos

1__Las autoridades policiales no tienen pistas de los homicidas de los hermanos albañiles Samir y Kevin Aguilar Guifarro.

2__Hasta ayer no habían hallado los cuerpos de los dos jóvenes que tenían como lugar de residencia la colonia La Montañita del sector Rivera Hernández.

A las 2:00 pm que los llamaron de nuevo ya estaban apagados los teléfonos celulares. Los familiares de Samir y Kevin dijeron que el domingo a eso de las 10:00 pm recibieron una llamada manifestándoles que tenían que pagar 50,000 lempiras por cada uno de ellos, si no los mataban.

A las 11:00 pm, una hora después de la llamada exigiéndoles los 100,000 lempiras, les mandaron unas fotografías y vídeos en los que se mira cuando los estaban matando. También les mandaron imágenes del cuerpo de uno de ellos desmembrado y les dijeron que los mataron en Choloma.

Expresaron que no saben por qué mataron a los dos jóvenes, pues ellos se dedicaban a trabajar como albañiles y con su oficio se ganaban la vida honradamente y no andaban en malos pasos. Relataron que desde los once años los hermanos empezaron a trabajar en la albañilería con un tío de ellos. Pidieron que se castigue a quienes cometieron el asesinato.